Press "Enter" to skip to content
El líder del partido La France Insoumise (LFI) y líder de la coalición de izquierdas NUPES, Jean-Luc Melenchon, pronuncia un discurso en un mitin de campaña en Toulouse, Francia, el 14 de junio. (Lionel Bonaventure / AFP vía Getty Images)

La izquierda francesa le arrebató la mayoría a Macron

En las elecciones legislativas de ayer, la coalición NUPES de Jean-Luc Mélenchon privó a Emmanuel Macron de su mayoría. Ahora comienza la lucha para derrotar su agenda neoliberal en el parlamento.

No fue la victoria que Jean-Luc Mélenchon esperaba, pero cuando las primeras proyecciones se dieron a conocer a las 20:00 horas de anoche, sus partidarios tenían buenas razones para celebrar. Emmanuel Macron, reelegido presidente en abril, perdió el control del Parlamento, ya que sus 246 escaños le dejaron a más de cuarenta de la mayoría en la Asamblea Nacional de 577 miembros. En un entusiasta mitin, Mélenchon dijo que esto era una «derrota total» para el partido del presidente, preparando el camino para nuevos desafíos a su autoridad a lo largo de su segundo mandato.

Mélenchon se presentó a estas elecciones como líder de la Nouvelle Union Populaire Écologique et Sociale (NUPES), una nueva coalición que une a su France Insoumise con socialistas, verdes, comunistas y otros. Anoche se convirtió en la principal fuerza de la oposición, con 141 escaños. France Insoumise obtuvo 72 de ellos, lo que supone un aumento de 55, y tantos como los que obtuvieron todos los partidos de centroizquierda juntos en la última contienda de este tipo hace cinco años. Entre los ganadores más destacados está Rachel Kéké, una camarera de hotel que lideró una huelga de 22 meses, y que ahora será diputada.

Sin embargo, el entusiasmo por las ganancias de NUPES y los reveses de Macron también tuvieron un cierto sabor agridulce. En primer lugar, por el ascenso de la ultraderechista Agrupación Nacional (RN) de Marine Le Pen, que se hizo con unos 89 escaños de los 577 miembros de la Asamblea Nacional, la mayor cifra que ha conseguido nunca, pero también muy por encima de las previsiones de los sondeos. También fue sombrío el escaso 46% de participación, una cifra ligeramente superior a la de la segunda vuelta de 2017, pero que sigue frustrando las ambiciones de NUPES de inspirar a los habituales no votantes.

Este resultado es, sin embargo, mucho mejor de lo que se podía esperar incluso hace pocos meses. En los últimos años se ha producido un giro derechista brusco y generalizado en la vida pública francesa, con la generalización de duros discursos identitarios, ministros de gobierno «liberales« cada vez más dispuestos a demonizar el «islamoizquierdismo» y un creciente autoritarismo policial para hacer frente a las protestas contra las reformas impopulares. En este clima, el éxito de France Insoumise ha sido construir un bloque de oposición amplio y políticamente radical, también imponiendo su liderazgo y su programa ecosocialista transformador a la alianza amplia de la izquierda NUPES.

Con la pérdida de la mayoría de Macron, la izquierda tiene una oportunidad extraordinaria para desbaratar sus planes de hacer retroceder el Estado del bienestar y, en cambio, utilizar su segundo mandato para poner su propia alternativa en la agenda.

Sin mayoría

Desde el cambio de calendario en 2002, las elecciones parlamentarias se han celebrado entre cinco y siete semanas después de las elecciones a la presidencia, dando en cada ocasión al ganador una mayoría para implementar su mandato. El pasado mes de abril, Macron se convirtió en el primer presidente en funciones en dos décadas en conseguir la reelección, y seguramente se esperaba que estas elecciones produjeran un resultado similar. Sin embargo, incluso su victoria de hace dos meses mostraba signos de su debilidad: había reunido menos del 28% de apoyo en la primera ronda y su victoria en la segunda vuelta se debió más al rechazo a Le Pen que a un verdadero respaldo popular a su trayectoria. Los resultados de anoche no hicieron más que confirmarlo.

