Press "Enter" to skip to content
Grabado de la década de 1860 que representa a dos miembros del Klu Klux Klan encapuchados y empuñando armas. (Fotos de archivo / Getty Images)

El Ku Klux Klan era una asociación patronal

El KKK debe entenderse no solo como una organización supremacista blanca, sino como una agrupación patronal que se resistió violentamente a las conquistas emancipadoras de la Guerra Civil y trató de mantener sumisas a las masas trabajadoras negras.

La Guerra Civil revolucionó las relaciones laborales del Sur. Los esclavizados huyeron de las plantaciones, se alzaron en armas contra sus brutales explotadores y forjaron nuevos horizontes políticos. El futuro parecía prometedor.

Sin embargo, para los propietarios de las plantaciones esta transformación fue una pesadilla: los trabajadores que tenían en régimen de esclavitud habían llevado a cabo una «huelga general», como la llamaría más tarde W. E. B. Du Bois, dejándoles económicamente vulnerables e intensamente agitados. Este grupo racista y revanchista no se limitó a lamentar sus derrotas: se organizó.

A lo largo de los años de la Reconstrucción, la clase dirigente sureña, en su mayoría basada en la plantación, se resistió ferozmente a la eflorescencia de la libertad de los negros. Los restrictivos Códigos Negros, las políticas favorables a los plantadores del presidente Andrew Johnson, los disturbios racistas en Memphis y Nueva Orleans y, sobre todo, el terrorismo generalizado del Ku Klux Klan demostraron brutalmente los límites de la emancipación. Dirigido por antiguos propietarios de esclavos, el Klan ejerció diversas formas de violencia para impedir que los afroamericanos votaran o asistieran a las escuelas, intimidar a los «carpetbaggers» del norte y garantizar, según un documento del Klan sin fecha, que los liberados «continuaran con su trabajo adecuado».

Las secciones del Ku Klux Klan, repartidas de forma desigual por muchas partes del Sur, prometían solucionar los problemas laborales más acuciantes de los plantadores. Tras conocer la organización, Nathan Bedford Forrest —antiguo comerciante de esclavos, principal carnicero en la batalla de 1864 en Fort Pillow y primer Gran Mago de la organización— expresó su aprobación por su secretismo, sus actividades y sus objetivos: «Es algo bueno; es algo condenadamente bueno. Podemos usarlo para mantener a los negros en su sitio».

Mantener «a los negros en su sitio» no era tarea fácil: los afroamericanos abandonaban con avidez las granjas y las plantaciones, provocando una escasez generalizada de mano de obra. Alfred Richardson, un afroamericano de Georgia, observó que los plantadores seguían profundamente frustrados porque no podían «hacer su cosecha». Pero el KKK demostró ser una de las mejores herramientas de los empresarios sureños para imponer su voluntad con violencia.

 

Los problemas laborales de los plantadores

Durante décadas, los historiadores han debatido cuál es la mejor manera de caracterizar al KKK, una organización terrorista de supremacía blanca lanzada por veteranos de la Confederación que surgió por primera vez en Pulaski, Tennessee, en 1866, antes de extenderse por todo el Sur. Cientos de miles de personas se unieron a ella, aunque es prácticamente imposible obtener un recuento detallado de los miembros reales debido al gran secreto de la organización.

Sin embargo, hay muchas cosas que no se discuten: los miembros del Ku Klux Klan estaban estrechamente vinculados al Partido Demócrata y utilizaban la violencia —latigazos, ahorcamientos, ahogamientos, violencia sexual, campañas de expulsión— contra los afroamericanos «insubordinados» y los republicanos de todas las razas. Los miembros del Ku Klux Klan también utilizaron formas de represión más «suaves», como la quema de escuelas y libros y la elaboración de listas negras de profesores del Norte. A veces se movilizaban para impedir que los afroamericanos recibieran educación. Según Z. B. Hargrove, de Georgia, los miembros del Klan a veces azotaban a los liberados «por ser casi demasiado inteligentes».

El racismo unía a los miembros blancos del Klan sin importar las diferencias de clase, pero no todos desempeñaban el mismo papel en la organización. Los líderes del Klan estaban formados en su mayoría por propietarios de plantaciones, abogados, editores de periódicos y propietarios de tiendas, los más perjudicados por la transformación radical de la economía y las relaciones laborales del Sur.

Estos hombres estaban enfurecidos por el declive de su posición económica y el ascenso de los hombres negros a posiciones de poder político. Los hombres negros recién empoderados, se quejaba el líder del Klan de Carolina del Norte, Randolph Abbott Shotwell, habían ayudado al gobierno federal a acabar con «los derechos del amo» y a privar de derechos a «una gran proporción de los mejores y más capaces hombres de la raza naturalmente dominada».

