Press "Enter" to skip to content
Mario Pedrosa en su apartamento en RIo de Janeiro, en 1959 (Fundo Mario Pedrosa. CEMAP (CEDEM-UNESP).

Mário Pedrosa, una vida entre el arte y la política

Traducción: Valentín Huarte

A 40 años de su muerte, no cabe la menor duda que Brasil extraña la figura extraordinaria de Mário Pedrosa. Defensor incansable del arte moderno y difusor brasileño de las ideas de León Trotski y de Rosa Luxmeburgo, Pedrosa fue además el primer afiliado del Partido de los Trabajadores.

El 5 de noviembre de 2021 se cumplen cuarenta años de la muerte de Mário Pedrosa. Una enorme ausencia que todos nosotros en la izquierda latinoamericana sentimos, especialmente en estos momentos trágicos que vive el pueblo brasileño.

Pedrosa es reconocido, por un lado, en el mundo de la crítica artística: dio solidez y un estatuto de profundidad a ese campo en Brasil, convirtiéndose de paso en uno de los responsables de la actualización del arte moderno y en uno de los defensores más destacados de las vanguardias en América Latina. Por otro lado, en el campo de la política, además de introducir y difundir en Brasil las ideas de León Trotski y de Rosa Luxemburgo, Pedrosa fue un implacable defensor de la independencia de la clase trabajadora frente al Estado y un incansable adversario del estalinismo y del fascismo.

Existen muchos estudios sobre la trayectoria y las ideas de Mário Pedrosa en el campo de la crítica. Pero la atención que recibe su acción política es más bien escasa. Entonces, es necesario hacer un esfuerzo para comprender y reunir las dimensiones artística y política en la vida de Mário Pedrosa. Esta fue, de hecho, la inspiración que me llevó a escribir Pas de politique Mariô! Mario Pedrosa e a política, un primer paso en el proyecto de completar esa laguna que atraviesa la carrera política de Pedrosa.

 

Mário Pedrosa en su apartamento en RIo de Janeiro, en 1959 (Fundo Mario Pedrosa. CEMAP (CEDEM-UNESP).

 

La mayor parte de los estudios dedicados a este pensador, cuando es que abordan su compromiso político, suelen contentar con un párrafo: trotskista de la primera hora en Brasil; en 1938 fue miembro fundador de la IV Internacional en París; en 1940 rompió con la IV Internacional y con Trotski en Estados Unidos; dirigió, entre 1945 y 1948, el periódico Vanguarda Socialista; con de la dictadura instaurada en Brasil en 1964, Pedrosa partió al exilió, sólo para volver en 1980 para convertirse en uno de los fundadores y en el primer afiliado del Partido de los Trabajadores.

A lo largo de sus 81 años de vida, Pedrosa trazó un camino luminoso en los campos de la cultura y de la política, a los que jamás consideró como irreconciliables: «Siempre conviví muy bien con la política y con las artes. Nunca mezclé las áreas». Tal vez esa convivencia armoniosa obedezca al hecho de que Pedrosa siempre fue un observador apasionado y atento del drama humano.

Desde mediados de los años 1920, Pedrosa exhibió en su actividad periodística, primero como crítico literario, luego como analista de política internacional, una capacidad de comprensión extraordinaria. Así se lo confesó el poeta modernista Mario de Andrade a Manuel Bandeira:

De hecho, en cuanto a las críticas de mi obra, tuve mucha suerte en el último tiempo. La más fina de todas fue la de Mario Pedrosa, que me dijo que con el Remate [de Males] sentía que había vuelto al mismo estado de sensibilidad y de ser de 1917, y que el Remate era lo mismo que Ha uma gota de sangue [em cada poema], aunque, naturalmente, con una elevación que me era inaccesible en aquella época. Te juro, Manu, que tuve la sensación de estar desnudo frente a alguien. La sensación de toparme con una certeza inconmovible que no había percibido antes. Fui endemoniadamente feliz porque nada me gusta más en este mundo que el hecho de que alguien me revele algo de mí que todavía no sé.

Lo mismo, pues, sucedió con la política, cuando Mário Pedrosa empezó a investigar Brasil y el lugar que ocupaba en el mundo para transformarlo bajo la égida del socialismo, cuyo fin era, como él solía decir, «conseguir que la dignidad humana deje de ser el monopolio de una élite, en última instancia hereditaria». Sus tareas en este campo, que iniciaron con «Esboço de uma análise da situação econômica e social do Brasil», escrito en colaboración con Livio Xavier en 1930, continuaron con los dos tomos de A Opção Brasileira e A Opção Imperialista (publicados en 1966) y terminaron con Sobre o PT (1980), dejaron una sólida herencia y rinden todavía hoy frutos útiles y saludables.

Pedrosa al lado de Lula, en un mitín del PT. Pedrosa participó de la fundación del PT y fue su primer afiliado.

 

São Paulo, Praça da Sé, 7 de octubre de 1934: la contramanifestación armada, organizada por la izquierda brasileña expulsó a los fascistas de las calles. Ese hecho histórico fue resultado de una decisión tomada en enero de 1933, poco antes de que Hitler llegara al poder en Alemania. El evento surgió de una reunión que mantuvo en São Paulo la dirección de la Liga Comunista de Brasil, de la que formaba parte Mário Pedrosa.

