Press "Enter" to skip to content
Oscar Wilde creía que una sociedad mejor era posible con el socialismo. (Pixabay)

El socialismo de Oscar Wilde

Oscar Wilde es conocido por su ingenio satírico y sus logros literarios. Pero también fue un socialista comprometido con la lucha contra la opresión y la explotación.

Que Oscar Wilde encontró mucho que ridiculizar en los valores convencionales de la sociedad victoriana tardía es evidente para cualquiera que haya pasado una página de su obra. Lo que es menos conocido es que el dramaturgo y poeta imaginaba una sociedad muy diferente no solo deseable sino posible, y que escribió un ensayo político (El alma del hombre bajo el socialismo) en el que exponía sus convicciones políticas. Una de las frases más citadas de Wilde —reproducida a menudo sin referencia a su fuente— está contenida en esa obra: «Vivir es la cosa más rara del mundo. La mayoría de la gente existe, eso es todo».

Wilde vivió una vida plena, aunque corta. Nacido en octubre de 1854 en Westland Row, en Dublín, pero criado principalmente en la cercana Merrion Square, Oscar Fingal O’Flahertie Wills Wilde era hijo de dos de los grandes excéntricos —e intelectuales— del Dublín del siglo XIX. Su padre, William Wilde, fue un cirujano pionero y una autoridad médica que aceptó el título de caballero en el castillo de Dublín, sede del gobierno británico en la isla de Irlanda. Su madre, Jane Wilde, pasó gran parte de su vida tratando de romper esa conexión con Gran Bretaña. Folclorista, poetisa y ensayista, escribió bajo el seudónimo de Speranza.

La nación y la joven Irlanda

El hogar en el que se crio Wilde era un lugar de intensa discusión política, alentada por Speranza, que consideraba el hogar como una especie de salón político. La sufragista Millicent Fawcett fue invitada por Speranza para que viniera a «explicar lo que significa la libertad femenina», en una ciudad en la que la cuestión del sufragio femenino no logró ganar la misma tracción que en la isla vecina durante algunas décadas.

Como poeta, la producción de Speranza apareció en las páginas del Nation, un periódico separatista alineado con el movimiento de la Joven Irlanda. El título («Young Ireland, and thus the Young Irelanders») era una referencia a los emergentes movimientos nacional-republicanos que barrían el continente en la década de 1840, en particular la Joven Italia, de Giuseppe Mazzini.

Rompiendo con el nacionalismo constitucional conservador de Daniel O’Connell, los Jóvenes Irlandeses anunciaron la Segunda Revolución Francesa con la observación de que «las dinastías y los tronos no son ni la mitad de importantes que los talleres, las granjas y las fábricas. Más bien podemos decir que las dinastías y los tronos, e incluso los gobiernos provisionales, son buenos para cualquier cosa exactamente en la medida en que aseguran el juego limpio, la justicia y la libertad de los que trabajan». El movimiento protagonizó una insurrección trunca en 1848 con el telón de fondo de la hambruna y el hambre, y la poesía de Speranza animó a las «formas desmayadas, asfixiadas por el hambre» a la revuelta.

Speranza, citada más tarde por James Connolly en las páginas de Labour in Irish History, recibía con frecuencia a veteranos del movimiento de la Joven Irlanda en la casa familiar, y Wilde recordaría más tarde que «en lo que respecta a esos hombres de cuarenta y ocho años, miro su trabajo con una reverencia y un amor peculiares, ya que, de hecho, fui educado por mi madre para amarlos y reverenciarlos como un niño católico a los santos de la catedral».

Un tipo diferente de separatismo

Los comentarios de Wilde sobre los Jóvenes Irlandeses fueron realizados durante una gira de conferencias por Estados Unidos en 1881, en la que el joven poeta se embarcó en un viaje por todo el país para hablar sobre el esteticismo, pero descubrió que el público se sentía más atraído por la posibilidad de escuchar al hijo de Speranza.

Algunas de las declaraciones de Wilde ante el público estadounidense parecen desconcertantes hoy en día, como sus abundantes elogios a la Confederación y su insistencia en que «en Irlanda estamos luchando por el principio de autonomía contra el imperio, por la independencia contra la centralización, por los principios por los que luchó el Sur». Wilde recorrió el Barrio Francés de Nueva Orleans con el exgeneral confederado Pierre Gustave Beauregard, «el hombre que ordenó el primer disparo de la Guerra Civil», y declaró que Jefferson Davis era el estadounidense que más deseaba conocer.