En su primera elección en 2017, Macron afirmó que uniría «tanto a la izquierda como a la derecha» y varios exdirigentes de los neoliberalizados socialistas se pusieron de su lado. Sin embargo, después de un primer mandato en el que se movió bruscamente hacia la derecha, esas fuerzas proMacron de izquierda moderada ya no son un factor en la política electoral. Mélenchon insistió anoche en que Macron no puede esperar encontrar ningún apoyo del NUPES: «No se puede superar la división con nosotros: no venimos del mismo mundo, no tenemos los mismos objetivos, no tenemos los mismos valores, no creemos en el mismo futuro».

En este contexto, el presidente podría intentar apoyarse en Les Républicains (LR), el partido conservador de cuyas filas ha sacado varios lugartenientes clave, como el ministro del Interior, Gérald Darmanin, y el primer ministro para 2017-2020, Édouard Philippe. Sin embargo, el líder de LR, Christian Jacob, anunció anoche que sus 64 diputados seguirán en la oposición. Este histórico partido de centroderecha se enfrenta a la dura competencia de RN de Le Pen y parece poco probable que ate su destino a un presidente debilitado en su segundo mandato que no podrá volver a presentarse en 2027.

Las reformas previstas, como el aumento de la edad de jubilación a los 65 años, serán ahora mucho más difíciles de aplicar para Macron, incluso suponiendo que su propio grupo de diputados sea relativamente homogéneo y dócil y que LR tenga un programa de política económica similar. Esta vulnerabilidad, aliada a presiones más amplias como la inflación y las consecuencias de la guerra en Ucrania, seguramente también ayudará a las movilizaciones sindicales a detener el avance del presidente, reviviendo los movimientos sociales de los años anteriores a la pandemia.

¿Frente republicano?

En las dos rondas de estas elecciones, una serie de macronistas vilipendiados por la izquierda perdieron sus escaños. Entre ellos, el ministro de Educación, Jean-Michel Blanquer, un duro crítico del «islamoizquierdismo» en ascenso, y el ex ministro del Interior, Christophe Castaner, a quien Mélenchon calificó anoche de «éborgneur» -alguien que ciega a la gente-, en referencia a los muchos ojos perdidos por los manifestantes de los Chalecos Amarillos a manos de su policía. Los partidarios de Mélenchon también se alegraron de la derrota de la ministra de Ecología, Amélie de Montchalin, que ha aparecido en las pantallas de televisión en las últimas semanas pidiendo un «frente republicano» contra la «extrema izquierda».

Este término se ha utilizado históricamente para referirse a la unidad contra la extrema derecha, pero cualquier cordón sanitario de este tipo parece haberse roto, con las fuerzas liberales y gaullistas ahora tan hostiles a la izquierda. Ipsos estimó que en las segundas vueltas que enfrentaron a NUPES con RN de Le Pen, el 72 por ciento de los votantes macronistas se abstuvo, el 16 por ciento apoyó a la izquierda y el 12 a la extrema derecha; en estas mismas contiendas, los partidarios de los conservadores Les Républicains se dividieron 30-12 a favor de RN, con el 58 por ciento de abstención.

La Francia burguesa ha rechazado mayoritariamente durante décadas el partido de Le Pen y su padre. Pero con el elemento «social» y anti-UE de su programa considerablemente diluido en los últimos años, la extrema derecha se ha vuelto más aceptable para un conjunto más amplio de votantes de derecha que buscan una alternativa a Les Républicains que se están desvaneciendo. Tras llegar a 206 segundas vueltas, RN salió victorioso en casi la mitad de ellas; en la rica y muy católica región del sureste, Provenza-Alpes-Costa Azul, obtuvo la mitad de los escaños.

En las elecciones presidenciales de abril, Mélenchon había exigido a sus partidarios que no hubiera «ni un solo voto para Le Pen» en la segunda vuelta. Esta línea fue muy condenada por los partidarios de Macron hace dos meses, que exigieron un apoyo inequívoco al presidente. En estas elecciones, fue asumida por la mayoría de los candidatos de France Insoumise, pero también por muchos macronistas. Con solo seis excepciones, todos los candidatos macronistas derrotados en la primera vuelta se negaron a apoyar a NUPES contra RN en la segunda vuelta.

