Press "Enter" to skip to content
Los reguladores estadounidenses han cerrado el Silicon Valley Bank en medio de su repentino colapso. (Tayfun Coskun / Agencia Anadolu vía Getty Images)

¿Hacia una nueva crisis financiera global?

Traducción: Pedro Perucca

El espectacular colapso del Silicon Valley Bank se debió a la corrupción, la imprudencia financiera y la mala toma de decisiones. Con su rescate haciéndose eco de los rescates masivos de 2008. ¿Hasta dónde llegará, en esta ocasión, la crisis bancaria?

De vez en cuando, un acontecimiento encarna a la perfección todo lo que está mal en una época. La quiebra del Silicon Valley Bank (SVB) es uno de esos acontecimientos, la culminación de muchos años de imprudencia financiera, derecho corporativo y toma de decisiones políticas corruptas.

La implosión del SVB, que hasta hace unos días era el decimosexto mayor banco estadounidense por activos, es la segunda peor quiebra bancaria de la historia de Estados Unidos y la peor desde que empezaron a caer las fichas de dominó de la crisis financiera mundial en 2008. Fundado en 1983, el banco era la institución financiera a la que acudía la avalancha de start-ups de Silicon Valley que se han extendido como una erupción en la era del dinero barato, lo que fue uno de los factores de su caída.

Cuando los tiempos eran buenos para el capital riesgo, también lo eran para SVB, que prestaba servicios a casi la mitad de todas las empresas estadounidenses de capital riesgo. Los tiempos fueron especialmente buenos en la última década, cuando la Reserva Federal inició una era de tipos de interés mínimos tras la Gran Recesión. El bajo crecimiento y el elevado desempleo eran las principales preocupaciones de la élite política y económica; se pensaba que unos tipos de interés bajos supondrían un menor coste de los préstamos, lo que se traduciría en más inversión y más creación de empleo.

Las cosas se torcieron a raíz de la pandemia del coronavirus, cuando la inflación superó al desempleo como preocupación política y económica del momento. La Reserva Federal empezó a subir rápidamente los tipos de interés, nada menos que 450 puntos básicos en el último año. Esta vez, la idea era que limitando la inversión y aumentando los gastos tanto de las empresas como de los ciudadanos de a pie, la Reserva Federal frenaría el crecimiento de los salarios y el gasto de los consumidores y frenaría la inflación (aunque el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, admitió que esta estrategia no afectaría a los precios de los alimentos y los combustibles, dos de las áreas en las que los estadounidenses de a pie más sienten los efectos de la inflación).

Esto también tuvo el efecto secundario de cerrar el grifo al incesante flujo de capital riesgo que mantenía a flote a las start-ups, incluso a las que perdían dinero, lo que ayudó a desencadenar una importante recesión en el sector tecnológico, entre otras cosas. Los tiempos de vacas flacas para el sector repercutieron en SVB, que de repente tuvo que hacer frente a la crisis de sus depositantes respaldados por capital riesgo.

Pero el subproducto más peligroso de las subidas de tipos de la Reserva Federal para SVB fue el hecho de que había invertido fuertemente en bonos del Estado —cuyos precios tienden a bajar cuando suben los tipos de interés y viceversa—, en parte porque no tenía mucho más que hacer con el dinero que sus clientes estaban depositando en él. Según Adam Tooze, SVB estaba recibiendo un golpe de al menos 1.000 millones de dólares por cada veinticinco puntos básicos que la Fed subía los tipos, mientras que no invertía en absoluto en coberturas de tipos de interés, lo que la dejaba especialmente expuesta a la táctica de Powell de luchar contra la inflación.

Lo que finalmente condenó al SVB fue que las pérdidas resultantes provocaron el pánico entre los depositantes. Esto fue en gran parte gracias a la empresa de capital riesgo Founders Fund del multimillonario de extrema derecha Peter Thiel, que, tras descubrir que sus inversores estaban teniendo problemas para transferir dinero a sus cuentas del SVB, les ordenó que las enviaran a otros bancos y había retirado todo su efectivo para cuando el banco empezó a fundirse a finales de la semana pasada. Casi al mismo tiempo, un boletín muy popular en el mundo del capital riesgo advertía de los problemas financieros de SVB, mientras que un depositante describía el temor entre un grupo de chat de más de doscientos ejecutivos tecnológicos, que pronto se apresuraron a sacar su dinero. Comportamientos como éste condujeron a una clásica corrida bancaria, en la que todos los que tienen fondos en el banco se apresuran a retirar su dinero al mismo tiempo, colapsándolo.

Todo esto fue posible gracias a la combinación habitual de poder corporativo y corrupción en Washington, DC. Fue Donald Trump y el retroceso de la ley de reforma financiera Dodd-Frank en 2018 por parte del Congreso republicano lo que, a petición personal del presidente del SVB tres años antes, abrió la puerta a este tipo de colapso, al eximir a los bancos del tamaño del SVB de los mandatos de liquidez y de las pruebas de estrés más frecuentes de los reguladores. No es que el SVB se limitara a pedirlo amablemente: el banco también gastó más de medio millón de dólares en grupos de presión en esos tres años, empleando como lobistas a antiguos empleados del entonces líder de la mayoría en la Cámara de Representantes (y ahora presidente) Kevin McCarthy, que apoyó con entusiasmo el retroceso.

