Press "Enter" to skip to content
El presidente brasileño Jair Bolsonaro. (Andressa Anholete / Getty Images)

Bolsonaro contra las cuerdas



La negativa del presidente brasileño de extrema derecha a actuar en relación con el COVID-19 condenó al país a una cifra de 600.000 muertos. Esta semana, el Senado brasileño ha votado a favor de someterlo a juicio, con lo que se espera que finalmente rinda cuentas por sus acciones asesinas.

Este miércoles, el Senado brasileño decidió que Jair Bolsonaro debe enfrentar cargos penales por su desastrosa gestión de la pandemia del COVID-19. Por siete votos a cuatro, la comisión del Senado que investiga las acciones del presidente de extrema derecha aprobó un informe severamente crítico sobre sus decisiones, aunque se retiró una version anterior del texto que lo acusaba de “genocidio.” Los cuatro senadores que votaron en contra del informe eran todos estrechos aliados del presidente.

Sin embargo, aunque los derechistas de la comisión trataron de suavizar las críticas a Bolsonaro, el informe final concluyó que sus ministros, autoridades gubernamentales e incluso algunas empresas fueron responsables de políticas que causaron cientos de miles de muertes adicionales. Este balance no es sorprendente, dada la incapacidad de Bolsonaro para tomar medidas preventivas y su insistencia en defender (e invertir fondos públicos en) remedios curanderos ineficaces. Se vio agravado por los retrasos innecesarios en la compra de vacunas, producto tanto del negacionismo del presidente como de la corrupción de los funcionarios del gobierno en los tratos con los laboratorios.

Bajo el mandato de Bolsonaro, Brasil se ha convertido en los últimos meses en el séptimo peor país del mundo en cuanto a tasas de mortalidad por COVID-19. El total ya se acerca a los 600.000, y más de la mitad de estas muertes se producen en 2021, a pesar de la disponibilidad de vacunas. Entre los estados con las mayores tasas de mortalidad per cápita del mundo, Brasil es el único país de proporciones continentales.

Ahora, los brasileños quieren que se rindan cuentas por el desastre. Sin embargo, otro aliado de Bolsonaro –Augusto Aras, el fiscal general de Brasil– decidirá qué hacer con el informe y si presenta alguna acusación al Supremo Tribunal Federal. Pero incluso si él o la justicia brasileña se desentienden, la Corte Penal Internacional podrá juzgar el caso, ya que el informe sobre Bolsonaro también fue presentado allí. Aras también tendrá que decidir si abre una investigación sobre las redes sociales del presidente, una perspectiva que ya ha desatado el pánico en el campo de Bolsonaro.

La decisión de seguir adelante con las acusaciones es una dura derrota para Bolsonaro, que se produce a poco menos de un año de las elecciones presidenciales de octubre de 2022. Se enfrenta a múltiples crisis, incluyendo su propia baja popularidad, la recuperación de la fuerza del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva y un escenario económico catastrófico marcado por la inflación e incluso el aumento del hambre.

Nada nuevo bajo el sol

Nada de esto era inevitable. Aunque Brasil es una economía emergente, su sistema sanitario público, gratuito y universal ha sido elogiado internacionalmente. De hecho, bajo el liderazgo de Lula, tuvo la capacidad de inmunizar a más de 80 millones de personas contra el H1N1 en sólo tres meses, lo que lo convirtió en un líder mundial. Después de que la comisión del Senado presionara al gobierno y éste dejara de boicotear el sistema de vacunación, Brasil consiguió vacunar rápidamente a millones de personas, lo que provocó la caída de las alarmantes tasas de infección y muerte.

Incapaz de recibir el crédito por esta mejora en la situación de Brasil, Bolsonaro está cada vez más débil, y por primera vez, hay un apoyo público mayoritario para su destitución. Mientras tanto, el ex presidente Lula, liberado de la cárcel y con sus derechos políticos restaurados, lidera las encuestas para la contienda presidencial fijada para el próximo otoño. Con la reaparición de Lula, Bolsonaro ha intensificado las tácticas destinadas a intimidar a la oposición, participando incluso en grandes caravanas que los medios brasileños han comparado con los desfiles de Benito Mussolini por Roma.

