Press "Enter" to skip to content
(Harry Gillen / Unsplash)

Por un fin de semana de tres días

Trabajamos demasiado. Ahora es el momento de cambiar eso: necesitamos una semana laboral de cuatro días y un fin de semana de tres días.

El lanzamiento, la semana pasada, de un programa piloto de cuatro días hábiles en el Reino Unido continúa el impulso que ha ido creciendo a nivel mundial en los últimos años por una semana laboral más corta sin pérdida de salario para los empleados.

El programa piloto del Reino Unido se llevará a cabo durante seis meses, a partir de junio de este año, junto con programas piloto coordinados en Irlanda y Estados Unidos. Estas pruebas se basarán en el principio del modelo 100:80:100: el 100% del salario durante el 80% del tiempo, a cambio de un compromiso de mantener al menos el 100% de la productividad.

Al igual que los muchos empleadores que ya tienen una semana de cuatro días, se espera que las empresas y organizaciones participantes vean los beneficios de un mejor equilibrio entre la vida laboral y la personal para los trabajadores y reconozcan las ganancias de productividad que se ofrecen. También serán recompensados por ser pioneros del movimiento: después de que Atom Bank se convirtiera en el mayor empleador del Reino Unido en implantar una semana de cuatro días en noviembre del año pasado, registró un aumento del 500% en las solicitudes de empleo.

Los programas piloto están siendo organizados por 4 Day Week Global, en colaboración con la Campaña 4 Day Week UK, el destacado think tank Autonomy e investigadores de las universidades de Cambridge, Oxford y Boston College. La evaluación formal de los ensayos será vital para obtener pruebas que puedan servir de base a la futura política gubernamental sobre una semana laboral más corta para toda la sociedad. Al fin y al cabo, el objetivo es que todos los trabajadores se beneficien de una semana laboral reducida, y no solo los que tengan la suerte de trabajar en un sector adecuado y para un empleador con visión de futuro.

Ningún país ha legislado aún la semana de cuatro días, por lo que está claro que estos programas piloto son necesarios. El Reino Unido estuvo a punto de marcar el camino. La promesa de los laboristas en las elecciones de 2019 de reducir la semana laboral a treinta y dos horas en un plazo de diez años fue un hito importante: el primer partido político importante de una nación del G7 que se compromete a una gran reducción de las horas de trabajo formal en los últimos cien años.

Otros países se están acercando. En 2021, Islandia informó de un exitoso ensayo de una semana laboral más corta en su sector público entre 2015 y 2019 que dio como resultado un impulso a la productividad y al bienestar de los trabajadores. Escocia está destinando 10 millones de libras a un ensayo en los próximos meses como parte de su promesa de perseguir una economía del bienestar. España también está diseñando un proyecto piloto de varios años para las empresas interesadas. En Japón, el gobierno recomendó en 2021 que las empresas permitieran a sus trabajadores optar por una semana de cuatro días, y el gigante de la electrónica Panasonic se convirtió recientemente en una de las mayores empresas en hacerlo.

Todos estos avances se producen porque estas empresas, organizaciones y gobiernos reconocen que la reducción de la jornada laboral tiene múltiples beneficios, especialmente en relación con cinco áreas clave.

En primer lugar, una semana laboral reducida proporciona a los trabajadores más tiempo para aquellas partes de la vida no relacionadas con el trabajo que a menudo se descuidan: el descanso (tanto el sueño como las diversas formas de descanso que necesitamos mientras estamos despiertos), el ocio (que puede ir desde pasar tiempo con los amigos y la familia hasta dedicarse a aficiones y proyectos que nos apasionan) y la «administración de la vida» (tareas como la compra, la limpieza, la gestión de las finanzas y las numerosas obligaciones de los padres). En la actualidad, muchos de nosotros pasamos demasiadas horas en el trabajo cada semana y luego abarrotamos nuestras actividades de descanso, ocio y administración de la vida en las pocas horas restantes, si no estamos demasiado cansados para hacerlas.

