Press "Enter" to skip to content
Manifestación contra Putin en el carnaval de Colonia, Alemania. (Foto: EFE / Focke Strangmann)

La guerra no es excusa para la rusofobia

La invasión de Ucrania por parte de Putin ha abierto las compuertas a un derrame de histeria nacionalista y de odio contra un supuesto «pueblo enemigo» ruso. Ante esto solo nos quedan dos opciones: la solidaridad de clase —y a través de ella, la solidaridad humana— o la deshumanización total.

Una epidemia apenas tuvo la oportunidad de terminar antes de que llegara otra en su lugar: una epidemia de deshumanización. Miles de personas aparentemente pacíficas y civilizadas han demostrado su capacidad para alcanzar niveles zoológicos de odio hacia su propia especie.

La ola de rusofobia que está surgiendo en Europa en estos momentos ya ha arrasado con la reconocida aportación de la ciencia y la cultura rusas y con el patrimonio de la humanidad. Ni siquiera el habitualmente aceptable Fiódor Dostoyevski, al que las élites occidentales han adorado por su sincero espíritu reaccionario, se ha librado.

Pero, ¿dónde reside realmente la culpa de los compositores rusos ya fallecidos, como Dmitri Shostakovich? Los que ahora se niegan a tocar su música, alegando motivos políticos, harían mal en no saber que nunca fue un adulador de la corte y que tuvo una relación tensa con el poder. Afortunadamente, hay algunas excepciones.

Por no hablar de nuestros propios científicos rusos, torturados por las sanciones de su propio gobierno durante años. La reforma de la Academia de Ciencias en 2013 es el ejemplo más notable. Algunos simpatizantes incluso han empezado a insistir en que Alexandra Elbakyan —la creadora de SciHub— debería cerrar el negocio. Todo el mundo entiende que esto supondría una lápida sobre nuestros jóvenes estudiantes en situación de pobreza.

Las ONG internacionales de diversa índole pacífica parecen estar enfrascadas en una competición por ver quién excluye primero a Rusia y a los rusos de sus filas. Ni siquiera el juramento hipocrático es un obstáculo para la histeria chovinista. Las acciones de OncoAlert, la red internacional de oncólogos que se ha retirado de todas las colaboraciones y congresos en Rusia, nos dan ganas de decirles: médico, cúrate a ti mismo.

La propaganda oficial rusa responde del mismo modo. Supuestamente, Alemania no fue lo suficientemente desazonada, dicen en respuesta a cualquier acusación procedente de la parte alemana. Como resultado, la trillada bravuconada «puede que tengamos una repetición de la Segunda Guerra Mundial» ha adquirido tintes amenazantes. Sin embargo, hay que reconocer el mérito de nuestro pueblo: no vemos amenazas masivas contra expatriados pacíficos, ni se observan sanciones de «persecución de personas» contra extranjeros.

Todo esto, hablando de países que no están actualmente en guerra, hace que las mentiras y el odio que se intercambian entre la propaganda de guerra rusa y ucraniana palidezcan en comparación. No obstante, es atroz. Quienes escribimos este artículo pudimos comunicarnos con un hombre en la sitiada Kherson. Su odio hacia las tropas rusas es fácil de entender. Pero hay otra cosa más aterradora: la percepción de la realidad como si fuera un videojuego. Por un lado, un héroe armado con una ametralladora y un cóctel molotov; por el otro, hordas de orcos del horrible Mordor oriental.

También es fácil entender el odio al adversario viniendo de alguien que casi muere quemado por los nacionalistas ucranianos en la casa de los sindicatos de Odessa en 2014. Pero cuando pasa a justificar la crueldad asimétrica con esta tragedia, lo deshonra no solo como comunista sino también como humano. 

Después de todo, uno de los principales objetivos de la propaganda especial es la deshumanización del adversario. Eso es simplemente porque es muy poco probable que una persona normal sea capaz de matar a alguien igual que ella sin un condicionamiento psicológico especial. Sin embargo, dada la crudeza y la baja calidad de la propaganda en el conflicto actual, es poco probable que haya podido causar la actual epidemia de deshumanización por sí sola.

La falta de humanidad cotidiana

Aquí estamos llegando al aspecto más amargo de todos: que la actual chispa de crueldad internacional lleva mucho tiempo gestándose. Y no por una especie de gabinete mundial en las sombras, sino por el funcionamiento cotidiano del capitalismo neoliberal. Es más fácil observar esto en el ejemplo de Europa Occidental, que no se había levantado en armas durante bastante tiempo. Se podría pensar que un hombre de a pie con sus necesidades cubiertas y sin riesgo de reclutamiento sería dócil y bondadoso. Pero, en cambio, vemos una criatura resentida y cruel, receptiva a las mentiras más agresivas.

