Press "Enter" to skip to content
El discurso de Vladimir Putin del 21 de febrero fue el preludio de la invasión rusa a gran escala de Ucrania. (ALEXEY NIKOLSKY/Sputnik/AFP vía Getty Images)

Las fantasías antibolcheviques de Putin podrían ser su perdición

Antes de lanzar su invasión de Ucrania, Vladimir Putin afirmó que el país que ahora ataca es una creación bolchevique. Su visión mítica de la historia se inspira en el más oscuro imperialismo zarista.

El discurso de Vladimir Putin del 21 de febrero pasará a la historia por las razones más ominosas. Al anunciar el reconocimiento de las autodenominadas Repúblicas Populares de Donetsk y Luhansk, su discurso fue además el preludio de la invasión rusa a gran escala de Ucrania que se produjo el jueves. En el discurso, Putin ofreció todo tipo de resentimiento nacionalista y gran ruso. Aquí nos centraremos sólo en un aspecto importante: su digresión histórica sobre la creación de Ucrania, y las posibles consecuencias que esta digresión podría tener.

Según Putin, Ucrania era “para nosotros” (afirmó hablar en nombre del pueblo ruso), “no sólo un país vecino”, sino “una parte integral de nuestra propia historia, cultura y espacio espiritual”. Son nuestros amigos, nuestros parientes; no sólo colegas, amigos y antiguos compañeros de trabajo, sino también nuestros parientes y familiares cercanos”. La Ucrania moderna, sin embargo, fue creada en su totalidad por la Rusia bolchevique y comunista “después del golpe de octubre”, como Putin llamó a la revolución bolchevique de 1917. En el momento de su mayor debilidad, dijo Putin, Vladimir Lenin “satisfizo todas las demandas, todos los deseos de los nacionalistas dentro del país”.

Pero, insistió, “en términos del destino histórico de Rusia y sus pueblos, los principios leninistas de construcción del Estado no sólo fueron un error, sino algo mucho peor que un error”. Putin se refería aquí al derecho de autodeterminación que los bolcheviques proclamaron para las naciones del Imperio Ruso, hasta el derecho de secesión. Con el colapso de la URSS, dijo Putin, los gobiernos ucranianos empezaron “a construir su estado sobre la negación de todo lo que nos une, intentaron distorsionar la conciencia y la memoria histórica de millones de personas, de generaciones enteras que viven en Ucrania”. Pero además alegó que Ucrania no tiene esencialmente una tradición estable de auténtica estatalidad. Es más, desde 2014, dijo, Ucrania ha estado bajo el protectorado político y económico de Occidente y ha sido “reducida al nivel de una colonia con un régimen títere.” Sostuvo constantemente que Ucrania era una entidad sin tradición que se había separado arbitrariamente de Rusia. Pero la realidad era y es diferente.

Autodeterminación

Es cierto que durante siglos Ucrania perteneció a varios estados: al Reino de Polonia-Lituania, al Imperio Ruso, en parte a la monarquía de los Habsburgo, a la Unión Soviética y, hasta 1939, en su mitad occidental, también a la República de Polonia. En 1945, con la incorporación de los Cárpatos-Ucrania, hasta entonces checoslovacos, el país perteneció por primera vez por completo a la Unión Soviética.

Sin embargo, en marzo de 1917 se creó una república ucraniana con el historiador Mykhailo Hrushevsky como presidente. La Rada (parlamento) exigía su autonomía dentro de una Rusia federal. Tras la Revolución de Octubre, la Rada declaró entonces a Ucrania república popular, y en las elecciones los partidos no bolcheviques obtuvieron la mayoría. Dos levantamientos bolcheviques a finales de 1917 y principios de 1918 acabaron con la toma de Kiev, pero las tropas de la República Popular, apoyadas por los ejércitos alemán y austriaco, reconquistaron la ciudad en marzo de 1918. Mientras tanto, la República Popular había concluido el 9 de febrero la llamada “Paz del Pan” con las Potencias Centrales, que aseguraba el suministro de grano ucraniano a Alemania y Austria-Hungría. La Rusia bolchevique tuvo que aceptar los resultados de esta separación -la pérdida de Ucrania- en el posterior Tratado de Paz de Brest-Litovsk.

