Press "Enter" to skip to content

El futuro del PSOL en juego

Rechazar el camino del aislamiento y hacer del PSOL un instrumento útil para derrotar a Bolsonaro son los desafíos del partido en su 7º Congreso Nacional.

El Partido Socialismo y Libertad (PSOL) celebrará su 7º Congreso Nacional los días 26 y 27 de septiembre. Miles de afiliados ya participaron en la etapa municipal/estatal del evento y otros miles lo harán en las próximas semanas. Se espera que unos 30 mil afiliados asistan a la votación de las tesis en litigio.

El futuro del PSOL está en cuestión en un momento crucial de la historia del país, en el que un gobierno genocida con pretensiones golpistas sigue en el poder. Entre otras cosas, los afiliados definirán si el partido se coloca como un instrumento útil para derrotar a Bolsonaro en las luchas y elecciones, defendiendo la construcción de un frente de izquierda. O si, por el contrario, optará por la línea del aislamiento, priorizando las diferencias dentro del campo de la izquierda, en lugar de favorecer la unidad antifascista.

Un poco de historia

Fundado en 2004, el PSOL supo mantener la bandera y el programa de la izquierda socialista en pie cuando el PT optó por gobernar en alianzas con sectores de la burguesía y la derecha, renunciando al proyecto de transformación estructural del país. Correctamente, el partido no entró en los gobiernos de Lula y Dilma, preservando durante todo este período una postura coherente y combativa en defensa de los intereses de los explotados y oprimidos.

Pero cuando la derecha y la burguesía decidieron derrocar a Dilma Rousseff, para aplicar un programa de destrucción de las conquistas sociales y democráticas de la clase trabajadora, el PSOL no flaqueó y cerró filas en la lucha contra el golpe parlamentario y el proceso reaccionario desencadenado desde 2015. El partido se enfrentó al golpe en las calles y en el Congreso, denunciando sus objetivos nocivos para el pueblo, así como sus instrumentos autoritarios, como el Lava Jato dirigido por el ex juez Sergio Moro.

Enfrentando al gobierno de Bolsonaro, sin abandonar el programa anticapitalista y la defensa de los intereses inmediatos de la clase trabajadora en todas sus expresiones -la antirracista, la feminista, la LGBTQIA+, la indígena, la sindical, la ecologista, por la vivienda, por la tierra para sembrar, entre tantas otras-, el PSOL ha crecido y se ha fortalecido. En esta batalla contra el neofascismo, el partido perdió a Marielle Franco, ejecutada por milicianos en Río de Janeiro en 2018.

En los últimos años, el partido, además de conseguir nuevos puestos parlamentarios, ha aumentado considerablemente el número de afiliados y de militantes orgánicos. El PSOL también tuvo, en este período, una importante conquista política con la entrada de Guilherme Boulos, uno de los principales líderes de la izquierda brasileña actual, y de muchos otros militantes del MTST, uno de los movimientos sociales más relevantes y combativos del país.

Participando activamente en las principales luchas sociales, como la batalla contra la reforma del bienestar y la reforma laboral, el Ele Não, Vira Voto en la 2ª vuelta de las elecciones de 2018, el Tsunami Educativo, los actos antirracistas y la campaña Fora Bolsonaro, y presentándose como alternativa de izquierdas en las elecciones, el PSOL ha avanzado. El partido, que aglutina varias corrientes internas e independientes, con programas, políticas y estrategias no siempre coincidentes, tiene límites y problemas que hay que superar. Pero el balance político general, como puede verse, es positivo.

La batalla decisiva: el frente único de la izquierda para las luchas y las elecciones

Es importante destacar que el PSOL no es suficiente. A pesar de su crecimiento, sigue siendo un partido minoritario en la izquierda brasileña y entre la clase trabajadora. En este peligroso momento de la historia de Brasil, en el que un presidente fascista declara abiertamente sus planes golpistas, nada es más importante que derrotar a Bolsonaro en las calles y en las elecciones. Para ello, es clave construir la unidad de la izquierda, materializada en el frente de partidos (PSOL, PT, PCdoB, PCB, UP, PSTU) y movimientos sociales (sindicalistas, negros, feministas, LGBTQI, sin techo, sin tierra, indígenas, ecologistas, estudiantiles, entre otros).

