Todos los fuegos el fuego

Del 2001 aprendimos que la lucha es una sola. Con alegría, con pasión, con rebeldía, venceremos. Con el escepticismo de la inteligencia, con el optimismo de la voluntad, sin perder la memoria ni la ternura, jamás.