En abril de 1918, las potencias centrales disolvieron la Rada e instalaron al general Pavlo Skoropadsky como jefe de Estado. Éste fue destituido en diciembre y se restauró la República Popular no bolchevique. Los bolcheviques no se conformaron con esto: tras el colapso de las potencias centrales, lanzaron una ofensiva militar y capturaron Kiev en enero de 1919 y todo el este de Ucrania a principios de 1920. La guerra estuvo marcada por las masacres antijudías -la mayor oleada de exterminios antes de Auschwitz- en las que las fuerzas antibolcheviques fueron, con mucho, las principales responsables (los pogromistas bolcheviques fueron fusilados por orden del comisario del pueblo León Trotski). Ucrania occidental también se declaró república popular, en 1918, para unirse a la república oriental. Sin embargo, estuvo ocupada por Polonia hasta la partición del Estado polaco entre Alemania y la URSS en septiembre de 1939.

El breve período de estatalidad no debe ocultar el hecho de que ya en el siglo XIX existía una conciencia nacional ucraniana moderna que luchaba por la independencia, hecho que Putin omitió por completo. El ucraniano, devaluado por algunos rusos como dialecto campesino, se convirtió en una lengua literaria gracias a escritores como Ivan Kotlyarevsky y, más tarde, Taras Shevchenko. Este proceso fue impulsado por historiadores como Mykola Kostomarov y Volodymyr Antonovich, pero sobre todo por el alumno de este último, Hrushevsky. Este último examinó en muchas obras la cultura independiente del pueblo ucraniano, cuyos logros, a pesar de los fuertes puntos de contacto, no formaban parte automáticamente de la cultura rusa. Aunque Hrushevsky fue considerado un historiador “burgués” en la Unión Soviética (murió en Kiev en 1934), pudo seguir investigando. Sus resultados aparecieron en publicaciones de historiadores de la Ucrania soviética y de emigrantes ucranianos en Occidente.

Los historiadores Omeljan Pritsak e Ivan Rudnytsky crearon instituciones de investigación de renombre mundial sobre la historia y la cultura ucranianas en Harvard y en la Universidad de Alberta, en Edmonton (Canadá). Desde 1991, estas instituciones trabajan en colaboración con colegas ucranianos para desmantelar los restos de la imagen histórica estalinista. Restaurar esta misma imagen (pero sin su blanqueo pseudocomunista) es uno de los objetivos de Vladimir Putin y sus partidarios.

Descomunización

“¿Quieren la des-comunización?”, preguntó Putin, citando la demolición de los monumentos a Lenin en Ucrania. “Nos parece muy bien. Pero no debemos, como se dice, quedarnos a mitad de camino. Estamos dispuestos a mostrarles lo que significa la verdadera des-comunización para Ucrania”. El internacionalismo de Lenin y el chovinismo de la Gran Rusia de Putin son, en efecto, incompatibles.

Todo esto debería mostrar a los socialistas en particular que el hombre que gobierna el Kremlin es su amargo enemigo. Esto es cierto independientemente de todos los crímenes de Occidente. El gobierno de Putin tiene toda la responsabilidad de la guerra actual, retomando los deseos imperiales de la Rusia zarista, que José Stalin retomó tras la ruptura con el internacionalismo bolchevique de 1917.

Putin se presenta como el santo patrón de todas las minorías rusas que, según él, están amenazadas por el “genocidio”. Esta mentira histórica puede tener más consecuencias, ya que las minorías rusas también viven en los Estados bálticos. ¿Disuadirá su pertenencia a la OTAN a Rusia de invadirlos, incluso en el caso de que un Donald Trump (reelegido) envíe señales que den vía libre a Putin? Por improbable que parezca, lo que está ocurriendo actualmente sonaba igual de improbable hace tan solo unas semanas.

Tanto más importante es un amplio movimiento internacional por la paz para frenar la actual guerra de Rusia y oponerse a la futura expansión militar. Cualquier persona en Rusia que se atreva a protestar contra la guerra merece el mayor apoyo posible, por pequeñas que sean las posibilidades en la actualidad.

Cierre

Archivado como

Publicado en Artículos, Guerra, Historia, homeIzq, Imperialismo, Rusia and Ucrania

       Suscribirse

Jacobin es una voz destacada de la izquierda que ofrece un punto de vista socialista sobre política, economía y cultura.


EN ARGENTINA

ARS$2300

1 Año : 4 Números
Suscripción Impresa + Digital

EN EL RESTO DEL MUNDO

US$ 12

1 Año : 4 Números
Suscripción Digital

J

Todas las pesadillas llegaron hoy/
y parece que están aquí para quedarse.

DAVID BOWIE

Ingresa tu mail para recibir nuestro newsletter

Jacobin Logo Cierre

Suscribiéndote a nuestro boletín recibirás las últimas novedades de Jacobin.