Press "Enter" to skip to content
Un ejercicio de entrenamiento con fuego real en el Centro de Entrenamiento de Combate de Yavoriv, cerca de Yavoriv, Ucrania, el 16 de marzo de 2017. (Mando de Instrucción del Séptimo Ejército / Flickr)

¿Por qué EE. UU fomenta el pánico a una invasión rusa?

A pesar de que los funcionarios de Estados Unidos aterrorizan al mundo con advertencias de una inminente invasión rusa de Ucrania, expertos militares afirman que es muy improbable. ¿Por qué, entonces, tanta histeria de parte de Washington?

El mundo entero sigue de cerca la crisis de Ucrania, en la que Moscú parece estar a punto de invadir el país vecino en cualquier momento y los funcionarios estadounidenses llaman a la guerra –incluso a los ataques nucleares– como respuesta. Ahora, Washington comienza a inundar la antigua república soviética con armas y otros tipos de ayuda militar –con un valor de 200 millones de dólares que ha comenzado a llegar esta semana– y los legisladores demócratas estadounidenses están ahora abogando para enviar además otros 500 millones de dólares de ayuda militar. Es una de las varias medidas destinadas a disuadir o, en el peor de los casos, defender de una invasión rusa que se ha vendido como «inminente» desde principios de diciembre.

Con tanta agitación, se podría perdonar que se haya perdido de vista la seria duda de que tal invasión vaya a producirse. Mientras los políticos y los medios de comunicación de Estados Unidos, el Reino Unido y otros países de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) han exagerado la perspectiva de la guerra, los funcionarios de Ucrania –el país potencialmente invadido– cuentan una historia diferente.

Hace pocos días, la tensión provocó una pequeña ruptura diplomática tras una llamada telefónica entre Joe Biden y el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky, que Kyiv señaló de antemano que utilizaría para pedir a Washington que moderara la retórica. Aunque lo que se dijo exactamente sigue siendo un punto de disputa, lo esencial es que Biden cree que una invasión rusa podría llegar en febrero, mientras que Zelensky sostiene que no está nada claro y que la amenaza rusa es «peligrosa pero ambigua».

Esto no es nuevo. La semana pasada, apenas unas horas antes de que Biden dijera en una rueda de prensa en la Casa Blanca que creía que el presidente ruso Vladimir Putin «entraría en acción» porque «tiene que hacer algo», el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky instaba a su pueblo a «respirar hondo» y «calmarse», asegurando que las cosas estaban «bajo control».

«Los riesgos no existen desde hace un día, ni se han hecho más grandes. Lo único que se ha hecho más grande es el bombo que se les ha dado», dijo, y añadió que los medios de comunicación deberían esforzarse por «ser métodos de información masiva y no de histeria masiva». Más tarde, después de que Washington y el Reino Unido evacuaran sus embajadas ucranianas, Zelensky agradeció a Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, y a los líderes de los países de la Unión Europea que no siguieran su ejemplo.

Zelensky no es el único funcionario ucraniano que ha llamado a la calma. En la misma llamada, el ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania dijo a Michel que las evacuaciones eran «prematuras y una muestra de excesiva precaución». Más tarde dijo a los periodistas que el número de tropas rusas reunidas «a lo largo de toda la frontera ucraniana es insuficiente para una ofensiva a gran escala», y que «carecen de indicadores y sistemas militares importantes para llevar a cabo una ofensiva a gran escala de este tipo».

«Podemos decir 100 veces al día que la invasión es inminente, pero esto no cambia la situación sobre el terreno», insistió.

Mientras tanto, el ministro de Defensa ucraniano dijo antes en el Parlamento del país que «a día de hoy, no hay motivos para creer» que una invasión sea inminente, y añadió: «No hace falta tener las maletas hechas». El secretario del Consejo de Seguridad Nacional y Defensa, más o menos el equivalente ucraniano del Consejo de Seguridad Nacional del presidente de Estados Unidos, ha restado importancia a la necesidad de pánico, declarando a la BBC que «si una amenaza no está ahí, no es necesario decir que lo está», y negándose a afirmar la descripción que hacen los medios de comunicación estadounidenses de una inminente invasión rusa, afirmando que «la amenaza de Rusia a nuestro país siempre existe», y incluso acusó de que tal alarmismo ayuda a las maquinaciones de Putin en Ucrania.

