Press "Enter" to skip to content
A 55 años de la ocupación israelí de Cisjordania, Jerusalén Este y la Franja de Gaza, el Reino Unido sigue condenando la ilegalidad de los asentamientos sin hacer nada para disuadir a Israel de ampliarlos. (Gustavo Peres / Flickr)

Gran Bretaña refuerza el apartheid israelí

El Reino Unido está redoblando su apoyo al apartheid israelí mediante un nuevo acuerdo comercial y la importación de productos fabricados en los asentamientos ilegales israelíes. Así avala activamente la brutal opresión contra los palestinos.

Este mes se cumple el 55º aniversario de la ocupación israelí de Cisjordania, Jerusalén Este y la Franja de Gaza, lo que la convierte en una de las ocupaciones militares más largas de la historia reciente. Ha infligido horrendas injusticias al pueblo palestino.

El enfoque del Reino Unido respecto de la ocupación ha sido poco sincero. Por un lado, ha afirmado que intenta defender el derecho internacional señalando la ilegalidad de la red de asentamientos de Israel en los Territorios Palestinos Ocupados. Por otro lado, no ha hecho nada para disuadir a Israel de ampliarlos. Y, lo que es peor, el Reino Unido ha incentivado de hecho su crecimiento económico al no prohibir el comercio de productos de los asentamientos israelíes.

Ahora, el compromiso del Reino Unido con el derecho internacional está a punto de ser puesto a prueba de nuevo al entrar en negociaciones con Israel sobre un Acuerdo de Libre Comercio para «mejorar » un Acuerdo de Comercio y Asociación existente.

El actual acuerdo comercial del Reino Unido con Israel es un acuerdo de continuidad post-Brexit que reproduce los términos del acuerdo comercial de la UE que cubría al Reino Unido antes de la retirada de la Unión Europea (UE).

Todo esto puede parecer bastante sencillo. Después de todo, ya existe un modelo de la UE. Sin embargo, los funcionarios del Departamento de Comercio Internacional (DIT), tentados de copiar y pegar gran parte del texto de la UE, deberían pensárselo dos veces. Como ha explicado Amnistía en un reciente informe al DIT, el actual Acuerdo de Asociación UE-Israel ha demostrado ser totalmente incapaz de delimitar de forma fiable las mercancías según su lugar de origen. Se trata de un requisito de la Organización Mundial del Comercio (OMC) para garantizar la transparencia y la coherencia en la aplicación de los acuerdos comerciales. También es esencial para evitar que se conceda un trato preferencial a las mercancías procedentes de los asentamientos ilegales de Israel.

La aplicación territorial del acuerdo se ha convertido en una prueba de fuego de la determinación del Reino Unido de oponerse a los planes de Israel de anexionarse los territorios que ocupa. Si el Reino Unido se equivoca, Israel podrá seguir haciendo pasar los bienes producidos dentro de su extensa red de asentamientos ilegales situados en tierras palestinas robadas como «Lugar de origen: Israel». Esto incentivaría la política de expansión de asentamientos de Israel, que ha perseguido implacablemente durante cincuenta y cinco años, junto con la desposesión de los palestinos y la fragmentación de sus tierras. Esto no sólo es una forma de anexión progresiva, sino que se considera cada vez más como un apartheid.

En virtud de las defectuosas normas de la UE, el actual acuerdo técnico para excluir los productos originarios de los asentamientos israelíes del acceso preferencial al mercado depende de que los propios importadores comprueben los códigos postales que figuran en las pruebas de origen israelíes y luego confíen en que esos importadores no reclamen las preferencias comerciales cuando los códigos postales indiquen que los productos proceden de los asentamientos de Israel. Esto ha creado una laguna en la aplicación de la ley, ya que las autoridades aduaneras siguen desconociendo en gran medida los volúmenes y las características de las mercancías que proceden de los asentamientos, para las que se ha solicitado y concedido erróneamente un trato preferencial.

De este modo, se ha permitido que el comercio internacional apuntale la ocupación militar. A pesar de su ilegalidad según el derecho internacional, los asentamientos israelíes en Cisjordania siguen produciendo una amplia gama de bienes industriales, muchos de ellos fabricados en distritos industriales construidos a tal efecto. Estos bienes, que se exportan a Israel y al resto del mundo, incluyen productos de plástico y metal, textiles, alfombras, cosméticos y alimentos procesados y vino. Si a esto se añade una gama de productos rurales procedentes de los asentamientos —aceitunas, dátiles, uvas, aguacates y cítricos—, se está construyendo toda una gama de productos a partir de tierras que han sido apropiadas ilegalmente.

Los asentamientos de Israel se basan en la desposesión, la discriminación y la violencia, pero también están impulsados por intereses comerciales. Las actividades comerciales son esenciales para prácticamente todos los aspectos del mantenimiento, desarrollo y expansión de los asentamientos. Se benefician de la confiscación ilegal de tierras y otros recursos palestinos por parte de Israel. Se benefician de las políticas discriminatorias de Israel en materia de planificación y zonificación, de los incentivos financieros y del acceso a los servicios e infraestructuras. De hecho, se benefician de todo un sistema discriminatorio que Amnistía y otros han demostrado que equivale a un apartheid organizado por el Estado.

Aquí es donde la retórica del Brexit sobre «ir más allá» de las normas de la UE podría marcar la diferencia.

El Reino Unido tiene que mejorar significativamente los acuerdos actuales entre la UE e Israel, tapando las lagunas que permiten que los productos de los asentamientos vengan con etiquetas falsas de «Hecho en Israel».

En primer lugar, los burócratas británicos deben asegurarse de que el acuerdo entre el Reino Unido e Israel contenga tres elementos clave: en primer lugar, una declaración clara, explícita e inequívoca que haga hincapié en el no reconocimiento por parte del Reino Unido de los Territorios Palestinos Ocupados como parte del Estado de Israel. En segundo lugar, una definición del ámbito territorial que excluya de forma explícita e inequívoca los productos y servicios de los asentamientos israelíes del ámbito del acuerdo, sin socavar ningún acuerdo comercial separado alcanzado con la Autoridad Palestina. Y en tercer lugar, un acuerdo mutuamente acordado por el que las llamadas «normas de origen preferenciales» impidan claramente que los productos originarios de los asentamientos sean designados como originarios de Israel.

Además, el Reino Unido debería prohibir de una vez por todas la importación de todos los bienes producidos en los asentamientos ilegales de Israel y ayudar a poner fin a los beneficios multimillonarios que han incentivado las violaciones masivas de los derechos humanos de los palestinos.

Es mucho lo que está en juego. Si se ignora el contexto de los derechos humanos, el Reino Unido estará firmando un acuerdo que refuerza el cruel sistema de apartheid de Israel contra los palestinos.

 

Cierre

Archivado como

Publicado en Economía, homeIzq, Inglaterra, Israel, Palestina, Políticas, Represión and Trabajo

       Suscribirse

Jacobin es una voz destacada de la izquierda que ofrece un punto de vista socialista sobre política, economía y cultura.


EN ARGENTINA

ARS$2300

1 Año : 4 Números
Suscripción Impresa + Digital

EN EL RESTO DEL MUNDO

US$ 12

1 Año : 4 Números
Suscripción Digital

J

Todas las pesadillas llegaron hoy/
y parece que están aquí para quedarse.

DAVID BOWIE

Ingresa tu mail para recibir nuestro newsletter

Jacobin Logo Cierre

Suscribiéndote a nuestro boletín recibirás las últimas novedades de Jacobin.