El futuro de la izquierda

Tras el mitin de la noche de los resultados de NUPES, Mélenchon se dirigió a la calle para hablar a los cientos de personas, en su mayoría jóvenes, que se habían reunido fuera. En un emotivo discurso, se refirió a la retirada de su papel central; no será, como se esperaba, primer ministro, y tampoco se presentó de nuevo como diputado. En el período previo a las elecciones presidenciales de abril había sugerido que sería su última campaña de este tipo, pero después del resultado varios aliados clave dieron a entender que todavía estaba en perspectiva otra candidatura en 2027.

¿Qué le espera a la izquierda? NUPES se construyó sobre la base del 22% obtenido por Mélenchon en las elecciones presidenciales, y los candidatos verdes, socialistas y comunistas también se presentaron con la mayor parte de su programa y con el objetivo explícito de convertirlo en primer ministro. Sin embargo, tanto los Verdes como los Socialistas obtuvieron suficientes diputados para tener sus propios grupos parlamentarios oficiales, y los Comunistas pueden ser capaces de crear uno con fuerzas más pequeñas; son partidos con un largo historial de conflictos, especialmente en el gobierno local, donde France Insoumise no puede reclamar una hegemonía similar.

No obstante, hay buenas razones para la unidad. El voto de NUPES en la primera vuelta fue en realidad ligeramente inferior al que los partidos de centroizquierda y de izquierda habían logrado en 2017 cuando estaban divididos, pero el pacto les permitió acceder a muchas más segundas vueltas, y elegir más diputados. Figuras de France Insoumise como Manon Aubry llevan tiempo insistiendo en que la cuestión decisiva es el programa político y no la suma de nombres de partidos por sí misma. En el nuevo parlamento, la tarea será mantener a los partidos de NUPES en algún tipo de frente común, como principal oposición a Macron.

Pero también hay otras cuestiones que debe resolver France Insoumise. Aunque ha desarrollado en gran medida su programa, construyendo «parlamento de Unión Popular» de activistas y expertos para dar cuerpo a una impresionante agenda política, sigue siendo una estructura de alto nivel que carece de fuertes raíces territoriales, imitando las estructuras de un sistema político que pretende superar. El calendario electoral francés está centrado en la presidencia, y el voto a NUPES en estas elecciones (5,8 millones en la primera vuelta, 6,5 millones en la segunda) fue considerablemente inferior a los siete millones de Mélenchon en abril. Con la abstención de la gran mayoría de los jóvenes y de los votantes más pobres, una izquierda que promueva un programa de transformación social tiene que encontrar claramente otras formas de movilizarlos.

Sin embargo, hay buenas razones para esperar una mayor volatilidad y una mayor polarización política. Anoche se informó que los aliados de Macron están contemplando la posibilidad de disolver el parlamento dentro de un año, en un intento de asegurar la mayoría mediante la repetición de las elecciones. Pero las fuerzas que produjeron una izquierda y una extrema derecha tan fuertes, en los resultados de anoche, no serán fácilmente devueltas a su caja. De nuevo hemos visto una desilusión masiva con el gobierno en funciones, así como con el proceso político como tal. Para la izquierda, la tarea es convertir ese descontento en una organización duradera.

Cierre

Archivado como

Publicado en Artículos, Francia, homeCentro2 and Política

       Suscribirse

Jacobin es una voz destacada de la izquierda que ofrece un punto de vista socialista sobre política, economía y cultura.


EN ARGENTINA

ARS$2300

1 Año : 4 Números
Suscripción Impresa + Digital

EN EL RESTO DEL MUNDO

US$ 12

1 Año : 4 Números
Suscripción Digital

J

Todas las pesadillas llegaron hoy/
y parece que están aquí para quedarse.

DAVID BOWIE

Ingresa tu mail para recibir nuestro newsletter

Jacobin Logo Cierre