Press "Enter" to skip to content
Los bomberos intentan apagar un incendio forestal mientras las llamas se extienden por una carretera, el 5 de agosto de 2021 en el norte de Atenas, Grecia. (Milos Bicanski / Getty Images)

Solo el anticapitalismo puede salvar al planeta

El último informe del IPCC expone los devastadores efectos del cambio climático que están a la vuelta de la esquina. Ese proceso no se puede detener con medias tintas: la única manera de evitar el desastre es cambiar el sistema.

Hace tres o cuatro años, un informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) tan impactante como el publicado esta semana podría haber dominado la agenda informativa. Con sus afirmaciones de que muchos de los impactos del calentamiento global son ya irreversibles, está a la altura de los grandes informes de 2018 que advierten de que solo quedan doce años para salvar el planeta y de la amenaza de una «Hothouse Earth».

En cambio, en 2022, el último informe del IPCC queda comprensiblemente ahogado en el ciclo de noticias por la guerra en Ucrania y la crisis del coste de la vida. Además, después de varios años en los que grupos como Extinction Rebellion han «dado la voz de alarma», las aterradoras realidades y las futuras amenazas del cambio climático detalladas pueden dejar de tener el mismo factor de conmoción.

Se trata de la segunda entrega del sexto informe de evaluación del IPCC. El primero, publicado en agosto, actualizaba «las bases científicas físicas» del cambio climático. El segundo detalla los impactos climáticos, las posibilidades de adaptación y los niveles de vulnerabilidad. La conclusión principal es que la situación ya es muy mala y va a empeorar mucho.

Como en otros informes de este tipo, el tema sigue siendo que cuanto más investigan los científicos, más descubren que los impactos climáticos parecen ser más duros y llegar más rápido de lo que se predijo en un principio. En muchos sentidos, se trata de que la ciencia se ponga al día con lo que muchos ya sabían. Durante años se ha advertido de que la ciencia del clima es conservadora en sus evaluaciones: el diario The Guardian informó que Madeleine Diouf Sarr, presidenta senegalesa del Grupo de Países Menos Adelantados, dijo: «He leído este informe con mucho miedo y tristeza, pero no con sorpresa».

De los fenómenos meteorológicos extremos que estamos acostumbrados a enumerar en relación con el calentamiento global —olas de calor, sequías, incendios forestales, inundaciones, tormentas— muchos son ya irreversibles. El aumento del nivel del mar garantiza la existencia de algunas islas pequeñas. También es seguro que las infraestructuras económicas clave resultarán dañadas. Muchos puertos y regiones costeras se verán muy afectados en los próximos años. En lo que queda de siglo, entre 7,9 y 12,7 billones de dólares en activos mundiales y más de mil millones de personas estarán en riesgo en las llanuras costeras inundables.

El informe señala además que con 1,7 y 1,8 ºC de calentamiento, la mitad de la población humana total estará expuesta a un calor y una humedad que pondrán en peligro su vida. Como es de esperar, las personas y los países que menos han contribuido a las emisiones mundiales son los que experimentarán primero y peor los impactos climáticos. Con un calentamiento de 1,6 ºC, el 8% de las tierras de cultivo no serán utilizables. Esto conducirá a una mayor inseguridad alimentaria, pobreza y retraso en el crecimiento en el Sur Global. La lista de impactos actuales y futuros podría continuar.

En medio de todo lo demás, estas duras advertencias no inspiraron la respuesta de Boris Johnson o Keir Starmer en el Reino Unido, o de Joe Biden en Estados Unidos. Eso se dejó en manos de sus sustitutos designados para el clima. John Kerry, Enviado Presidencial Especial para el Clima de EE.UU., dijo que el informe «pinta un panorama terrible» y describe «los terribles riesgos para nuestro planeta si seguimos ignorando la ciencia». Alok Sharma, presidente del gobierno tory en la COP26, dijo: «Los países tienen que actuar ya».

