Press "Enter" to skip to content
La nueva coalición del candidato de la izquierda Jean-Luc Mélenchon amenaza el poder de Macron . (AFP vía Getty Images).

El ascenso de la izquierda francesa

En las elecciones parlamentarias francesas de hoy, una nueva coalición ha unido a la izquierda en torno a un programa audaz: elegir a Jean-Luc Mélenchon como primer ministro del país.

Francia se dirige hoy a las urnas para las elecciones parlamentarias, con una coalición de izquierdas encabezada por Jean-Luc Mélenchon dispuesta a desafiar el dominio del presidente Emmanuel Macron.

En las últimas semanas, la amplia Unión Popular Nueva Ecológica y Social (NUPES), una alianza que incluye a los principales partidos de izquierdas, obtuvo buenos resultados en las encuestas. La propia NUPES surgió del éxito de la Unión Popular de Mélenchon, que trató de ampliar la base del movimiento tras su derrota en las elecciones de 2017, creando un «parlamento social» que reunía a académicos, sindicatos y militantes de la clase trabajadora.

El enfoque ha logrado unir a grandes franjas de la sociedad civil progresista francesa, incluyendo figuras como la activista climática Alma Dufour, la escritora Annie Ernaux, Rachel Keke, una de las líderes de la huelga de camareras del hotel Ibis Batignolles, y la economista Aurélie Trouvé.

Tras el 22% obtenido por Mélenchon en las elecciones presidenciales de este año, crece la esperanza de que esta nueva izquierda amplia pueda plantear un verdadero desafío a Macron y a su presidencia cada vez más derechista y autoritaria.

Una nueva coalición

En las elecciones presidenciales de abril, Jean-Luc Mélenchon terminó en un cercano tercer lugar detrás de Marine Le Pen, perdiendo por poco la segunda vuelta contra Macron. Fue un resultado que reflejó a una izquierda francesa que crece en poder y confianza, pero que también se beneficiaría de una mayor cooperación estratégica.

En las elecciones presidenciales, Mélenchon se había enfrentado a candidatos de diversas fuerzas de izquierda, como el Partido Socialista de centro-izquierda, el Partido Comunista y los Verdes. La estrechez de su derrota frente a Le Pen puso de relieve la necesidad de que la izquierda trabaje en pro de una mayor cooperación y un programa común.

Antes de las elecciones parlamentarias del país, todos los principales partidos de izquierda se unieron en una nueva coalición electoral llamada Nouvelle Union populaire écologique et sociale, o “NUPES”. A través de NUPES, los ecologistas (Europe Écologie Les Verts y Génération-s), los comunistas y los socialistas trabajan juntos para asegurarse una mayoría en la Asamblea Nacional. El líder de la Asamblea Nacional es el primer ministro, lo que significa que si la coalición de izquierdas consigue ganar hoy podría obligar al presidente Macron a compartir el poder.

NUPES no goza de un apoyo total en la izquierda. El Nouveau Parti Anticapitaliste, el mayor partido trotskista, no quiso participar en la coalición debido a la presencia del Partido Socialista (PS), el tradicional partido de centro-izquierda de Francia, pero dio su apoyo a algunos candidatos de NUPES como Danielle Simonnet, Sarah Legrain y Danièle Obono en París.

En el otro extremo del espectro de la izquierda, algunos “pesos pesados” del PS, como Stéphane Le Foll, alcalde de Le Mans, y Carole Delga, presidenta del consejo regional de Occitania, se han negado a apoyar a NUPES. En realidad, el hecho de que algunos miembros del PS critiquen la nueva coalición es algo positivo: evita que se acomode demasiado a los fracasos del centro-izquierda de los últimos años y permite una clarificación ideológica.

Esta nueva unión de la izquierda francesa no está motivada por un “deseo de unidad” por sí mismo, como habían defendido algunas figuras políticas antes de las elecciones presidenciales. El objetivo es reunir a los partidos políticos sobre la base de un programa político común.

Los que se unieron a NUPES están comprometidos con un programa audaz y popular que incluye un salario mínimo de 1500 euros al mes y una edad de jubilación de 60 años. Inevitablemente, uno de los costos de la creación de la coalición ha sido el sacrificio de la claridad en algunas cuestiones, sobre todo en las políticas relativas a la Unión Europea.

Una izquierda disruptiva

NUPES surge en un momento en el que la vida de la democracia francesa se ha ido agotando poco a poco. La segunda vuelta de las elecciones presidenciales fue un espectáculo profundamente deprimente en el que se produjo una abstención masiva y que, en muchos aspectos, era una conclusión previsible.

El filósofo Jacques Rancière resumió la situación como «la comedia regulada de una segunda vuelta presidencial en la que la izquierda ‘lúcida’ se encerró en torno al candidato de la oligarquía financiera como único baluarte de la democracia ‘razonable’ contra el candidato de la ‘democracia antiliberal», en este caso la ultraderechista Marine Le Pen.

A medida que aumentan los ataques a NUPES por parte de los expertos de los medios de comunicación, los portavoces del partido gobernante y los grupos de interés de la élite, una cosa está clara: esta nueva unión asusta a los defensores del statu quo francés. Les asusta porque da un nuevo impulso a las elecciones parlamentarias, que se habían convertido en una formalidad desde 2001, cuando se invirtió el calendario electoral tradicional para asegurarse de que los sucesivos presidentes confirmaran ritualmente su control del sistema político.

Estas elecciones inyectan un parlamentarismo «a la antigua» dentro de una Quinta República francesa que favorece el presidencialismo. Amenazan con alterar el juego del presidente Macron en la Asamblea, que podría resumirse en pocas palabras: el presidente decide, su mayoría acata.

Sin embargo, NUPES y su programa fracasarán si no genera entusiasmo y confianza en los movimientos sociales más amplios. En primer lugar, tiene que traducir los avances en éxitos en las urnas hoy y el 19 de junio. Después, debe mantener una movilización popular lo suficientemente fuerte como para apoyar las políticas transformadoras, para mantenerse unidos en las luchas sociales y para ejercer suficiente presión para la aplicación de sus políticas.

A pesar de no haber logrado un buen resultado en las elecciones presidenciales de este año, la izquierda en Francia sigue creciendo. Esto es un testimonio de la construcción de un movimiento social más amplio que ha sido capaz de reunir a distintas corrientes de la izquierda para unirse en torno a una agenda común. En las elecciones parlamentarias, la izquierda tiene una vez más la oportunidad de tomar el poder y, al hacerlo, dar esperanza a muchos que de otro modo habrían renunciado a construir una Francia para la clase trabajadora.

Cierre

Archivado como

Publicado en (oculto), Elecciones, Francia, homeIzq and Partidos

       Suscribirse

Jacobin es una voz destacada de la izquierda que ofrece un punto de vista socialista sobre política, economía y cultura.


EN ARGENTINA

ARS$2300

1 Año : 4 Números
Suscripción Impresa + Digital

EN EL RESTO DEL MUNDO

US$ 12

1 Año : 4 Números
Suscripción Digital

J

Todas las pesadillas llegaron hoy/
y parece que están aquí para quedarse.

DAVID BOWIE

Ingresa tu mail para recibir nuestro newsletter

Jacobin Logo Cierre