El segundo beneficio clave es para los empresarios. En pocas palabras, un trabajador descansado es un mejor trabajador. En 2019, el Health and Safety Executive descubrió que la mayor causa de ausencias por enfermedad en el trabajo era el estrés laboral (54%). Como tal, un estudio de Henley Business School en 2019 encontró que una semana de cuatro días podría ahorrar a las empresas del Reino Unido un estimado de 104 mil millones de libras esterlinas anualmente, porque los trabajadores estarían más felices, menos estresados, tomarían menos días de enfermedad y, como resultado, serían más productivos.

En tercer lugar, los estudios demuestran que la reducción de la semana laboral aumentaría la productividad nacional, al igual que lo haría en las empresas y organizaciones individuales. También ofrece la oportunidad de reequilibrar el empleo para disminuir tanto el número de personas con exceso de trabajo como el de desempleados y subempleados. En las industrias que funcionan más horas que las de 9 a 5, habría que crear nuevos puestos de trabajo para compensar la reducción de horas de los trabajadores actuales. Es probable que se requiera ayuda financiera del gobierno para permitir este reequilibrio, pero los beneficios en la disminución del desempleo y el subempleo serían un excelente retorno de la inversión.

En cuarto lugar, la reducción de la semana laboral tiene beneficios incalculables para la sociedad. La atención sanitaria preventiva se vería impulsada, ya que los individuos están más descansados y contentos con su equilibrio entre vida laboral y personal. Pueden pasar más tiempo con sus familiares y amigos. Una semana de cuatro días también ofrece la oportunidad de mejorar la igualdad de género, ya que los hombres (el 62% de los trabajadores británicos a tiempo completo) podrían pasar más tiempo en casa para ayudar con los diversos tipos de trabajo no remunerado que han recaído desproporcionadamente en las mujeres, como las tareas domésticas y la crianza de los hijos.

Por último, una semana laboral más corta beneficia al medio ambiente al reducir los desplazamientos diarios y las emisiones de carbono asociadas. El coche sigue siendo el medio de transporte más común en el Reino Unido, ya que alrededor del 58% de los trabajadores se desplazaban en coche al trabajo antes de la pandemia de COVID-19. Las largas horas de trabajo también se asocian a patrones de consumo con altas emisiones de carbono, ya que la falta de tiempo lleva a la compra de productos cómodos como las comidas envasadas y procesadas.

La semana de cinco días sustituyó a la de seis días hace aproximadamente un siglo, con el fabricante de automóviles estadounidense Henry Ford a la cabeza en sus fábricas en 1926. Treinta años más tarde, el entonces vicepresidente estadounidense Richard Nixon prometió a los estadounidenses que solo tendrían que trabajar cuatro días «en un futuro no muy lejano». Sin embargo, generación tras generación, apenas se han reducido las horas de trabajo, a pesar de los sustanciales aumentos de productividad debidos principalmente al progreso tecnológico.

A los pocos días del lanzamiento del programa piloto del Reino Unido, cientos de empresas y organizaciones han expresado su interés en participar. Este programa piloto está llamado a desempeñar un papel importante en el avance del Reino Unido hacia una semana laboral de cuatro días. Por fin parece que aquella promesa está cerca de cumplirse.

 

Cierre

Archivado como

Publicado en Artículos, homeIzq, Reino Unido and Trabajo

       Suscribirse

Jacobin es una voz destacada de la izquierda que ofrece un punto de vista socialista sobre política, economía y cultura.


EN ARGENTINA

ARS$2300

1 Año : 4 Números
Suscripción Impresa + Digital

EN EL RESTO DEL MUNDO

US$ 12

1 Año : 4 Números
Suscripción Digital

J

Todas las pesadillas llegaron hoy/
y parece que están aquí para quedarse.

DAVID BOWIE

Ingresa tu mail para recibir nuestro newsletter

Jacobin Logo Cierre