La misma paradoja se dio a nivel micro en la Escandinavia de los años noventa. Podemos admirar todo lo que queramos los Estados de bienestar que se van apagando poco a poco en Suecia y Noruega. Ahora bien, ¿podemos realmente llamar dichosa a la tierra que dio origen al black metal adorador de los nazis, llena de odio sincero, la tierra donde Varg Vikernes y Anders Breivik cometieron sus atrocidades?

Pero si estamos en contra de apilar la responsabilidad colectiva sobre todo el pueblo ruso, también debemos resistirnos a echar la culpa a todos los europeos. Sobre todo porque la profunda heterogeneidad y los fuertes contrastes inherentes a Europa son una de las razones del suceso que nos interesa.

No existe una hermandad democrática de naciones. La Unión Europea y otras estructuras adyacentes son organizaciones profundamente jerarquizadas. Desde el advenimiento de la crisis económica mundial, ha sido bastante evidente incluso desde nuestra posición. Nadie empujó a los burócratas del euro a unir a Portugal, Irlanda, Grecia y España (Spain) bajo el despectivo paraguas de «PIGS».

Luego están los que quedan fuera de la jerarquía europea: los inmigrantes y los refugiados. Es probable que muchos de nuestros compatriotas se conviertan también en esos desvalidos sin derechos, siguiendo los pasos de los desafortunados ucranianos. Lo políticamente correcto es una forma sofisticada de segregación social. Pero al europeo de a pie se le enseña a despreciar a los que no forman parte del nominal «billón de oro» —como llaman los rusos a la gente de los países más ricos— y a estimar sus vidas como órdenes más baratas que las suyas. Europa no tiene paz social. Es más, ni siquiera existe una frágil ilusión de colaboración entre clases, como la que permitían los Estados de bienestar de la Europa de posguerra. En su lugar hay desempleo, la impotencia de los restos de los Estados de bienestar y la degradación de la cultura.

Todas las formas de desigualdad y segregación descritas anteriormente no son más que un elemento de la opresión de clase. Y esto se hace más evidente a medida que las viejas naciones europeas profundizan su decadencia.

Con armas, la gente mata a la gente

Los liberales rusos y occidentales suelen aventurar que, como el pueblo ruso no se levanta contra el gobierno, comparte con él la responsabilidad de los acontecimientos actuales. Pero señalemos algunas objeciones: en primer lugar, nuestro pueblo está luchando, aunque con la energía agotada. La debilidad del movimiento no se debe a la falta de entusiasmo, sino al miedo, la inexperiencia y la falta de organización.

En segundo lugar, una lógica de responsabilidad colectiva de este tipo puede llegar muy lejos, y entonces, nuestros hermanos de Occidente tendrían que compartir la responsabilidad de todo el imperialismo estadounidense, incluso los que protestaron contra las guerras de Vietnam e Irak. Después de todo, no fueron capaces de detenerlas. El tribunal de Nuremberg no juzgó al pueblo alemán, sino a las organizaciones criminales que iniciaron y llevaron a cabo la guerra de destrucción.

Los defensores de la «operación militar especial» absuelven al gobierno ruso de la culpa diciendo que Rusia es un imperialista débil, obligado a arrinconarse por la bestia mayor y a protegerse. Sin embargo, cualquier cosa puede ser condonada de esta manera… los fascistas en Ucrania y los que bombardean el Donbas pueden invocar pretextos similares para su propia agresión. Me vienen a la mente algunas analogías. En particular, la página web rusa que enumera a los «traidores a la patria» parece una copia de las páginas web similares creadas en Ucrania tras el Euromaidán o por Sviatlana Tsikhanouskaya y sus camaradas durante la crisis política en Bielorrusia.

Ya se ha dicho bastante sobre los motivos económicos de cada uno de los bandos. Lo dejaremos para los economistas. Las élites de Rusia, Ucrania y Occidente en general tienen un montón de razones de poca monta —en contra de las consideraciones ideales anunciadas— no solo para poner en marcha el conflicto, sino también para prolongarlo. Además, algunas de ellas son compartidas por todos los participantes de forma totalmente solidaria. La «operación especial» lo dará todo por perdido, piensan los capitalistas del mundo: la chapuza de la política interna, la incapacidad de salir de la crisis económica mundial, la impotencia para combatir el coronavirus.

