Press "Enter" to skip to content
Joe Biden y Vladimir Putin en Ginebra, junio de 2021. IMAGO / ITAR-TASS

Biden y Putin juegan con fuego en Ucrania

El actual enfrentamiento entre Ucrania y Rusia es la crisis bélica europea más peligrosa de las últimas décadas. La retórica y la acumulación de armamento corren el riesgo de desencadenar una explosión devastadora.

No es exagerado decir que lo que está ocurriendo actualmente en el corazón del continente europeo es el momento más peligroso de la historia contemporánea, el más cercano a una tercera guerra mundial desde la crisis de los misiles de 1962 en Cuba. Es cierto que ni Moscú ni Washington han insinuado hasta ahora el uso de armas nucleares, aunque no cabe duda de que han puesto sus arsenales en estado de alerta. También es cierto que el nivel de alerta militar en Estados Unidos aún no ha alcanzado las mismas cotas que en 1962. Pero mientras la acumulación militar rusa en las fronteras de Ucrania supera los niveles de concentración de tropas y de fuerzas en una frontera europea presenciados incluso en los momentos más cálidos de la Guerra Fría, la escalada verbal de Occidente contra Rusia ha alcanzado un nivel peligroso, acompañado de gestos y preparativos militares que crean una posibilidad real de conflagración.

Los gobernantes de las grandes potencias están jugando con fuego. Vladimir Putin puede pensar que esto es como mover la reina y la torre en un tablero de ajedrez para obligar al adversario a retirar sus piezas; Joe Biden puede creer que es una oportunidad adecuada para pulir su imagen doméstica e internacional, muy deslucida desde su vergonzoso fracaso en la puesta en escena de la retirada de las fuerzas estadounidenses de Afganistán; y Boris Johnson puede creer que el pretencioso alarde de su gobierno es una forma barata de desviar la atención de sus problemas políticos internos. Sin embargo, el hecho es que los acontecimientos en tales circunstancias adquieren rápidamente su propia dinámica al ritmo de los tambores de guerra, una dinámica que sobrepasa el control de todos los actores individuales y corre el riesgo de desencadenar una explosión que ninguno había previsto originalmente.

La tensión actual entre Rusia y los países occidentales en Europa ha alcanzado un grado que posiblemente no se había visto en el continente desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Los primeros episodios bélicos europeos presenciados desde entonces, las guerras de los Balcanes en la década de 1990, nunca alcanzaron el nivel de tensión y alerta prolongada entre las propias grandes potencias que estamos presenciando hoy. Si estallara una guerra a causa de la tensión actual, aunque en un principio solo se desencadenara en suelo ucraniano, la ubicación central y el gran tamaño de ese país son suficientes para crear un peligro grave e inminente de que el fuego se extienda a otros países europeos fronterizos con Rusia, así como al Cáucaso y a Asia Central.

La causa principal de lo que está ocurriendo hoy está relacionada con una serie de acontecimientos, cuya primera y principal responsabilidad recae en el Estado más poderoso que tuvo la iniciativa, es decir, Estados Unidos. Desde que la Unión Soviética entró en agonía terminal bajo Mijaíl Gorbachov, y aún más bajo el primer presidente de la Rusia postsoviética, Boris Yeltsin, Washington se comportó con Rusia como un vencedor despiadado con un oponente vencido al que quería impedir que volviera a ponerse en pie. Esto se tradujo en la expansión de la OTAN (dominada por Estados Unidos) mediante la inclusión de países que anteriormente habían pertenecido al Pacto de Varsovia (dominado por la URSS), en lugar de disolver la alianza occidental en paralelo con su homóloga oriental. También se tradujo en que Occidente dictara una política económica de «terapia de shock» para la economía burocrática rusa, provocando una enorme crisis socioeconómica.

Estas premisas son las que condujeron al resultado que uno de los asesores más destacados de Gorbachov, Georgi Arbatov —exmiembro del Soviet Supremo y del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética— había advertido hace treinta años. Predijo que las políticas occidentales hacia Rusia conducirían a «una nueva guerra fría» y a la aparición de un gobierno autoritario en Moscú que reviviría la vieja tradición imperial rusa. Esto ha sucedido realmente con el ascenso al poder de Putin, que representa los intereses de los dos bloques más importantes de la economía capitalista rusa (en la que se mezclan el capitalismo de Estado y los intereses privados): el complejo militar-industrial —que en sí mismo emplea a una quinta parte de la mano de obra industrial rusa, además del personal de las fuerzas armadas— y el sector del petróleo y del gas.

El resultado es que, desde que Putin llegó a la presidencia, Rusia ha practicado una política de expansión militar. Esto marca en sí mismo un cambio histórico: después de 1945, la Unión Soviética no desplegó fuerzas de combate fuera de la esfera que había caído bajo su control durante la Segunda Guerra Mundial, hasta que invadió Afganistán a finales de 1979, creando un atolladero que precipitó su agonía. En cuanto a la Rusia de Putin, después de haber recuperado la vitalidad económica gracias al aumento de los precios de los combustibles desde el cambio de siglo, ha intervenido militarmente fuera de sus fronteras con una frecuencia comparable a la de las intervenciones militares de Estados Unidos antes de la derrota en Vietnam, y entre la primera guerra estadounidense contra Irak en 1991 y la ingloriosa salida de ese país veinte años después.

Las intervenciones e invasiones de Rusia ya no se limitan a su «extranjero cercano», es decir, a los países adyacentes a Rusia, dominados por Moscú en los tiempos de la URSS y el Pacto de Varsovia. La Rusia postsoviética ha intervenido militarmente en el Cáucaso, especialmente en Georgia, en Ucrania y, más recientemente, en Kazajistán. Pero también ha estado librando una guerra en Siria desde 2015 e interviniendo bajo una cubierta transparente en Libia, y más recientemente en el África subsahariana.

Así, entre la renovada beligerancia rusa y la continua arrogancia estadounidense, el mundo se encuentra al borde de un desastre que podría acelerar enormemente la aniquilación a la que ya nos dirigimos por la vía de la degradación ambiental. Solo podemos esperar que prevalezca la razón y que las grandes potencias lleguen a un acuerdo que aborde las preocupaciones de seguridad de Rusia y recree las condiciones para una renovada «coexistencia pacífica» que reduzca el calor de la nueva guerra fría y evite que se convierta en una guerra caliente que sería una enorme catástrofe para toda la humanidad.

 

[*] El artículo anterior fue publicado originalmente en Al-Quds al-Arabi.

 

Cierre

Archivado como

Publicado en Artículos, Estados Unidos, Guerra, homeIzq, Imperialismo and Rusia

       Suscribirse

Jacobin es una voz destacada de la izquierda que ofrece un punto de vista socialista sobre política, economía y cultura.


EN ARGENTINA

ARS$2300

1 Año : 4 Números
Suscripción Impresa + Digital

EN EL RESTO DEL MUNDO

US$ 12

1 Año : 4 Números
Suscripción Digital

J

Todas las pesadillas llegaron hoy/
y parece que están aquí para quedarse.

DAVID BOWIE

Ingresa tu mail para recibir nuestro newsletter

Jacobin Logo Cierre