Este Frente Único de Izquierda, que organiza la Campaña Fora Bolsonaro, fue fundamental en la realización de los últimos cuatro grandes actos nacionales contra el gobierno genocida. Frente a la actual campaña golpista de Bolsonaro, es necesario mantener y avanzar en la batalla en las calles, no permitiendo que el bolsonarismo recupere protagonismo. El 7 de septiembre es necesario volver a las calles con peso, demostrando que la mayoría del pueblo quiere el fin de este gobierno de muerte y no acepta las amenazas golpistas.

Sin embargo, la unidad de la izquierda no puede limitarse a organizar la lucha por la salida de Bolsonaro. Es necesario construir un poder alternativo, que presente un proyecto de transformación social del país de y para los explotados y oprimidos. Por ello, consideramos que el PSOL debe defender la unidad de la izquierda y de los movimientos sociales también en las elecciones.

Lula, por su fuerza con la clase trabajadora y el pueblo pobre, es el nombre más adecuado para ser el candidato a presidente por un frente de izquierda. El expresidente es visto por la mayoría del pueblo trabajador como la alternativa para derrotar a Bolsonaro, tanto que lidera todas las encuestas electorales. Lo reconocemos y valoramos, pero no estamos de acuerdo con la política de alianzas del líder del PT, que pretende, una vez más, coser acuerdos con sectores del centro y de la derecha tradicional. Sabemos que estas mismas alianzas en los gobiernos petistas bloquearon los cambios estructurales y abrieron las puertas al golpe de la derecha. Solo hay que recordar que Michel Temer era el vicepresidente de Dilma Rousseff.

Por estos factores, consideramos que el PSOL debe aprobar en su Congreso la lucha por el Frente de Izquierda para las luchas y las elecciones, sin alianzas con la derecha y con un programa para revertir la herencia del golpe y en defensa de transformaciones sociales y económicas estructurales. Optar por el aislamiento, como quieren algunos sectores del partido, que defienden que el PSOL debe lanzar su propia candidatura a la presidencia, provocará muy probablemente un grave retroceso del partido. Priorizar ahora la crítica al PT, en lugar de centrarse en la lucha unida contra el neofascismo, significará aislar al partido de los sectores más conscientes de la clase obrera y la juventud, que quieren acabar con el gobierno de Bolsonaro. Las críticas a la política de alianzas de Lula y a los límites de su programa, pueden y deben hacerse, pero tienen que estar vinculadas a la lucha sincera y activa por la unidad de la izquierda para derrotar a Bolsonaro.

En este momento, el mayor desafío del PSOL es seguir siendo útil en la lucha contra Bolsonaro en una coyuntura de agravamiento de la crisis política y social. Construyendo el Frente de Izquierda, el PSOL ampliará su espacio de diálogo con los trabajadores y la juventud, incluso para presentar su programa de transformación socialista del país y avanzar en la construcción del propio partido.

Rechazar el camino del aislamiento y hacer del PSOL un instrumento útil para derrotar a Bolsonaro, batallando por la unidad de la izquierda sin renunciar a su independencia y programa, son los mayores desafíos del partido en su 7º Congreso Nacional.

Cierre

Archivado como

Publicado en Artículos, Brasil, Estrategia, homeIzq and Política

       Suscribirse

Jacobin es una voz destacada de la izquierda que ofrece un punto de vista socialista sobre política, economía y cultura.


EN ARGENTINA

ARS$2300

1 Año : 4 Números
Suscripción Impresa + Digital

EN EL RESTO DEL MUNDO

US$ 12

1 Año : 4 Números
Suscripción Digital

J

Que «las cosas continúen así» es la catástrofe.

WALTER BENJAMIN

Ingresa tu mail para recibir nuestro newsletter

Jacobin Logo Cierre