Press "Enter" to skip to content
Aviones militares estadounidenses vuelan frente a la costa de Okinawa el 7 de enero de 2022. (Stephen Pulter / Comando Indo-Pacífico de EE.UU.)

El militarismo japonés pone a Okinawa en la línea de fuego

Los habitantes de Okinawa llevan mucho tiempo haciendo campaña contra las enormes bases militares estadounidenses que dominan su isla. Pero el Estado japonés sigue adelante con la construcción de una nueva base en contra de su voluntad.

El 23 de enero, los votantes acudieron a las urnas en la ciudad de Nago, situada en el norte de Okinawa (Japón). El titular, Toguchi Taketoyo, apoyado por el conservador Partido Liberal Democrático (PLD) en el poder, derrotó a su contrincante Kishimoto Yohei por 57,5% a 42,5%. El resultado reflejó el estado de ánimo de impotencia en Okinawa que el Estado japonés ha cultivado durante décadas de obstinación y políticas prepotentes.

A una hora en coche de la capital de Okinawa, Naha, y con una población de sesenta y un mil habitantes, Nago puede no ser una ciudad japonesa especialmente grande o importante. Sin embargo, estas elecciones han cobrado especial relevancia, porque la ciudad alberga una importante base militar que las autoridades japonesas están construyendo para el Cuerpo de Marines de Estados Unidos. Las contradicciones del Estado japonés y sus relaciones con Estados Unidos son más evidentes en un espacio periférico como Nago.

Okinawa, que está más cerca de Shangai que de Tokio, no se incorporó directamente al Estado japonés sino hasta finales del siglo XIX como Prefectura de Okinawa, anulando el largamente establecido Reino de Ryukyu. La isla fue el escenario de algunos de los combates más sangrientos entre Japón y Estados Unidos en la Guerra del Pacífico. Su situación geográfica y su papel como centro militar estadounidense significan que estaría en primera línea de cualquier enfrentamiento entre China y Estados Unidos.

El peligro de verse envuelto en un conflicto, combinado con el acaparamiento de tierras de las bases militares extranjeras y los numerosos abusos cometidos por los soldados estadounidenses, han avivado una apasionada oposición a la presencia estadounidense. Sin embargo, las autoridades de Tokio han frustrado repetidamente los esfuerzos por cerrar y devolver las bases, comprometidas como están con un papel de Estado cliente de Washington en la región.

Una base como ninguna otra

La Estación Aérea del Cuerpo de Marines de Futenma es una de las cerca de ochocientas bases estadounidenses en todo el mundo. Un grupo de esas bases ha ocupado alrededor de una cuarta parte del terreno de la prefectura en la isla de Okinawa desde 1945. Futenma se asienta en 480 hectáreas de terreno privilegiado en el centro del municipio de Ginowan, cerca de Naha.

El Estado japonés cubre la mayor parte de los costes de mantenimiento de bases como Futenma, por lo que a Estados Unidos le resulta más barato estacionar sus fuerzas allí que mantenerlas en suelo nacional. Washington ha desplegado unidades con base en Okinawa a su antojo en todas partes, desde Corea y Vietnam en los años 50 y 60 hasta Irak en las últimas décadas.

En 1995, el secuestro y la violación de una colegiala de Okinawa por parte de tres militares estadounidenses puso en peligro todo el sistema de bases en la isla. Un artículo de 1996 para la Brookings Institution describía la situación de entonces:

Okinawa, la prefectura más pequeña y pobre de Japón, alberga cerca de tres cuartas partes de las instalaciones militares estadounidenses y dos tercios de las 45 000 tropas estadounidenses en Japón. Aproximadamente 20 000 de los 29 000 soldados de Okinawa son marines. Los disparos de artillería, los vuelos rasantes y otros ejercicios militares perturban la vida cotidiana de los okinawenses, al igual que los miles de crímenes cometidos por los soldados estadounidenses desde 1972, cuando Estados Unidos devolvió oficialmente Okinawa a Japón tras 27 años de ocupación.

Parecía esencial que los gobiernos de Estados Unidos y Japón prometieran la devolución de algunos terrenos de la base para calmar la ola de ira en la isla y mantener la hegemonía estadounidense a largo plazo.