En otras palabras, tenemos al presidente de Ucrania, a sus ministros de Asuntos Exteriores y de Defensa, y a un alto funcionario de seguridad nacional, todos ellos instando a la calma, al tiempo que niegan que haya pruebas suficientes para esperar una próxima invasión rusa. Por otro lado, una oleada de mensajes de los funcionarios estadounidenses y de la prensa afirmando lo contrario. Por supuesto, se puede considerar que los dirigentes de un país minimizan una amenaza que saben que es real para evitar el pánico y el desorden. Pero no son los únicos que lo dicen.

A principios de esta semana, el Centro de Estrategias de Defensa -un grupo de expertos dirigido por un antiguo ministro de defensa ucraniano y en cuyo consejo se encuentran otros funcionarios diplomáticos y de defensa tanto de Ucrania como de Estados Unidos- publicó un análisis de los riesgos de una invasión rusa. ¿Su conclusión? Que “una invasión a gran escala que capture la mayor parte o la totalidad de Ucrania en un futuro próximo parece improbable”, citando el insuficiente número de tropas rusas y una serie de otros indicadores, como la falta de movilización de la infraestructura médica y las unidades militares estratégicas (desde entonces ha habido algunos movimientos más de tropas).

Los gobiernos europeos han dicho lo mismo. El principal diplomático de la UE acusó a Washington y a Westminster de «dramatizar» la situación, y dijo que la UE no evacuaría su embajada “porque no conocemos ninguna razón concreta para hacerlo”. La embajada holandesa en Kiev dijo igualmente al Telegraph que no veía «ninguna razón» para hacerlo, mientras que un funcionario francés dijo que habían «observado los mismos movimientos» pero que «no pueden deducir de todo esto que una ofensiva sea inminente». Y hoy mismo, el jefe del espionaje alemán también contradijo la línea de Washington, diciendo a Reuters que «cree que la decisión de atacar no se ha tomado todavía».

Entonces, ¿qué está pasando exactamente aquí? Hay un gran número de escenarios. Podría ser, como especulan algunos analistas, que Zelensky haya manipulado la situación para obtener una avalancha de ayuda militar y avanzar en su empeño por entrar en la OTAN, y que ahora, habiendo conseguido parte de lo que quería y con la situación agravándose, se esté echando atrás. Tal vez Washington esté realmente al tanto de información que otros no tienen y actúe sobre esa base, o tal vez la administración de Biden esté compensando en exceso el anterior error retórico del presidente. Tal vez Putin esté planeando realmente una invasión, o tal vez sólo haya diseñado una crisis para llevar a Washington a la mesa de negociaciones, reforzar el estatus de gran potencia de Rusia, o ambas cosas.

Sea cual sea el caso, hay buenas razones para tratar con cierta cautela el pánico en torno a este asunto que es endémico en los políticos y los medios de comunicación estadounidenses, ambos con profundos vínculos financieros e institucionales con el complejo militar-industrial que se beneficia del aumento de las tensiones. Y todo esto hace que la actual prisa de los demócratas por inundar Ucrania con cientos de millones de dólares en ayuda militar e incluso sancionar preventivamente a Rusia, una medida estratégica y diplomáticamente contraproducente, parezca precipitada y excesivamente entusiasta, o peor aún, una estratagema para canalizar más dinero a los donantes de la industria bélica.

En todo esto, no se ha pensado en las posibles implicaciones a largo plazo de dar apoyo masivo a un país lleno de milicias neonazis, algunas de ellas integradas en sus fuerzas armadas y policiales, y que han entrenado e inspirado a violentos extremistas de extrema derecha en Occidente (con armas, entrenamiento y otros apoyos). Junto con Biden, que sigue negándose a negociar la limitación de la expansión de la OTAN, puede que ahora no sea segura una inminente invasión rusa, pero Washington puede estar plantando las semillas de un futuro conflicto.

Cierre

Archivado como

Publicado en Categorías, Estados Unidos, Guerra, homeCentro3, Política, Posición and Rusia

       Suscribirse

Jacobin es una voz destacada de la izquierda que ofrece un punto de vista socialista sobre política, economía y cultura.


EN ARGENTINA

ARS$3900

1 Año : 4 Números
Suscripción Impresa + Digital

EN EL RESTO DEL MUNDO

US$ 12

1 Año : 4 Números
Suscripción Digital

J

Todas las pesadillas llegaron hoy/
y parece que están aquí para quedarse.

DAVID BOWIE

Ingresa tu mail para recibir nuestro newsletter

Jacobin Logo Cierre

Suscribiéndote a nuestro boletín recibirás las últimas novedades de Jacobin.