Fue entonces cuando se aprobó la propuesta de creación del Frente Único Antifascista (FUA), que tenía como premisa la unión de toda la izquierda para combatir activamente el integralismo y las organizaciones fascistas locales. La FUA se sumó a la iniciativa de lanzar una publicación de la organización, el periódico O Homem Livre, del que Mário participó activamente y en cuyas páginas publicó artículos de análisis político y su primer trabajo de crítica artística, dedicado a la obra de Kaethe Kollwitz, grabadora alemana.

La conferencia anti-integralista celebrada el 14 de noviembre de 1933 fue dirigida por el Frente Único Antifascista (Wikipedia).

Pero Mário Pedrosa había empezado a prepararse antes, entre 1927 y 1929, cuando, durante una estadía en Berlín, militó en las filas del Partido Comunista Alemán y conoció el nazismo. Pedrosa mantuvo la fidelidad a esa experiencia, aunque no se dedicó tanto a compartir su experiencia personal, sino a las actividad periodística y editorial.

Tradujo los brillantes análisis de León Trotski y defendió sus ideas en tierras brasileñas, desde las filas de la Liga Comunista de Brasil. Las compiló en el libro Revolução e Contrarrevolução na Alemanha, la más completa colección de textos de análisis del nazismo y medios para combatirlo realizada en vida de Trotski, publicada en febrero de 1933.

El periódico O homem livre se convirtió en el órgano de prensa de la FUA tras su creación y fue el principal vehículo de propaganda antifascista de la época (Wikipedia).

Pedrosa continuó su lucha al frente de la FUA: participó de elecciones y actividades, escribió en O Homem Livre, y, tal vez más importante, cumplió un rol importante en la negociación de las fuerzas de izquierda de la que resultó la contramanifestación del 7 de octubre. En ese evento fue herido por un integralista, poco tiempo después de haber visto morir en sus brazos a un militante de la Juventud Comunista.

Con su compañera Mary Houston detenida, Pedrosa salió del hospital y pasó a la clandestinidad, que lo llevó a exiliarse en Francia y en Estados Unidos. Sin contar su breve estadía en Brasil de 1941, durante la que fue detenido y finalmente expulsado, recién pudo volver a su país en 1945.


 

Entre 1929 y 1940, durante las épocas de militancia en las filas de la Oposición Internacional de Izquierda y de la IV Internacional, Mário Pedrosa se acostumbró a los insultos y a las maniobras que dirigían contra él los estalinistas. Estaban los más brutales y furiosos, provenientes de Moscú, pero también los autóctonos, producidos en los trópicos: «renegado», «traidor», «doctor de porquería»… Con el tiempo la situación recrudeció y tomó el camino de la violencia física. En 1938, mientras estaba en París, Pedrosa sufrió las consecuencias en carne propia cuando el servicio secreto soviético asesinó y descuartizó a su camarada, Rudolf Klement. A este episodio violento hay que añadir un sinfin de experiencias parecidas a manos de la clase dominante brasileña y sus violentos y corruptos aparatos represivos, especialmente los de São Paulo y Río de Janeiro, que lo habían forzado a la clandestinidad y al exilio.

Aunque rompió con Trotski y con la IV Internacional en 1940, Pedrosa nunca se alejó del marxismo. Por el contrario, en su campo de acción y pensamiento sostuvo siempre la defensa intransigente de la transformación del mundo y de la vida, resumida en la reivindicación «Socialismo y libertad», insignia de su periódico, Vanguarda Socialista.

Pedrosa frente a la exposición de 1975 de Frans Krajcberg en el Centro Nacional de Arte Contemporáneo, en París (del libro ”Mário Pedrosa – Primary Documents”).

Sin embargo, después de los años 1940, había aquellos que se oponían a su consigna de vida y insistieron en vincularlo organizativa y políticamente con la IV Internacional. Los estalinistas lo acusaban de ser un «pontífice del moribundo trotskismo nacional», y, en 1966, con ocasión de su candidatura a diputado federal por el MBD (recien fundado como partido de oposición a la dictatdura), intentaron impugnar su participación mediante acusaciones provenientes del aparato represivo de la dictadura brasileña. Estos afirmaban que Pedrosa, después de haber mantenido «contacto con terroristas franceses» (¡ni siquiera los identificaban!), había «regresado de la URSS» (¡donde solo estuvo en 1961!) a México «donde mantuvo contacto con Trotski» (a quien jamás conoció personalmente y que fue asesinado, como se sabe, bajo órdenes de Stalin en 1940).

En fin, un completo disparate, que muestra con total claridad la incompetencia de los corruptos y brutales aparatos represivos del Estado brasileño. Pero una cosa está clara: ¡Mario Pedrosa jamás se rindió!

Cierre

Archivado como

Publicado en Arte, Artículos, Brasil, Categorías, Formato, Historia, homeCentro3, Posición and Ubicación

       Suscribirse

Jacobin es una voz destacada de la izquierda que ofrece un punto de vista socialista sobre política, economía y cultura.


EN ARGENTINA

ARS$2300

1 Año : 4 Números
Suscripción Impresa + Digital

EN EL RESTO DEL MUNDO

US$ 12

1 Año : 4 Números
Suscripción Digital

J

El trabajo es la maldición de la clase bebedora.

OSCAR WILDE

Ingresa tu mail para recibir nuestro newsletter

Jacobin Logo Cierre