En abril de 1996, el primer ministro japonés Hashimoto Ryutaro y el embajador estadounidense Walter Mondale anunciaron que la base de Futenma volvería a estar bajo control japonés «en un plazo de cinco a siete años». Recuerdo bien mi asombro al escuchar esta noticia en aquel momento. Parecía demasiado buena para ser verdad, como de hecho resultó ser.

Promesas rotas

La reversión dependía de la construcción de una instalación sustitutiva. Esa instalación tendría que estar en Okinawa, en un lugar llamado Henoko, en la bahía de Oura, que resultaba estar dentro de los límites de la ciudad de Nago.

Los planes iniciales describían tímidamente la nueva base como un helipuerto, pero sus dimensiones crecían y crecían, con una monstruosa estructura de doble pista de 1800 metros que sobresalía diez metros por encima del mar circundante y que ahora empezaba a tomar forma lentamente. Henoko también contaría con un puerto de aguas profundas y un almacén de artillería, lo que la haría mucho más grande y multifuncional que la problemática base de Futenma a la que debía sustituir.

La insistencia del gobierno japonés en la construcción de dicha instalación, frente a la fuerte oposición de Okinawa a nivel de prefectura, ciudad y pueblo, ha sido un punto de inflamación recurrente en la política japonesa. La única ocasión en la que los funcionarios electos de la ciudad de Nago consintieron la construcción de la base fue en 1999. El alcalde de entonces, Kishimoto Tateo, cuyo hijo Kishimoto Yohei fue el candidato que no tuvo éxito este año, aceptó una fórmula muy restringida para una instalación conjunta de EE.UU. y Japón, no una base exclusivamente estadounidense, con una vida útil limitada a quince años, y regida por las más estrictas normas medioambientales.

Las autoridades japonesas nunca elaboraron ningún plan de este tipo, y mucho menos lo pusieron en práctica. El único gobernador de la prefectura que dio su consentimiento, Nakaima Hirokazu, en diciembre de 2013, revirtió su propia promesa electoral de hacerlo. Dejó claro que entendía que Futenma debía volver a estar bajo control japonés en un plazo de quince años, es decir, en 2028.

El gobierno nacional tampoco se tomó nunca en serio ese plazo. Hoy en día, Futenma sigue en funcionamiento, y la última fecha estimada para su reversión y la apertura de Henoko es alrededor de 2040, un total de treinta y cinco años después de los «cinco a siete años» que se prometieron en 1998 y doce después de la fecha acordada en 2013.

Cuando los habitantes de Okinawa, especialmente los de la ciudad de Nago, han tenido la oportunidad de expresar sus opiniones, han dejado clara su oposición a cualquier nueva base, desde el plebiscito de Nago de 1997 (54% de oposición) hasta la encuesta de opinión de la prefectura de 2019 (70% de oposición), pasando por las encuestas realizadas en vísperas de las elecciones de 2022 (62% de oposición). Justo antes de las elecciones de 2022, a pesar de décadas de insistencia decidida del gobierno en que las obras seguirían adelante, el periódico Asahi Shimbun solo encontró un 24% de los habitantes de Nago a favor de la construcción.

Alimentando la desesperanza

No podemos considerar las elecciones de 2022 como una declaración del sentimiento de Nago sobre el proyecto Henoko porque enfrentaron a un candidato, Kishimoto, que adoptó una postura decididamente contraria a la base, contra otro, Toguchi, que se negó a expresar ninguna opinión sobre el asunto. Las dos victorias electorales de Toguchi en 2018 y 2022 fueron la culminación de décadas de engatusamiento, intimidación y engaño del gobierno nacional.

En 2022, Toguchi declaró que la base era un asunto exclusivo del gobierno nacional y de la prefectura, y limitó su campaña a las «zanahorias» que ofrecía Tokio en forma de mejores servicios para la ciudad, como guarderías, almuerzos escolares y atención médica gratuita para los niños. Nunca reconoció que estos eran el «quid» del Estado por el «quo» de la ciudad, su cooperación silenciosa con la base.

Desde el principio, el gobierno nacional no se tomó en serio los distintos acuerdos de reversión, desde el anuncio de Mondale-Hashimoto de 1996 hasta el compromiso de Nakaima de 2013. Ambos establecían plazos que hace tiempo que han pasado. Los okinawenses han aprendido que su gobierno nacional no es de fiar. Su experiencia es la de un Japón que niega sistemáticamente la democracia y los derechos humanos de los okinawenses.