Las élites resentidas como Shotwell y Forrest estaban decididas a restablecer su poder. Abundantes pruebas sugieren que el Klan de la época de la Reconstrucción funcionaba como una asociación patronal con objetivos que, en cierto modo, se parecían a los de otras organizaciones empresariales antilaborales.

Los líderes del Klan exigían que las masas negras cumplieran una función: participar en formas de trabajo agotadoras y brutalmente intensas que se asemejaban a la vida en las plantaciones antes de la Guerra Civil. Los miembros del Ku Klux Klan trataron de impedir que los afroamericanos salieran de sus lugares de trabajo, participaran en reuniones políticas, se educaran, tuvieran acceso a armas de fuego o se unieran a organizaciones destinadas a desafiar a sus explotadores. Como dijo un observador de Georgia a un comité de investigación del Congreso en 1871, «creo que su propósito es controlar el gobierno del Estado y controlar la mano de obra negra, igual que hicieron bajo la esclavitud».

Mientras los miembros del Ku Klux Klan insistían en que las masas negras pasaran sus horas de vigilia plantando y recogiendo cosechas, muchos se negaban a creer que esos mismos trabajadores merecieran los beneficios económicos de sus esfuerzos. Según un informe de 1871 de Tennessee, con frecuencia «el empleador inventa alguna excusa y se pelea con el jornalero, y este se ve obligado a dejar su cosecha y abandonar su salario por el terror del Ku Klux, que, en todos los casos, simpatiza con los empleadores blancos». Estos casos se parecían más a la esclavitud que al sistema de trabajo libre prometido por la emancipación.

 

El Klan como asociación patronal

Pocos estudiosos han calificado al Ku Klux Klan de asociación patronal, y la mayoría de los historiadores del área han ignorado el Sur de la Reconstrucción. El importante libro de Clarence Bonnett de 1922, Employers’ Associations in the United States: A Study of Typical Associations, no menciona al Ku Klux Klan y se centra exclusivamente en las organizaciones dirigidas por empresas que se formaron en el Norte a finales del siglo XIX para contrarrestar el movimiento obrero cada vez más inquieto.

Sin embargo, la definición de Bonnett es flexible y nos permite aplicarla a las acciones de las organizaciones de vigilantes de la Reconstrucción: «Una asociación patronal es un grupo compuesto por empleadores o fomentado por ellos y que busca promover los intereses de los empleadores en asuntos laborales. El grupo, en consecuencia, es (1) una organización formal o informal de empleadores, o (2) una colección de individuos cuya agrupación es fomentada por los empleadores».

Por supuesto, los miembros del Ku Klux Klan de la época de la Reconstrucción y las asociaciones patronales de la Era Progresista enmarcaron sus respectivas cuestiones laborales de forma muy diferente. Mientras que los miembros de las «alianzas ciudadanas» y patronales del Norte pregonaban la libertad de la que supuestamente gozaban los trabajadores industriales (es decir, de no afiliarse a los sindicatos), los miembros del Klan no tenían ningún interés en tratar de ganarse la legitimidad de las masas afroamericanas.

Esto no quiere decir que las asociaciones patronales del Norte aceptaran los estallidos de descontento laboral. Ellas también utilizaron técnicas coercitivas, incluyendo guardias privados y secuestros, palizas y ahorcamientos, y se beneficiaron de las rápidas intervenciones de la policía y la Guardia Nacional. Pero, desde el punto de vista retórico, las asociaciones patronales de la Era Progresista empleaban a menudo el lenguaje lincolés del «trabajo libre», señalando a las masas de trabajadores «libres» que lo mejor para ellos era trabajar diligentemente y cooperar con sus jefes. Los que optaban por caminos más conflictivos a menudo se encontraban con el despido y la inclusión en una lista negra (coercitiva, sí, pero muy diferente de lo que experimentaban los antiguos esclavos).

Los miembros del Ku Klux Klan hablaban sin tapujos el lenguaje de la dominación racial y de clase, y lo llevaban a cabo con una brutalidad extrema. Si medimos el número de asesinatos y palizas, el Klan fue mucho más violento que la mayoría de las asociaciones patronales del Norte. El historiador Stephen Budiansky ha calculado que los vigilantes blancos asesinaron a más de tres mil personas durante el periodo de la Reconstrucción.

No obstante, los miembros del Klan eran estratégicos y empleaban amenazas, secuestros y latigazos para lograr los objetivos principales de las clases dominantes del Sur. Esto significaba impedir que los liberados acudieran a las urnas, disolver las reuniones políticas y asesinar a los hombres y mujeres más irremediablemente rebeldes. «Los asaltantes blancos», ha señalado el historiador Douglas Egerton, «no se limitaron a agredir a los negros por serlo». En lugar de ello, utilizaron la intimidación y la violencia contra lo que consideraban hombres y mujeres vagos, poco fiables, irrespetuosos y desafiantes.