A medida que el enfrentamiento entre Bolsonaro y su rival de izquierdas se intensifica, este 7 de septiembre, el mandatario intentó hacer una demostración de fuerza en el aniversario de la independencia de Brasil. Sin embargo, la maniobra terminó en una debacle, y las escenas de Bolsonaro mirando con desánimo desde un helicóptero a la desastrosa multitud entrarán seguramente en los libros de historia.

Pero también ha habido una contraofensiva por parte de los líderes de centro-derecha “normales”, que declaran su oposición a Bolsonaro pero aprueban su agenda económica principal y aún hoy lo mantienen en el poder. El ex presidente Michel Temer, que llegó al poder tras participar en el golpe parlamentario de 2016 contra Dilma Rousseff, visitó a Bolsonaro exigiéndole una retirada de su encendida retórica, y el presidente firmó una capitulación.

En este caso, las cartas estaban claramente expuestas. La oligarquía dominante de Brasil no quiere una dictadura dirigida por Bolsonaro, pero tampoco quiere derrocarlo si eso significa fortalecer a la izquierda y revertir las medidas de austeridad radicales adoptadas en el país en los últimos años. Sin embargo, con el informe del Senado sobre su mal manejo de la pandemia, incluso estas maniobras de la élite pueden no ser suficientes para mantener el statu quo.

La cruzada antivacunas de Bolsonaro

El año pasado, cuando los laboratorios estaban ansiosos por vender grandes lotes de vacunas a Brasil, la respuesta de Bolsonaro fue emitir declaraciones desestimando la necesidad de los pinchazos. Como lo demuestran los primeros testimonios entregados a la comisión investigadora del Senado, el gobierno brasileño prácticamente ignoró 53 correos electrónicos en los que la empresa farmacéutica Pfizer ofrecía a Brasil vacunas a mitad de precio. En cambio, el gobierno de Bolsonaro se puso del lado de la administración de Donald Trump para bloquear cualquier ruptura de las patentes de vacunas, a pesar de que tal medida habría facilitado la producción masiva y de bajo costo de vacunas en Brasil y en todo el Tercer Mundo.

La alianza entre Bolsonaro y Trump no se quedó ahí. El gobierno de Bolsonaro, al igual que el de Trump, también promovió el uso de la hidroxicloroquina, llegando a recibir una donación de Estados Unidos con la que se pretendía que los militares brasileños produjeran el remedio curandero de forma masiva. Esto siguió adelante a pesar de la abrumadora evidencia de que el medicamento es ineficaz para combatir el COVID-19.

Peor aún, según el informe anual del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos para 2020, la administración Trump logró persuadir a Brasil para que no comprara vacunas rusas:

Combatiendo las influencias malignas en las Américas: La OGA utilizó las relaciones diplomáticas en la región de las Américas para mitigar los esfuerzos de los estados, incluidos Cuba, Venezuela y Rusia, que están trabajando para aumentar su influencia en la región en detrimento de la seguridad de los Estados Unidos. La OGA se coordinó con otras agencias del gobierno estadounidense para reforzar los lazos diplomáticos y ofrecer asistencia técnica y humanitaria para disuadir a los países de la región de aceptar ayuda de estos estados malintencionados. Los ejemplos incluyen el uso de la oficina del Agregado de Salud de la OGA para persuadir a Brasil de que rechace la vacuna rusa COVID-19, y el ofrecimiento de asistencia técnica de los CDC en lugar de que Panamá acepte una oferta de médicos cubanos.

Por ahora, el equivalente brasileño de la FDA, Anvisa (Agência Nacional de Vigilância Sanitária, Agencia Brasileña de Regulación Sanitaria), ha mantenido la prohibición de la vacuna rusa Sputnik V, a pesar de que ha demostrado su eficacia y se utiliza en Argentina, México y en toda América Latina. La vacuna china CoronaVac fue finalmente aprobada, aunque sólo gracias a la intensa presión de João Doria Jr, el gobernador conservador de São Paulo. Incluso con esta aprobación, la producción se ha visto obstaculizada por la escasez de diversos materiales importados de China.

Altos cargos del gobierno de Bolsonaro, incluido el propio presidente, continúan con ataques xenófobos contra China y el pueblo chino, saboteando la colaboración con Pekín. Esto es especialmente imprudente dado que la única otra vacuna producida en Brasil, AstraZeneca, también depende de las importaciones chinas. Las payasadas de Bolsonaro le han valido al menos un nuevo respaldo de Donald Trump, el mismo día en que el Senado votó a favor de seguir adelante con los cargos.