Por supuesto, la culpa no fue sólo de los republicanos. Diecisiete demócratas apoyaron la legislación, y para librarse de las críticas progresistas al proyecto de ley fue fundamental el representante Barney Frank —el «Frank» de Dodd-Frank—, que insistió en que no aumentaría la probabilidad de una futura crisis financiera y cuyo consejo fue citado por los demócratas capturados por Wall Street en el Senado y en otros lugares cuando se preparaban para recortar las regulaciones financieras que tanto les costó aprobar.

Peor que la forma en que han envejecido los consejos de Frank es el hecho de que, en aquel momento, formaba parte del consejo de administración del Signature Bank. Esa institución no sólo se benefició de que Frank diera su visto bueno a que el Congreso debilitara su propio logro legislativo, sino que acaba de ser cerrada por los reguladores tras convertirse en la tercera mayor quiebra bancaria de la historia de EE.UU. a manos de su propia corrida bancaria, para evitar un contagio más amplio del sistema financiero, exactamente lo que Frank insistió en que no ocurriría.

Mientras tanto, los superhombres individualistas de Silicon Valley y Wall Street se han transformado de la noche a la mañana en voluntariosos pupilos del Estado, exigiendo que el gobierno acuda al rescate de los inversores ricos que pueden perder. (El gobierno federal sólo asegura los depósitos hasta 250.000 dólares, lo que significa que más del 85% de los depósitos del SVB no estaban asegurados). Larry Summers, que acaba de despotricar contra el «alivio irrazonablemente generoso de los préstamos estudiantiles», nos dice ahora que «no es el momento de dar lecciones de riesgo moral ni de administrar lecciones ni de alarmarse por las consecuencias políticas de los ‘rescates’», ya que exigió que todos los depósitos no asegurados «estén totalmente respaldados el lunes por la mañana».

Como era de esperar, Summers y los de su calaña se impusieron. A pesar de comprometerse a no rescatar a SVB y Signature, el Tesoro, la Reserva Federal y la Corporación Federal de Seguros de Depósitos invocaron una «excepción de riesgo sistémico» para anunciar que todos los depositantes, incluso los que superan el umbral de 250.000 dólares, «tendrán acceso a todo su dinero» a partir de hoy, y que pondrían en marcha un programa de préstamos de emergencia para los bancos con el fin de garantizarlo.

Algunos hacen aquí una distinción con los infames y odiados rescates de 2008, porque esta vez no se rescata a los bancos y los contribuyentes no pagan la factura (los fondos que se utilizan para cubrir a los depositantes proceden de las comisiones que se cobraron a los bancos). Pero, al fin y al cabo, el Gobierno está interviniendo para garantizar que los inversores y ejecutivos ricos no pierdan ni un céntimo de esta debacle, a pesar de que sabían perfectamente que sus depósitos no estaban asegurados. Incluso el Wall Street Journal llama a esto un «rescate de facto».

Está la obvia injusticia influida por la riqueza inherente a todo esto. Una vez más, los grandes son rápidamente rociados con una manguera de dinero cuando se meten en problemas después de no llevar a cabo la debida diligencia básica. Mientras tanto, a los trabajadores se les da lecciones de responsabilidad personal y se les obliga a rascar y arañar para librarse de una deuda aplastante, para obtener protecciones económicas básicas en medio de una catástrofe económica y para conseguir cheques de estímulo únicos que apenas cubren un mes de alquiler en muchas ciudades.

También está la cuestión de qué tipo de irresponsabilidad futura fomentará esto. Después de todo, los inversores acaban de ver (de nuevo) de primera mano que el gobierno federal intervendrá para rescatarlos incluso si sus depósitos no están asegurados, sin importar lo irresponsable que fuera la institución financiera en la que estaban depositando su dinero, siempre y cuando haya un tufillo de posible inestabilidad financiera más amplia a la vuelta de la esquina. También podríamos preguntarnos qué otro caos económico podría desencadenar la determinación de la Reserva Federal de luchar contra la inflación mediante la subida de los tipos de interés; SVB es sólo una de las muchas posibles entidades que podrían entrar en una espiral de inestabilidad cuando el banco central siga adelante con un plan que los expertos advierten que desencadenará la recesión, como ya nos ha demostrado el colapso de las criptomonedas.

Detrás de todo esto, hay una pregunta: ¿Cuánto tiempo más tolerará la gente un sistema como éste? Un sistema en el que grandes cantidades de riqueza se desvían hacia fines improductivos en medio de crisis históricas mundiales, y luego se derrochan en imprudencias especulativas que casi derrumban toda la estructura, sólo para que los que tienen el dinero salten en paracaídas mientras todos los demás siguen condenados a la austeridad. Los rescates bancarios originales desencadenaron una cascada de ira popular que ha moldeado irrevocablemente el paisaje de la política del siglo XXI, desde Occupy Wall Street y las campañas de Bernie Sanders hasta el movimiento del Tea Party y la presidencia de Trump. ¿Qué pasará si siguen sucediendo? 

Cierre

Archivado como

Publicado en Artículos, Economía, Estados Unidos, homeCentro3 and Políticas

       Suscribirse

Jacobin es una voz destacada de la izquierda que ofrece un punto de vista socialista sobre política, economía y cultura.


EN ARGENTINA

ARS$3900

1 Año : 4 Números
Suscripción Impresa + Digital

EN EL RESTO DEL MUNDO

US$ 12

1 Año : 4 Números
Suscripción Digital

J

Todas las pesadillas llegaron hoy/
y parece que están aquí para quedarse.

DAVID BOWIE

Ingresa tu mail para recibir nuestro newsletter

Jacobin Logo Cierre

Suscribiéndote a nuestro boletín recibirás las últimas novedades de Jacobin.