Press "Enter" to skip to content
Simpatizantes de Jair Bolsonaro frente al cuartel general del Ejército, en Brasilia - Pedro Ladeira/Folhapress

Hace falta una respuesta contundente a la extrema derecha bolsonarista

Los partidarios de Jair Bolsonaro se lanzaron a la violencia en un intento de derrocar al recién elegido gobierno de Lula. Ha quedado expuesto el autoritarismo del campo político de Bolsonaro y ha subrayado la necesidad de un contraataque decisivo.

Este domingo, miles de partidarios del expresidente de Brasil Jair Bolsonaro rompieron las barricadas policiales en la capital, Brasilia, e invadieron el Congreso Nacional, el Tribunal Supremo y el lugar de trabajo oficial del presidente en el Palacio de Planalto.

Fueron necesarias varias horas para desalojar a la multitud, que se oponía a la investidura del opositor de Bolsonaro, Luiz Inácio Lula da Silva. Hubo cientos de detenciones. Los partidarios de Bolsonaro destrozaron edificios gubernamentales y destruyeron innumerables documentos, artefactos históricos y obras de arte.

La ocupación de las tres cámaras del gobierno simbolizó dramáticamente lo frágil que se ha vuelto la democracia brasileña. La respuesta del nuevo gobierno será crucial para la salud de las instituciones de Brasil.

De Trump a Bolsonaro

El punto de comparación obvio es la revuelta del Capitolio en Estados Unidos el 6 de enero de hace dos años. Desde el uso de las redes sociales como herramienta de coordinación hasta la deslucida respuesta de las fuerzas del orden y el comportamiento sin rumbo de la multitud una vez que se encontraron en el interior, hubo de hecho sorprendentes semejanzas entre los dos acontecimientos. Al igual que sus homólogos estadounidenses, los brasileños vieron por televisión cómo una multitud reaccionaria espoleada por un presidente de extrema derecha derrotado invadía las sedes del poder democrático y retransmitía en directo su comportamiento con aparente impunidad.

¿Será diferente la respuesta de las autoridades en Brasil? Esta fue la reacción de Lula ante lo sucedido:

Esta gente, estos vándalos, que podríamos llamar fanáticos nazis, o fanáticos fascistas. Esta gente ha hecho lo que nunca se ha hecho en la historia de este país. Quiero recordarles a todos que los de izquierda han sido torturados, asesinados y desaparecidos en el pasado, y nunca han leído la noticia de que algún partido de izquierda, algún movimiento de izquierda ha invadido el Congreso Nacional, el Tribunal Supremo y el Palacio de Planalto.

El nuevo presidente visitaba una comunidad de Araraquara gravemente afectada por las fuertes lluvias caídas en la región. Ordenó una intervención federal, poniendo al Distrito Federal bajo el control directo de su administración hasta el 31 de enero.

Lula ha prometido que los responsables de la invasión serán procesados y castigados con todo el peso de la ley, al igual que quienes la financiaron. En su toma de posesión, a principios de enero, Lula habló sin ambages de la inaceptabilidad de la violencia política. Aunque su retórica ha hecho hincapié en los temas de la inclusión y la magnanimidad, su actitud hacia el comportamiento antidemocrático de la extrema derecha ha sido inflexible.

Lula ha condenado la respuesta de la policía militar del Distrito Federal, responsable de la seguridad de la zona, señalando las pruebas de vídeo de policías cooperando con los invasores y ayudándoles. Mientras los partidarios de Bolsonaro se habían reunido en la capital en las últimas semanas, montando campamentos alrededor de la Plaza de los Tres Poderes, los observadores señalaron la escasa presencia de las fuerzas del orden.

El gobernador del Distrito Federal, Ibaneis Rocha, y su secretario de Seguridad Pública, Anderson Torres, son conocidos por ser ávidos partidarios de Bolsonaro. Torres se encuentra actualmente en Orlando, Florida, adonde Bolsonaro se ha desplazado tras dejar el cargo. Muchos en la izquierda cuestionaron así su voluntad de preservar el orden público frente a la agresión bolsonarista.

Ahora, con abundantes pruebas de vídeo de policías filmando pasivamente a la turba violenta e incluso guiándola a través de las barricadas, el gobierno de Lula ha actuado. Presionado por el Ministerio de Justicia, Rocha destituyó a Torres. Pocas horas después, el juez del Tribunal Supremo Alexandre de Moraes destituyó al propio Rocha como gobernador del Distrito Federal durante noventa días.

El Ministro de Justicia, Flavio Dino, una de las principales figuras de la izquierda brasileña, ha prometido nuevas detenciones, además de las aproximadamente cuatrocientas que ya se han producido. Una operación conjunta de la policía militar y el ejército ha desmantelado los campamentos instalados en Brasilia. Más de cuarenta autobuses que fueron utilizados para transportar a los partidarios de Bolsonaro a la capital para el evento han sido incautados para la investigación.

Un desafío a la democracia

No ha habido suavidad retórica por parte de los funcionarios del gobierno a la hora de describir a los autores de estos actos, a los que han calificado de vándalos, fascistas, criminales y terroristas. El ejecutivo, el legislativo y el judicial brasileños han prometido medidas punitivas como respuesta.

Lula convocó una reunión de emergencia con los gobernadores de Brasil para el lunes por la tarde, con el fin de debatir una respuesta a la crisis actual y presentar un frente democrático. Sin embargo, muchos de estos gobernadores son opositores recientemente elegidos de la administración de Lula y partidarios de Bolsonaro, por lo que queda por ver si se puede lograr la unidad en defensa de la democracia entre los líderes federales y estatales.

Pase lo que pase, el daño ya está hecho. Los disturbios en la capital han quitado el barniz de renovación democrática y transición pacífica asociado a la toma de posesión de Lula para revelar una república destrozada. Habrá que ver si se cumplen las promesas de castigar severamente a los responsables. Pero la respuesta decisiva de la nueva administración demuestra que Lula y su gabinete no están dispuestos a tolerar un desafío violento a la democracia por parte de los partidarios de un político caído en desgracia que ha huido del país para evitar ser detenido.

Cierre

Archivado como

Publicado en Brasil, Conservadurismo, homeCentro and Políticas

       Suscribirse

Jacobin es una voz destacada de la izquierda que ofrece un punto de vista socialista sobre política, economía y cultura.


EN ARGENTINA

ARS$3900

1 Año : 4 Números
Suscripción Impresa + Digital

EN EL RESTO DEL MUNDO

US$ 12

1 Año : 4 Números
Suscripción Digital

J

Todas las pesadillas llegaron hoy/
y parece que están aquí para quedarse.

DAVID BOWIE

Ingresa tu mail para recibir nuestro newsletter

Jacobin Logo Cierre

Suscribiéndote a nuestro boletín recibirás las últimas novedades de Jacobin.