La comisión del Senado denunció además que miembros de alto rango de la administración estafaron el dinero de los acuerdos de vacunas con una empresa india mientras retrasaban la compra de vacunas a otras partes. De hecho, a pesar de su retórica explícita contra las vacunas, parece que los funcionarios del gobierno buscaban sobre todo aumentar el precio de los sobornos que debían pagarse antes de poner en marcha un plan nacional de vacunación.

Acorralado, pero aún en la lucha

El pésimo historial de Bolsonaro no es sólo una cuestión de mala política pública. Es el resultado de decisiones deliberadas, negligencia y corrupción, que han matado a miles de personas, algunas de ellas simplemente engañadas por los discursos oficiales o muertas por falta de vacunas. En una de sus más recientes declaraciones públicas, Bolsonaro llegó a decir que las vacunas COVID-19 causan el SIDA.

Sin embargo, el proceso de vacunación ha avanzado hoy en día, reduciendo las tasas de mortalidad y encontrando una fuerte respuesta de los brasileños que quieren las vacunas. Gracias a los esfuerzos de su sistema de salud público, universal y gratuito -un trozo de socialismo que el movimiento prodemocrático logró crear a través de la constitución del país de 1988- la pandemia finalmente está cediendo. Brasil ha demostrado una vez más que es más grande que Bolsonaro.

Pero también vale la pena destacar que, además de los vínculos personales, Bolsonaro logró llegar hasta aquí porque su agenda realmente se ha adaptado a los intereses económicos de una gran parte de la élite brasileña. A ellos no les afectó relativamente una pandemia cuyo número de muertos es en sí mismo un mapa de las pronunciadas desigualdades del país. Mientras los brasileños ricos estaban a salvo en sus mansiones, fincas y villas de playa –o incluso fuera del país– durante la pandemia, y las clases medias altas trabajaban desde casa, los pobres y la clase trabajadora se vieron obligados a seguir trabajando en persona.

Pero cuando la pandemia se descontroló en 2021, se convirtió en un problema para la élite brasileña, e iniciativas como la comisión del Senado se hicieron realidad. Para ello fue necesario que el COVID-19 afectara a los sectores más ricos de la sociedad, después de que su propagación por la clase trabajadora ya produjera una tasa de cuatro mil muertos al día este mes de abril. Además de la presión del Senado sobre Bolsonaro, los elementos socialistas democráticos que aún existen en el sistema brasileño actuaron rápidamente, haciendo que las muertes y los casos se colapsaran.

Recientemente, en grabaciones de audio filtradas por el sitio de noticias Brasil 247, André Esteves, uno de los banqueros brasileños más poderosos, admite que Bolsonaro sería el favorito de la élite si sólo pudiera mantener la boca cerrada. Esteves defendió las políticas de austeridad asesina del presidente, la deposición de Dilma Rousseff en 2016 e incluso el golpe militar de 1964.

Los comentarios de Esteves fueron una prueba de lo que las élites económicas de Brasil piensan pero no les gusta decir en público. De esto también se trata la contienda de 2022 entre Lula y Bolsonaro. A pesar de la ventaja de Lula en las encuestas, de la creciente insatisfacción con Bolsonaro y del desastre económico absoluto que hoy produce hambre y desigualdad social crecientes en Brasil, la oligarquía que, como mínimo, ha tolerado una administración de extrema derecha, luchará por mantener sus privilegios. Bolsonaro y sus aliados son criminales, pero ciertamente sirven a sus intereses de clase.

Cierre

Archivado como

Publicado en Artículos, Brasil, Categorías, Conservadurismo, Formato, homeIzq, Posición, Salud and Ubicación

       Suscribirse

Jacobin es una voz destacada de la izquierda que ofrece un punto de vista socialista sobre política, economía y cultura.


EN ARGENTINA

ARS$2300

1 Año : 4 Números
Suscripción Impresa + Digital

EN EL RESTO DEL MUNDO

US$ 12

1 Año : 4 Números
Suscripción Digital

J

El trabajo es la maldición de la clase bebedora.

OSCAR WILDE

Ingresa tu mail para recibir nuestro newsletter

Jacobin Logo Cierre