Mientras tanto, el coronavirus no ha desaparecido. Los gobernantes corruptos, ajenos a los intereses de los pueblos, no han sido capaces de derrotar la pandemia: simplemente la han dejado de lado. En los últimos años, los ciudadanos rusos han visto que, incluso en tiempos de penuria, el gobierno no pone freno a los negocios ni a la especulación con productos esenciales. Hemos visto muchos ejemplos de charlatanes con conexiones de alto nivel que se benefician cínicamente de nuestro miedo al virus. El ejemplo más revelador es el del gadget-maravilla «Tor» que se anunciaba para matar virus y que fabricaba el «Granit Concern». Resultó que su producción estaba vinculada a personas profundamente enredadas en la oligarquía del país, los servicios secretos (FSB) y el propio entorno de Vladimir Putin.

Sí, los peces gordos se pelean entre ellos, pero nos roban a todos en términos de camaradería. No, no hay necesidad de empezar a buscar una conspiración global o un juego amañado aquí; la cuestión son los intereses comunes. Pase lo que pase, el beneficio debe seguir llegando. Y los oprimidos, como principal fuente de beneficios, deben seguir obedeciendo a sus amos: en el frente o en la retaguardia, en la ardiente Kharkiv o en las provincias rusas en quiebra, en la Rumanía asolada por la pobreza o en la Bélgica bien alimentada.

Pero lo más horrible que se está haciendo a los ciudadanos de a pie de todo el mundo es que se nos está enseñando a ver a nuestros hermanos en desgracia, ni siquiera como adversarios, sino como representantes de una especie biológica diferente. En cuanto a los organizadores y beneficiarios de los conflictos, mantienen intacto su nivel anterior de relaciones. Las sanciones se introducen esporádicamente, y muchos oligarcas las eluden por medios triviales, como la transferencia de sus activos a sus familiares y a su entorno. Esto es lo que hizo, por ejemplo, Alexei Mordashov, jefe de la empresa siderúrgica y minera Severstal. Si hay algunos excesos —como que un senador estadounidense chiflado se ofrezca a hacer asesinar al presidente ruso—, éstos no son los que cuentan.

Entonces, ¿cómo podemos decir que los oprimidos son hermanos y hermanas? El mecanismo más crucial de deshumanización mutua es la imposición de la solidaridad nacional artificial, la falsa unidad de opresores y oprimidos, cazadores y presas. Esto ha ocurrido muchas veces en la historia. A lo largo de los años de propaganda masiva, se hizo creer a muchos que las clases eran un invento de los marxistas. Pero hoy solo tenemos dos opciones: la solidaridad de clase —y a través de ella, la solidaridad humana— o la deshumanización total.

En el ambiente de histeria y acoso generalizado, es imperativo recordar a la gente que la vida continúa y que seguir siendo humano es la primera y más importante necesidad. Cualquier representante del Homo sapiens pertenece a la humanidad en primer lugar, a su clase en segundo lugar, y a alguna entidad nacional o étnica, muy abajo en la lista.

La lucha contra la deshumanización en ambos lados del frente es de crucial importancia. Es algo que está en nuestro poder. Es algo que podemos controlar. Tenemos trabajo para todos aquí. Debemos sacarnos mutuamente de la hipnosis de la propaganda de guerra, ayudar a crear vínculos ruinosos, calmar a los que están paralizados por el pánico. La lista de tareas es interminable.

Es poco probable que podamos detener los tanques, pero podemos apoyar fácilmente a quienes luchan por salvar vidas y preservar la decencia humana a ambos lados del frente. Queremos prestar especial atención al Frente Obrero de Ucrania, que se ha negado a sumarse a la histeria nacionalista y se dedica a la labor humanitaria en beneficio de la población civil de los territorios asolados por la guerra. Esto se contrapone a las ONG internacionales y a los países anteriormente neutrales que entregan ayuda militar bajo la apariencia de suministros humanitarios.

La «operación especial» terminará, y tendremos que vivir sus consecuencias. Pero, si dejamos que la xenofobia y el fervor nacionalista se impongan, la gente corriente seguirá sufriendo, y diferentes tipos de depredadores y parásitos seguirán alimentándose de ella. Solo si preservamos la humanidad y nos deshacemos de los estereotipos que nos imponen podremos unirnos, sobrevivir en los tiempos difíciles y reconstruir los países saqueados y destruidos. Y luego pasar nuestra factura a los que empezaron esta pesadilla.

Cierre

Archivado como

Publicado en Artículos, Cultura, Guerra, homeIzq, Rusia, Sociedad and Ucrania

       Suscribirse

Jacobin es una voz destacada de la izquierda que ofrece un punto de vista socialista sobre política, economía y cultura.


EN ARGENTINA

ARS$2300

1 Año : 4 Números
Suscripción Impresa + Digital

EN EL RESTO DEL MUNDO

US$ 12

1 Año : 4 Números
Suscripción Digital

J

Todas las pesadillas llegaron hoy/
y parece que están aquí para quedarse.

DAVID BOWIE

Ingresa tu mail para recibir nuestro newsletter

Jacobin Logo Cierre