Los coqueteos de Wilde con la causa del Sur revelan varias cosas: principalmente, el deseo del joven poeta de decir al público local lo que quería oír. En Nueva York, por ejemplo, no había tales murmullos. El tipo de separatismo propugnado por los estados del Sur estaba en desacuerdo con gran parte de lo que se predicaba en las páginas del Nation, por supuesto, pero todavía había algo que Speranza admiraba en la Confederación, y en eso no era del todo única.

Shaw y el fabianismo

En el Londres de la década de 1880, Wilde alcanzó la fama como periodista y dramaturgo. Como editor de Woman’s World desde 1886 hasta 1890, publicó artículos sobre la cuestión del sufragio y pidió la igualdad en la sociedad entre los sexos, ya que «el cultivo de clases separadas de virtudes y de ideales separados del deber en hombres y mujeres ha llevado a que todo el tejido social sea más débil y más insano de lo necesario».

La revista, como ha señalado Eleanor Fitzsimons, especialista en Wilde, defendía a la «feminista radical sudafricana Olive Schreiner, que abogaba por un mayor acceso a la vida política y por el fin de la doble moral sexual», y tenía un tono decididamente progresista.

A veces se habla de que Wilde firmó una carta pidiendo clemencia para los anarquistas condenados por su participación en el caso Haymarket en Estados Unidos en 1886, a petición de George Bernard Shaw. Sin embargo, su colega dublinés contó más tarde que «fue un acto completamente desinteresado por su parte; y aseguró mi distinguida consideración por él para el resto de su vida».

El socialismo de George Bernard Shaw tuvo su origen en su participación en la Sociedad Fabiana de Dublín, pero se desarrolló —y fue cuestionado— en su época en Inglaterra. Gran parte del fabianismo permaneció con Shaw, quien escribió en 1890 su creencia de que «el socialismo puede ser llevado a cabo de manera perfectamente constitucional por las instituciones democráticas».

El fabianismo en Dublín había ganado pocos discípulos —en una ciudad en la que el Home Rule dominaba todas las cuestiones políticas y dejaba de lado las cuestiones sociales—, pero las cosas eran diferentes en Londres. Una reunión a la que asistieron Shaw y Wilde en julio de 1888 tuvo un efecto transformador en Wilde; el antiguo amante y albacea literario de Wilde, Robbie Ross, insistiría en que fue la inspiración del ensayo de Wilde de 1891 El alma del hombre bajo el socialismo. Fue una obra que Shaw comentó mordazmente, insistiendo en que «era muy ingeniosa y entretenida, pero no tenía nada que ver con el socialismo».

El alma del hombre bajo el socialismo

Aunque Shaw no haya reconocido el socialismo en el ensayo de Wilde, quizá solo buscaba el socialismo que él reconocía por su propio compromiso anterior con las ideas marxistas.

Wilde se había visto cada vez más influenciado por los escritos anarquistas de Peter Kropotkin, algo que el historiador anarquista George Woodcock, biógrafo de ambos, ha analizado en detalle. La admiración era mutua, ya que Kropotkin escribió más tarde a Robbie Ross sobre el «más profundo interés y la simpatía» por Wilde dentro de la comunidad anarquista, y elogió El alma del hombre bajo el socialismo como una obra que contiene palabras «dignas de ser grabadas».

Para Woodcock, el ensayo de Wilde supone «la contribución más ambiciosa al anarquismo literario durante la década de 1890». En él, Wilde expone su creencia en la necesidad de la abolición de la propiedad privada:

Con la abolición de la propiedad privada, entonces, tendremos un verdadero, bello y saludable individualismo. Nadie desperdiciará su vida en acumular cosas y los símbolos de las cosas. Uno vivirá. Vivir es la cosa más rara del mundo. La mayoría de la gente existe, eso es todo.

El ensayo de Wilde no era tanto un llamamiento a un nuevo orden y al avance de la causa del trabajo como a la abolición del trabajo asalariado, sosteniendo que «el socialismo nos aliviaría de esa sórdida necesidad de vivir para los demás que, en el actual estado de cosas, presiona tan duramente a casi todo el mundo». La obra también contiene una crítica a la caridad como algo que solo sirve para tratar los síntomas de aquello que está enfermando a la sociedad: una economía capitalista que nos niega el tiempo para vivir.

El alma del hombre bajo el socialismo no es una polémica árida: contiene algunas de las mejores ocurrencias de Wilde, como que «la caridad crea una multitud de pecados» y que «es más fino tomar que pedir». Desgraciadamente, la obra apareció en imprenta justo en el peor momento de la vida de Wilde.

