Press "Enter" to skip to content
El mismo año que EE. UU. propuso profanar un lugar sagrado hawaiano para instalar un telescopio, Bolivia utilizó la tecnología espacial para llevar Internet por primera vez a millones de ciudadanos andinos y amazónicos con el satélite Túpac Katari 1.

Necesitamos un enfoque socialista para la exploración espacial

La carrera espacial de los multimillonarios ha pervertido lo que realmente debería ser la exploración espacial: servir a la sociedad y hacer avanzar a la humanidad.

En 1961, el cosmonauta soviético Yuri Gagarin voló más alto y orbitó más tiempo que Richard Branson y Jeff Bezos juntos a bordo del Vostok 1, el primer vuelo espacial pilotado del mundo. A su regreso a la Tierra, Gagarin se convirtió en una celebridad mundial, viajando por todo el mundo y relatando lo que sintió al quedar ingrávido y ver el planeta desde arriba. Durante un breve momento, trascendió las fronteras de la Guerra Fría y saludó a multitudes de países tanto soviéticos como aliados de Estados Unidos, captando nuestra fascinación colectiva por el cosmos.

La misión Vostok fue meticulosamente planificada y diseñada, y sus cosmonautas fueron entrenados durante años. Su sucesora, la Soyuz 1, fue una historia diferente. La nave 7K-OK se construyó a toda prisa y sus tres pruebas de vuelo sin tripulación acabaron en fracaso. Según un relato, Gagarin ayudó a detallar más de doscientos problemas estructurales en un informe que instaba a cancelar el vuelo. Se rumorea que incluso intentó sustituir a su compañero cosmonauta Vladimir Komarov en el pilotaje de la misión condenada. Al final, el paracaídas de Komarov no se desplegó y estalló en llamas en la reentrada, cayendo en picado a cuarenta metros por segundo en la Tierra.

En aeronáutica, el margen entre el triunfo y la tragedia es estrecho. Mientras que la arrogancia puede haber sido el defecto fatal de la Soyuz 1, el afán de lucro ha incentivado igualmente varios recortes en el programa espacial estadounidense. La NASA, antaño la joya de la corona del sector público, ha sido vendida lentamente a contratistas privados en la era neoliberal.

Desde 2020, los astronautas de la NASA han montado en los cohetes Falcon 9 de SpaceX para ponerlos en órbita, un modelo que ha suscitado preocupaciones de seguridad entre los ingenieros y ha registrado más fallos desde su debut en 2006 que el transbordador espacial en treinta años. Recientemente, otro contratista de la NASA, Virgin Galactic, fue inmovilizado para ser investigado por la Administración Federal de Aviación después de que sus pilotos no notificaran a la agencia que su célebre vuelo Unity estaba virando hacia el espacio aéreo comercial.

Los objetivos de la misión también han cambiado. Aunque quizás siempre fueron míticos, las aspiraciones supuestamente valientes del programa espacial han dado paso a objetivos abiertamente turísticos y militaristas. Las empresas que persiguen los vuelos espaciales comerciales han recibido miles de millones de financiación pública, y solo la Fuerza Espacial de Estados Unidos tiene ya casi tres cuartas partes del presupuesto total de la NASA.

Sin embargo, el verdadero espíritu de la exploración espacial es el de las obras públicas y la educación. Asomarse al vacío del espacio inspira las preguntas más profundas de la humanidad: ¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿Hacia dónde vamos? Mientras que un programa espacial que satisfaga las fantasías de ciencia ficción de los multimillonarios es decididamente distópico, conceptualizar la exploración espacial como una misión educativa para sondear a distancia las profundidades de la galaxia puede ayudar a animar una visión más equitativa del futurismo.

Exploración espacial para el pueblo

¿Cómo puede servir la exploración espacial a la sociedad?