Lo que el gobierno nacional se esfuerza por cultivar en Nago no es la ciudadanía democrática y la soberanía, sino un estado de ánimo de akirame o desesperanza. ¿Por qué molestarse en votar cuando se sabe que el gobierno no prestará atención? La tasa de voto del 68% en 2022 fue la más baja registrada, un 8,6% por debajo de la cifra de 2018. Podemos entenderlo, al menos en parte, como una expresión de esa desesperanza.

Los activistas que se oponen a la base entienden este estado de ánimo de desesperanza no como algo relacionado con la construcción de la base en sí, sino más bien como un sentimiento de desesperación con la idea de llegar a persuadir al gobierno para que cambie de rumbo a través de las urnas. Lo máximo que los ciudadanos de Nago pueden esperar obtener de las elecciones es un beneficio económico, no la cancelación de la base. Por ello, su voto a los candidatos conservadores tiene cierto sentido en el marco de un sistema antidemocrático y fuertemente ponderado.

Desmilitarizar Okinawa

El gobierno del PLD en Tokio saludó la victoria de Toguchi como una luz verde para la recuperación y construcción de la base. Sin embargo, no está nada claro si la base se construirá o podrá construirse. El lugar es especialmente inadecuado para cualquier construcción de gran envergadura debido a que el suelo marino es blando como la mayonesa, y cuenta además con dos fallas que cruzan la bahía.

Además, a pesar del resultado de las elecciones, la oposición de Okinawa ha declarado su intención de persistir en las protestas in situ y en las acciones judiciales. En 2021, cuando el gobierno nacional pidió al gobernador de la prefectura, Tamaki Denny, que accediera a un importante rediseño del diseño de reclamación y construcción, Tamaki se negó rotundamente a dar su consentimiento. Okinawa, dijo, no cooperaría.

Cincuenta años después de la supuesta reversión de Okinawa del control estadounidense al japonés, gran parte de ella, incluida Futenma, sigue en manos de EE. UU., cada vez más sujeta a la agenda de Washington y su preparación de una nueva guerra contra China. Si se construye la base de Henoko, que se inaugurará en torno a 2040, Japón se verá abocado a la subordinación a Estados Unidos en su flanco oriental y a la hostilidad hacia su gigantesco e indispensable vecino del oeste durante las próximas décadas.

Un Japón así podría convertirse en la tercera potencia militar del mundo si el gobierno sigue adelante con los planes actuales de duplicar el gasto militar. Sin embargo, es poco probable que eso proporcione paz o seguridad al pueblo japonés.

Cuando la campaña electoral de Nago se acercaba a su punto álgido, una enorme armada estadounidense-japonesa de diez buques de guerra, entre los que se encontraban dos portaviones estadounidenses (el Carl Vinson y el Abraham Lincoln) y el destructor de helicópteros japonés Hyuga, maniobraba amenazadoramente en las aguas del Mar de China Oriental, entre Okinawa y Taiwán. La perspectiva de un yuji (contingencia) en Taiwán se hace cada vez más plausible. Si esa perspectiva se materializa, Okinawa podría anticipar una devastación similar a la que sufrió en 1945.

Durante aproximadamente quinientos años, entre los siglos XIV y XIX, Okinawa, en tanto Reino de Ryukyu, disfrutó de relaciones estrechas y más o menos amistosas con el Japón continental, la propia China y los reinos del sudeste asiático. Desmilitarizada, no amenazaba a nadie ni se enfrentaba a ninguna amenaza. Hoy en día, la seguridad de la isla estaría mucho mejor servida si se siguiera la agenda del desarme y la cooperación regional en lugar de la del militarismo estadounidense y japonés.

Cierre

Archivado como

Publicado en Artículos, Guerra, homeIzq, Imperialismo and Japón

       Suscribirse

Jacobin es una voz destacada de la izquierda que ofrece un punto de vista socialista sobre política, economía y cultura.


EN ARGENTINA

ARS$2300

1 Año : 4 Números
Suscripción Impresa + Digital

EN EL RESTO DEL MUNDO

US$ 12

1 Año : 4 Números
Suscripción Digital

J

Todas las pesadillas llegaron hoy/
y parece que están aquí para quedarse.

DAVID BOWIE

Ingresa tu mail para recibir nuestro newsletter

Jacobin Logo Cierre

Suscribiéndote a nuestro boletín recibirás las últimas novedades de Jacobin.