La publicación de estos informes se ha convertido en una oportunidad ritual para que los representantes de la clase dirigente refuercen su reputación ecológica sin hacer nada. Se nos trata con condescendencia con palabras solemnes sobre las amenazas a las que nos enfrentamos, llamadas hipócritas a la «acción» y proclamas poco convincentes sobre la necesidad de «esperanza». Estas palabras huecas provienen de individuos con un poder gubernamental desproporcionado para dejar de ignorar la ciencia y tomar las medidas necesarias. Son quienes aplauden los objetivos de cero neto (como los del Reino Unido) que garantizan la muerte masiva. Son de los gobiernos occidentales que se han negado a proporcionar una financiación adecuada a los países más pobres que luchan por mitigar y adaptarse. El propio informe del IPCC declara que la disponibilidad de dicha financiación es insuficiente. Los Estados Unidos se opusieron a la inclusión en el informe de la expresión «pérdidas y daños» porque creen que les hace responsables de las compensaciones financieras internacionales.

Con unos niveles de inversión escasos, una relación acogedora con la industria de los combustibles fósiles y una dependencia de los mercados, estos «líderes» demuestran que su principal preocupación no es evitar la catástrofe climática, sino mantener la rentabilidad del statu quo. Ed Miliband, el secretario laborista de Clima y Red Cero, fue más audaz en su respuesta al informe, tuiteando: «Seguir como hasta ahora significa una catástrofe en un mundo que se calienta rápidamente». Tiene razón. Pero, ¿los laboristas o cualquier otro partido importante se toman realmente en serio lo que significaría dejar de hacer lo mismo?

El informe del IPCC advierte que queda poco tiempo para evitar lo peor de la crisis. La cuestión del tiempo es crucial, pero también lo son las cuestiones de poder, a menudo descuidadas. Poco importa la rapidez con la que intentemos «actuar» si permanecemos dentro de un sistema económico que presenta barreras estructurales tanto para la mitigación como para la adaptación.

El afán de lucro del capitalismo ha hecho imposible la transición de los combustibles fósiles a la energía limpia en el plazo necesario. Los costes hundidos de los inversores privados en infraestructuras contaminantes crean un incentivo para seguir extrayendo. La clase política ha sido decididamente capturada por el capital. El cambio climático es una crisis totalmente creada por el capitalismo pero, a diferencia de las crisis financieras del siglo pasado, no es capaz de resolverla por sí mismo.

Por si no fuera ya evidente, la combinación de palabras tibias y la persistente inacción de los últimos años subraya que la actual élite política no va a hacer lo necesario para resolver la crisis. En su lugar, necesitamos un movimiento de masas que tome la transformación en sus manos. Debemos reconocer las raíces del cambio climático en la imposición global de los mercados capitalistas a través del colonialismo. El informe del IPCC reconoce de alguna manera que el cambio climático está vinculado a otros problemas sociales, pero debemos ir más allá de la simple comprensión de la «interconexión» y adoptar un rechazo del capitalismo en su conjunto. Esto no significa que tengamos que esperar a una suplantación total del sistema para descarbonizarnos, pero sí que la justicia climática llegará a través de transformaciones socialistas del statu quo.

Si algo deja claro este último informe es la importancia de la solidaridad internacional. Nuestra solidaridad no puede permitirse el lujo de ser solo defensiva frente a las tragedias que ocurren. Debe ser proactiva, buscando construir un nuevo acuerdo global que vuelva a empoderar al Sur Global y desempodere al capital en favor del trabajo. Debemos crear una nueva economía política global que estructure nuestra dependencia de los recursos contaminantes e incentive la cooperación y la justicia ecológica. Debemos rechazar un falso internacionalismo de intervención militar y ayuda selectiva en favor de un internacionalismo socialista de igualdad, justicia y transformación colectiva.

Cierre

Archivado como

Publicado en Ambiente, Artículos, homeCentro3 and Política

       Suscribirse

Jacobin es una voz destacada de la izquierda que ofrece un punto de vista socialista sobre política, economía y cultura.


EN ARGENTINA

ARS$2300

1 Año : 4 Números
Suscripción Impresa + Digital

EN EL RESTO DEL MUNDO

US$ 12

1 Año : 4 Números
Suscripción Digital

J

Todas las pesadillas llegaron hoy/
y parece que están aquí para quedarse.

DAVID BOWIE

Ingresa tu mail para recibir nuestro newsletter

Jacobin Logo Cierre