Press "Enter" to skip to content
Manifestantes del Frente Amplio. (Foto: Edgardo Araya)

Una elección histórica para el socialismo costarricense

El Partido Frente Amplio obtuvo seis escaños en las elecciones legislativas de Costa Rica, un dato alentador para el noveno país más desigual del mundo.

El pasado 6 de febrero el Partido Frente Amplio ganó seis escaños para la próxima Asamblea Legislativa de Costa Rica. La nueva fracción comenzará a legislar a partir del 1 de mayo de 2022 y se convertirá en la bancada legislativa más joven de la historia costarricense. La nueva agrupación cuenta con paridad de género y llegó al Congreso a través de una campaña con retórica feminista, ecologista y socialista.

Luego de haber conseguido tan solo un escaño en la elección anterior, ahora el Frente Amplio llevará al Congreso a la politóloga Priscilla Vindas, de 27 años, a la economista Sofía Guillén, de 29 años, al educador Ariel Robles, de 30 años, al sociólogo Antonio Ortega, de 32 años, al economista Jonathan Acuña, de 32 años y a la filósofa Rocío Alfaro, de 49 años.

Entre sus propuestas durante la campaña electoral destacaron la necesidad de impulsar una renta mínima, garantizar viviendas accesibles, el diseño de impuestos progresivos, el reconocimiento legal de la relación laboral entre repartidores y choferes de plataformas digitales, la creación de empleos verdes para luchar contra la crisis climática, la implementación de un bono digital educativo, el combate de la corrupción y el urgente freno a las políticas de austeridad neoliberales. Además, la coalición promueve la legalización del cannabis recreativo y el aborto legal, seguro y gratuito.

El día de la votación, el grupo de congresistas recién electos y electas celebraron sus victorias con mensajes desde sus redes sociales. «Esta curul es por todas las mujeres jóvenes, niñas, adultas mayores, trans, migrantes, bisexuales, lesbianas, racializadas, con discapacidad…» afirmó Priscilla Vindas. «Seremos un muro contra la corrupción y contra el desmantelamiento del estado social de derecho», fueron las palabras de Sofía Guillén. «Tendremos un pie en las calles y comunidades, y otro en el parlamento», expresó Ariel Robles. «Mientras haya quienes quieren un mundo más justo y solidario, hay esperanza», dijo Jonathan Acuña. «Las juventudes vamos a derrotar más temprano que tarde a la corrupción, al machismo, al neofascismo y a la injusticia social», escribió Antonio Ortega. «Defenderemos los derechos, la vida y la dignidad de todas las mujeres», se pronunció Rocío Alfaro.

El positivo resultado para el partido de izquierda centroamericano se debe en parte a la figura de José María Villalta, quien fue el candidato presidencial. Villalta fue diputado en dos ocasiones y ya había sido candidato presidencial en 2014. El abogado y ambientalista presentó su candidatura bajo el lema «Hay esperanza», pero a pesar de su inspiradora campaña los resultados no fueron suficientes para ser electo presidente. No obstante, su excelente labor legislativa y su liderazgo resultaron esenciales para que el Frente Amplio consiguiera aumentar sus escaños de uno a seis.

Ahora Costa Rica avanza hacia un balotaje polémico y amargo para los sectores progresistas. La segunda ronda presidencial, a realizarse el próximo 3 de abril, enfrentará a José María Figueres, un expresidente acusado de corrupción que se fugó del país para no rendir cuentas ante la justicia, y a Rodrigo Chaves, un exministro de Hacienda que fue sancionado por acoso sexual en el Banco Mundial durante su tiempo como funcionario de esa organización. Ambas candidaturas representan la continuidad de un mismo modelo neoliberal, sexista y excluyente.

En la actualidad, Costa Rica es el noveno país más desigual del mundo y el de mayor desigualdad de ingreso en la OCDE. Su nivel de pobreza alcanza a un 23% de los hogares, y el de pobreza extrema, a un 6,3%. También es el tercer país con más violencia de género y tiene la tasa de desempleo juvenil más alta de la OCDE.

El escenario socioeconómico no es alentador para el país centroamericano, y es por eso que las juventudes costarricenses han ido acercándose a la idea de que el socialismo no es el sistema ineficiente y autoritario que nos enseñaron en la escuela. Ante un sistema económico que no garantiza empleo, vivienda ni pensiones, y ante la amenaza existencial del cambio climático, las juventudes no encuentran razones para continuar defendiendo el neoliberalismo capitalista, y optan cada vez en mayor grado por representantes socialistas en el parlamento.

La bancada del Frente Amplio tendrá la responsabilidad de legislar a la altura de las expectativas de sus votantes, quienes depositaron en las urnas sus esperanzas por una Costa Rica más justa y solidaria. Mientras, la militancia del partido tiene la responsabilidad de consolidar y ampliar sus bases. El apoyo del Frente Amplio se encuentra ahora ubicado fundamentalmente en la Gran Área Metropolitana, con poca llegada a la periferia del país. El partido ha perdido su base más comunitaria, relacionada con la política de los territorios, y ahora su apoyo viene de personas jóvenes, con estudios universitarios, residentes en los centros urbanos. 

A pesar de que su base de apoyo actual no es despreciable, resulta insuficiente para consolidar mayores victorias en el futuro. Si la militancia frenteamplista pretende ampliar sus bases, requerirá realizar ayuda mutua y crear redes de solidaridad en los barrios y comunidades de todo el país. Además necesitará construir instituciones de clase trabajadora, como nuevos sindicatos y cooperativas de autogestión que puedan convertirse en bases sólidas de apoyo electoral. 

El futuro de Costa Rica augura tiempos de lucha y resistencia ante los nuevos autoritarismos que se fortalecen en la región Centroamericana. Nunca antes la democracia costarricense había estado tan en peligro como ahora. Pero la lucha por la justicia social continúa. El Frente Amplio ha sembrado una semilla de esperanza en la sociedad y su nueva bancada representa los ideales revolucionarios del socialismo a la tica, la tradición política que conquistó las grandes reformas del siglo XX y que más temprano que tarde, conquistará las grandes reformas radicales de la actualidad. 

Cierre

Archivado como

Publicado en Artículos, Costa Rica, Elecciones, homeCentro, homeIzq and Política

       Suscribirse

Jacobin es una voz destacada de la izquierda que ofrece un punto de vista socialista sobre política, economía y cultura.


EN ARGENTINA

ARS$2300

1 Año : 4 Números
Suscripción Impresa + Digital

EN EL RESTO DEL MUNDO

US$ 12

1 Año : 4 Números
Suscripción Digital

J

Todas las pesadillas llegaron hoy/
y parece que están aquí para quedarse.

DAVID BOWIE

Ingresa tu mail para recibir nuestro newsletter

Jacobin Logo Cierre