Las acciones cruentas, como los latigazos y los ahorcamientos, servían a las necesidades de la dirección, ayudando a disciplinar a un número incontable de trabajadores. El cultivador de algodón de Mississippi Robert Philip Howell, por ejemplo, expresó su agradecimiento al Klan porque sus miembros le ayudaron a resolver sus problemas con los «negros libres» en 1868: «si no hubiera sido por su miedo mortal al Ku-Klux, no creo que hubiéramos podido manejarlos tan bien como lo hicimos».

El hecho de que los blancos pobres y de la clase trabajadora participaran en las secciones del Klan tampoco significa que no debamos considerar al KKK como una organización patronal: lograr el control laboral casi siempre ha implicado la coordinación de grupos de participantes de distintas clases. Después de todo, las asociaciones patronales, en su mayoría con sede en el Norte, no habrían podido conseguir romper las huelgas y reventar los sindicatos sin las movilizaciones de los esquiroles durante los conflictos industriales.

El Klan, por tanto, era una asociación patronal especialmente despiadada y racista, pero no dejaba de ser una asociación patronal. Y fue brutalmente eficaz.

El miedo se apoderó de la clase trabajadora negra, mayoritariamente agrícola. Aunque los negros de todo el Sur ya no eran «propiedad», la amenaza de la violencia organizada por el Klan se cernía sobre ellos. Demasiados pasos en falso, incluyendo formas sutiles y manifiestas de insubordinación, podían llevar a encuentros indeseados con encapuchados seguidos de amenazas, palizas e incluso la muerte. Los miembros del Ku Klux Klan eran los encargados de hacer cumplir la ley, asegurándose de que las masas mantuvieran la cabeza baja y trabajaran de forma eficiente.

Algunos liberados aún se unieron a organizaciones de resistencia como las Ligas de la Unión. Estas organizaciones, aliadas de los republicanos, eran activas en estados como Alabama, donde sus miembros celebraban reuniones, movilizaban a los votantes y, a menudo, se armaban, actividades muy alejadas de sus deberes «apropiados» en el lugar de trabajo.

Pero en respuesta, los miembros del Ku Klux Klan conspiraron entre ellos antes de asaltar las casas de los miembros de la liga, azotando a los residentes, arrebatándoles sus armas y exigiéndoles que se mantuvieran alejados de las cabinas de votación. Solo perdonaban vidas cuando sus objetivos prometían abandonar las ligas. Tan solo en Alabama, los miembros del Klan asesinaron a unos quince miembros de la liga entre 1868 y 1871.

 

«Contrarrevolución de la propiedad»

Garantizar que los afroamericanos permanecieran atados (a veces literalmente) a las granjas, plantaciones y otros lugares de trabajo mientras recibían una escasa compensación era uno de los objetivos centrales de las élites del Sur, las mismas personas que se beneficiaron de la esclavitud antes de la Guerra Civil. Mientras los blancos de todas las clases se unían a las ramas del Klan —y participaban con entusiasmo en los ataques contra los maestros del Norte, los administradores de la Oficina de la Libertad y los miembros de la Liga de la Unión—, las élites eran las que llevaban la voz cantante.

Se trataba de una «contrarrevolución de la propiedad», como dijo W. E. B. Du Bois. Los reformistas de la época de la Reconstrucción no consiguieron proporcionar una auténtica libertad a los antiguos esclavos, escribió, en parte «porque la dictadura militar que había detrás del trabajo no funcionó con éxito frente al Ku Klux Klan». Al igual que las asociaciones patronales del Norte, el KKK luchaba por los intereses de los miembros más poderosos de la sociedad, infundiendo violencia y terror en nombre de los empresarios agrícolas.

Debemos apreciar los enormes avances emancipadores de la Guerra Civil sin perder de vista las formas en que la clase dominante del Sur luchó para aferrarse al poder. Lo hicieron en parte desempeñando papeles de liderazgo en el Klan y apoyando activamente a las numerosas organizaciones racistas de vigilancia que exigían la subordinación laboral.

Al destacar sus intereses fundamentales de clase, podemos entender mejor las razones de sus actos estratégicos de terror. Estos hombres perdieron quizá el conflicto más significativo para la democracia en la historia de Estados Unidos, pero no dejaron de luchar contra las fuerzas de la liberación.

Cierre

Archivado como

Publicado en Artículos, Estados Unidos, Historia, homeIzq, Ideología and Represión

       Suscribirse

Jacobin es una voz destacada de la izquierda que ofrece un punto de vista socialista sobre política, economía y cultura.


EN ARGENTINA

ARS$2300

1 Año : 4 Números
Suscripción Impresa + Digital

EN EL RESTO DEL MUNDO

US$ 12

1 Año : 4 Números
Suscripción Digital

J

Todas las pesadillas llegaron hoy/
y parece que están aquí para quedarse.

DAVID BOWIE

Ingresa tu mail para recibir nuestro newsletter

Jacobin Logo Cierre