Nuestra primera prioridad debe ser descarbonizar los vuelos espaciales. Si no lo conseguimos, las emisiones que generan los vuelos espaciales son difícilmente justificables dado el estado de nuestro planeta. Al igual que la manta espacial y el implante coclear, las aplicaciones del combustible para aviones con cero emisiones de carbono irían mucho más allá del programa espacial que lo desarrolló. Se calcula que la aviación comercial contribuye en un 3,5% al forzamiento radiativo efectivo, cifra que el turismo espacial podría disparar.

Debido al peso de las baterías y a otros problemas logísticos, las pilas de combustible de hidrógeno se consideran una de las pocas vías factibles para descarbonizar los vuelos de larga distancia. Aunque algunas empresas espaciales privadas han empezado a incorporar el hidrógeno, es probable que la producción de combustible genere muchas emisiones y la tecnología siga siendo patentada. Un programa de investigación dirigido por el sector público, junto con restricciones estrictas a los lanzamientos de cohetes con combustibles fósiles, podría acelerar en gran medida la implantación de pilas de combustible de hidrógeno ecológicas en la aviación y en otros sectores difíciles de descarbonizar.

Además de nuestra atmósfera, debemos respetar la inviolabilidad del espacio orbital, que hemos llenado de basura. La Red de Vigilancia Espacial del Departamento de Defensa estima actualmente que hay más de veintisiete mil piezas de basura orbitando la Tierra. Sin embargo, incluso mientras sus propias naves recorren el guante de la basura, los multimillonarios están destrozando el espacio más que nunca.

Aunque quizá ninguno iguale la vanidad del Tesla Roadster, las redes de satélites comerciales de la competencia, como el Starlink de Musk y el Proyecto Kuiper de Bezos, suponen en realidad una amenaza de colisión mucho mayor y son también fuentes atroces de contaminación lumínica e interferencia electromagnética. Estos monumentos redundantes y peligrosos para los egos de los oligarcas deberían ser retirados de nuestros cielos junto con otras formas de basura espacial.

En lugar de conceder miles de millones en subvenciones para permitir esta contaminación, los gobiernos deberían, en cambio, recaudar los impuestos que corporaciones como SpaceX, Blue Origin y Virgin Galactic han evadido y utilizarlos para crear carreras en el sector público que limpien su desorden. En la medida en que sea útil, la infraestructura de patrocinio público en manos privadas debería nacionalizarse y hacerse accesible a todos.

Las compensaciones entre la infraestructura de telecomunicaciones y la preservación de los cielos oscuros ponen de manifiesto otro fallo central del pasado de la NASA: la falta de un internacionalismo planetario. En 2013, la Agencia Espacial Boliviana y la Administración Nacional del Espacio de China lanzaron en colaboración el satélite Túpac Katari 1 (TKSat 1), demostrando lo fácil que podría ser cerrar la brecha de infraestructura espacial entre el Norte y el Sur Global.

El mismo año en que Estados Unidos propuso profanar un lugar sagrado hawaiano para instalar un telescopio, Bolivia utilizó la tecnología espacial para llevar Internet y el servicio celular por primera vez a millones de ciudadanos andinos y amazónicos. Desde entonces, el TKSat 1 ha impulsado iniciativas de educación y desarrollo e incluso ha ayudado a defender la democracia boliviana al retransmitir en tiempo real las transmisiones de los campesinos que se resistían al gobierno golpista respaldado por Estados Unidos.

Los satélites pueden servir a muchos otros intereses públicos, como facilitar la investigación que ayuda a los científicos a vigilar problemas como el cambio climático, la deforestación y los trabajos forzados. Mientras que la actual infraestructura de satélites se utiliza para comercializar la comunicación y alimentar la vigilancia masiva, un consenso internacional para tratar las telecomunicaciones y el acceso a la información como derechos públicos podría proporcionar, en cambio, una cobertura mundial de banda ancha gratuita con una infraestructura mínima, equilibrando el avance científico con nuestra visión colectiva de las estrellas.