Encarcelamiento y vida posterior

Como ha señalado Neil Bartlett, tras la condena de Wilde en mayo de 1895 por indecencia grave solo pasaron cinco días antes de la publicación de The Soul of Man (su título original). Fue una pequeña tirada de apenas unas docenas de ejemplares, pero su publicación «solo cinco días después de la condena de Wilde estaba haciendo un punto extraordinario. Justo en el momento en que estaba siendo silenciado, alguien estaba decidido a que fuera la voz de Wilde en su versión más abiertamente radical la que siguiera escuchándose en la prensa».

El matrimonio de Wilde con la escritora irlandesa Constance Lloyd había dado lugar a dos hijos, pero se habían distanciado sexualmente desde el nacimiento del segundo. Wilde escribió más tarde en privado que «ella no podía entenderme, y yo estaba aburrido de la vida matrimonial», aunque también reconoció que ella era «maravillosamente leal conmigo». Para entonces, Wilde había iniciado una relación homosexual con Robbie Ross.

Una relación posterior con lord Alfred Douglas acabó llevando a Wilde al banquillo de los acusados, donde fue salvajemente interrogado por Edward Carson, que más tarde se convertiría en la principal voz disidente contra la autonomía de Irlanda. Ambos se habían graduado en el Trinity College y eran dublineses, aunque Wilde comentó con ironía sobre el informe de Carson que «sin duda realizará su tarea con toda la amargura añadida de un viejo amigo». La historia recuerda a Carson como el hombre que dividió a Irlanda, pero también fue la perdición de Wilde. El imperio de la ley significó menos para Carson unos pocos años después, cuando amenazó con derramar sangre contra la aprobación de la Home Rule.

El encarcelamiento, desde mayo de 1895 hasta 1897, produjo la obra más conmovedora y reflexiva de Wilde, la carta De Profundis. Es una obra que capta la profunda angustia mental del encarcelamiento y la ruptura de la propia individualidad, pero también contiene un sentido de desafío: «Cuando me metieron en la cárcel por primera vez, algunas personas me aconsejaron que intentara olvidar quién era. Fue un consejo ruinoso. Solo al darme cuenta de lo que soy he encontrado algún tipo de consuelo».

Al salir de la cárcel, Wilde —que vivía bajo el nombre de Sebastian Melmoth— vivió sus últimos años en el exilio en Francia. Su fiel amigo y antiguo amante, Ross, se encargaría de seguir publicando sus obras, incluyendo una edición de El alma del hombre bajo el socialismo en 1912. Ross también encargó al escultor Jacob Epstein la tumba de Wilde en el cementerio de Père Lachaise. Se ha escrito mucho sobre la obra de Epstein, condenada por indecente; la policía francesa insistió en que se cubriera, ya que los genitales del ángel «ofendían la sensibilidad» de algunos en la política municipal parisina. ¿Pero qué hay de la inscripción en el monumento?

And alien tears will fill for him

Pity’s long-broken urn,

For his mourners will be outcast men,

And outcasts always mourn.

Y lágrimas ajenas llenarán por él

La urna de la piedad, rota hace mucho tiempo,

Porque sus dolientes serán hombres marginados,

Y los marginados siempre lloran.

Con el paso del tiempo, Wilde ya no será deshonrado ni llorado. En la Irlanda de fines del siglo XX se convirtió en una figura inspiradora para una generación de activistas irlandeses por los derechos de los homosexuales, desafiando la idea —como señaló el escritor Declan Kiberd, algunas «almas esencialistas» lo vieron— de que «se puede ser gay o se puede ser irlandés, pero no se puede ser ambas cosas a la vez».  Para la memoria popular, Wilde existe como el gran satírico de su época, pero fue un escritor para todas las edades, y todavía hay mucho que reflexionar en su obra sobre la sociedad tal como es y como podría ser.

Cierre

Archivado como

Publicado en Artículos, Cultura, Historia, homeIzq, Irlanda and Políticas

       Suscribirse

Jacobin es una voz destacada de la izquierda que ofrece un punto de vista socialista sobre política, economía y cultura.


EN ARGENTINA

ARS$2300

1 Año : 4 Números
Suscripción Impresa + Digital

EN EL RESTO DEL MUNDO

US$ 12

1 Año : 4 Números
Suscripción Digital

J

¿Puede funcionar el socialismo?
Por supuesto que sí.

JOSEPH SCHUMPETER

Ingresa tu mail para recibir nuestro newsletter

Jacobin Logo Cierre

Suscribiéndote a nuestro boletín recibirás las últimas novedades de Jacobin.