Press "Enter" to skip to content
El presidente y director ejecutivo interino de la MTA, Janno Lieber, visita las ubicaciones de campo el lunes 2 de agosto de 2021. Estación de autobuses Michael J. Quill. (Marc A. Hermann / MTA - Wikimedia Commons)

La brecha entre CEOs y trabajadores alcanza niveles obscenos

Un nuevo informe revela que la diferencia entre la remuneración de los trabajadores y la de los directores generales sigue aumentando en algunas de las empresas estadounidenses que peor pagan. En docenas de compañías, esta proporción supera el mil por uno.

Incluso cuando un mercado laboral más ajustado aumenta la ventaja de los trabajadores, la distancia entre la remuneración de los empleados y la de los directores generales sigue creciendo en algunas de las empresas estadounidenses que pagan salarios más bajos.

Un nuevo informe del Instituto de Estudios Políticos (IPS) analiza la retribución en las trescientas empresas estadounidenses de capital público con los salarios medios más bajos. El informe, cuyos autores son Sarah Anderson, Sam Pizzigati y Brian Wakamo, concluye que la brecha media entre la remuneración de los directores ejecutivos y la de los trabajadores medios aumentó hasta 670 a 1 en 2021, frente a 604 a 1 en 2020. Cuarenta y nueve de las empresas tenían ratios superiores a 1.000 a 1.

Los salarios de 106 de las empresas no siguieron el ritmo de la tasa de inflación media de EE.UU. del 4,7% durante el año pasado y sesenta y siete de ellas gastaron recursos en la recompra de sus propias acciones, por un total de 43.700 millones de dólares. Las mayores recompras tuvieron lugar en Lowe’s, Target y Best Buy. Como señala el IPS, «con los 13.000 millones de dólares que Lowe’s gastó en la compra de acciones, la empresa podría haber dado a cada uno de sus 325.000 empleados un aumento de 40.000 dólares. En cambio, el salario medio en la empresa cayó un 7,6%, hasta los 22.697 dólares». Ninguno de los trabajadores de las grandes superficies está actualmente sindicalizado, aunque hay campañas sindicales incipientes en marcha en varias tiendas Target.

De las trescientas empresas analizadas por el IPS, el 40 por ciento recibió contratos federales entre el 1 de octubre de 2019 y el 1 de mayo de 2022, por un valor combinado de 37.200 millones de dólares. Solo seis de las 119 contratistas tenían brechas salariales de menos de 100 a 1. Maximus, una compañía que maneja las deudas estudiantiles federales y los centros de llamadas de Medicare, se llevó la mayor cantidad de contratos federales de todas las firmas, con 12,3 mil millones de dólares durante el período considerado. IPS señala que el director general de Maximus, Bruce Caswell, ganó 7,9 millones de dólares en compensaciones, es decir, 208 veces el ingreso medio de la empresa y treinta y seis veces el salario de los funcionarios que dirigen las agencias que adjudican los contratos.

Amazon es el segundo mayor contratista federal del grupo, con al menos 10.300 millones de dólares en contratos, la mayoría de los cuales provienen de la prestación de servicios web para la Agencia de Seguridad Nacional (NSA). Como señala IPS, el nuevo consejero delegado de Amazon, Andy Jassy, recibió una compensación de 212,7 millones de dólares en 2021, 6.474 veces el salario medio de la empresa y la remuneración más alta de un consejero delegado entre las trescientas corporaciones.

El segundo CEO mejor pagado del grupo es Fabrizio Freda, de Estee Lauder, que recibió un aumento de sueldo del 258% en 2021, con un total de 66 millones de dólares. Esto equivale a 1.965 veces el salario medio de 33.586 dólares entre los aproximadamente 62.000 trabajadores de la empresa en todo el mundo. Ninguno de los trabajadores estadounidenses de la empresa está sindicado. En tercer lugar se encuentra el jefe de Penn National Gaming, Jay Snowden, que recibió una paga de 65,9 millones de dólares, lo que equivale a 1.943 veces el salario medio de la empresa, de 33.930 dólares. Penn National emplea actualmente a 21.973 personas en hoteles y casinos y menos del 20% del personal de la empresa está sindicalizado.

En cuanto a las soluciones políticas a corto plazo para la brecha salarial entre los directores ejecutivos y los trabajadores, el IPS señala que una encuesta reciente revela que el 62% de los republicanos y el 75% de los demócratas apoyan la limitación de la remuneración de los directores ejecutivos en relación con la de los trabajadores, independientemente de los resultados de la empresa. El Poder Ejecutivo podría conceder un trato preferente a las empresas con una menor relación entre la remuneración de los directivos y la de los trabajadores (por no hablar de negarse a trabajar con empresas que violen la legislación laboral). Los impuestos de sociedades podrían dirigirse a las empresas con las mayores diferencias salariales entre los directores generales y los trabajadores, y podría explorarse la posibilidad de prohibir a los altos ejecutivos la venta de sus acciones personales durante un periodo de varios años tras una recompra.

Esas reformas no abordan la causa de esa alucinante desigualdad —es decir, la existencia de quienes compran mano de obra y quienes deben venderla— pero ayudarían a redistribuir la riqueza hacia abajo, añadiendo presión a las empresas para que paguen más a los trabajadores y menos a los directores generales.

Cierre

Archivado como

Publicado en Artículos, Desigualdad, Economía, Élites, Estados Unidos, homeIzq and Trabajo

       Suscribirse

Jacobin es una voz destacada de la izquierda que ofrece un punto de vista socialista sobre política, economía y cultura.


EN ARGENTINA

ARS$2300

1 Año : 4 Números
Suscripción Impresa + Digital

EN EL RESTO DEL MUNDO

US$ 12

1 Año : 4 Números
Suscripción Digital

J

Todas las pesadillas llegaron hoy/
y parece que están aquí para quedarse.

DAVID BOWIE

Ingresa tu mail para recibir nuestro newsletter

Jacobin Logo Cierre