Por último, una visión socialista de la exploración espacial podría permitirnos alcanzar todo nuestro potencial para aventurarnos en lo desconocido. La historia consagra a los intrépidos exploradores, pero los verdaderos héroes de la era espacial son los trabajadores del control de tierra. Yuri Gagarin consiguió volver a casa sano y salvo gracias a los equipos de mando estacionados desde Baikonur hasta Khabarovsk. El Apolo 13 es famoso por haber llamado a Houston cuando tuvo un problema. Hoy en día, muchos de nuestros más brillantes astrofísicos e ingenieros aeroespaciales son absorbidos por los departamentos militares y los fabricantes de armas. Deberíamos utilizar sus talentos para la ciencia y la educación.

Eso no significa, sin embargo, colonizar Marte. El Planeta Rojo es una maravilla cósmica, pero un lugar terrible para los terrícolas. Tiene muy poco dióxido de carbono, y ninguna terraformación podrá restablecer la dinamo magnética que una vez desvió los vientos solares que ahora despojan su atmósfera agotada. De hecho, todo lo que hemos aprendido al investigar Marte ha reforzado la importancia de proteger la frágil atmósfera de nuestro planeta. Aunque los vuelos espaciales pilotados pueden ser útiles en algunas situaciones, deberíamos poner mucho más énfasis en la construcción colaborativa de robots como los que nos han enseñado sobre nuestros vecinos planetarios.

En la actual carrera espacial, estas iniciativas compiten por la financiación. Sin embargo, si damos prioridad a la cooperación sobre la colonización, podríamos llevarlas a cabo todas. Podríamos intentar recuperar las materias primas para las infraestructuras de energía verde de los satélites desmantelados y los asteroides deshabitados, en lugar de las minas del Sur Global. Podríamos buscar vida extraterrestre en el sistema solar introduciéndonos en la atmósfera de Titán, rica en hidrocarburos, y perforando con submarinos el océano helado del subsuelo de Europa. Podríamos esforzarnos por lograr el primer aterrizaje en Plutón, Eris o incluso más allá, no para plantar una bandera, sino para sembrar un concepto de lo que podemos lograr colectivamente.

Visiones de futuros esperanzadores

En sus últimos años de reflexión sobre nuestro Punto azul pálido, el astrónomo Carl Sagan repasó: «¿Dónde están los cartógrafos del propósito humano? ¿Dónde están las visiones de futuros esperanzadores de la tecnología como herramienta para la mejora humana y no como una pistola con gatillo de pelo apuntando a nuestras cabezas?» El legado de Sagan —incluida la primera y única misión interestelar del mundo— ofrece un atisbo de esta visión.

Podemos elegir entre indagar en colaboración en las profundidades del cosmos, transmitiendo colecciones de conocimiento humano, o taxear a multimillonarios para que pasen cuatro minutos en el borde del espacio, complaciendo su fantasía de escapar del planeta que están envenenando con el mismo combustible que los impulsa. En cualquiera de los casos, los costes financieros, intelectuales y humanos correrán a cargo del público.

Afortunadamente, si algo nos ha enseñado la exploración espacial es que el destino no está escrito en las estrellas. Eso ocurre aquí, en la Tierra.

Cierre

Archivado como

Publicado en Artículos, Ciencia y tecnología, Educación, homeIzq and Sociedad

       Suscribirse

Jacobin es una voz destacada de la izquierda que ofrece un punto de vista socialista sobre política, economía y cultura.


EN ARGENTINA

ARS$2300

1 Año : 4 Números
Suscripción Impresa + Digital

EN EL RESTO DEL MUNDO

US$ 12

1 Año : 4 Números
Suscripción Digital

J

Que «las cosas continúen así» es la catástrofe.

WALTER BENJAMIN

Ingresa tu mail para recibir nuestro newsletter

Jacobin Logo Cierre