Press "Enter" to skip to content

La fobia al Estado

Reflexiones teórico políticas sobre la dependencia y el desarrollo en América Latina.

El artículo que sigue es un fragmento de La fobia al Estado en América Latina (Instituto de Investigaciones Gino Germani, CLACSO, 2021) de Andrés Tzeiman.

«Todos los que participan en la gran fobia al Estado, sepan bien que están siguiendo la corriente» 

Michel Foucault, El nacimiento de la biopolítica

«En determinadas instancias la única forma de unidad de lo popular es lo estatal»

René Zavaleta Mercado, El Estado en América Latina

En el curso que dictó durante el Ciclo Lectivo 1978-1979 en el Collège de France, Michel Foucault se dedicó a realizar un análisis sobre la historia y el presente del neoliberalismo. En una de las clases de ese curso —publicado años más tarde bajo el título de El nacimiento de la biopolítica—, al referirse a la cuestión del Estado, Foucault llevó a cabo un señalamiento tan sugestivo como provocador acerca del clima de época que se vivía en Europa en el ocaso de la década del setenta. Nos alertaba: «Todos los que participan en la gran fobia al Estado, sepan bien que están siguiendo la corriente […]» (Foucault, 2005: 225; énfasis nuestro).

Esa apreciación no parece haber resultado casual ni accesoria en su argumentación, porque Foucault advierte que su detenimiento en el estudio del neoliberalismo en aquel contexto tan particular de finales de los años setenta obedece a lo que calificó como una «moralidad crítica», vinculada justamente a la cuestión del Estado. Dicho en otros términos, la preocupación política que lo conducía a indagar en el linaje del neoliberalismo era la siguiente: «En efecto, al considerar la recurrencia de los temas, podemos decir que lo que se pone en cuestión en la actualidad, y a partir de horizontes extremadamente numerosos, es casi siempre el Estado […]» (Foucault, 2005: 218). En ese sentido, Foucault explica allí las dos razones a partir de las cuales ese cuestionamiento al Estado se manifiesta de manera constante por aquellos años como signo de un espíritu de época. La primera razón radicaba en:

[…] la idea de que el Estado posee en sí mismo y en virtud de su propio dinamismo una especie de poder de expansión, una tendencia intrínseca a crecer, un imperialismo endógeno que lo empuja sin cesar a ganar en superficie, en extensión, en profundidad, en detalle, a tal punto y tan bien que llegaría a hacerse cargo por completo de lo que para él constituye a la vez su otro, su exterior, su blanco y su objeto, a saber, la sociedad civil. (Foucault, 2005: 219) 

El segundo motivo, mientras tanto, consistía en: 

[…] la existencia de un parentesco, una suerte de continuidad genérica, de implicación evolutiva entre diferentes formas estatales, el Estado administrativo, el Estado benefactor, el Estado burocrático, el Estado fascista, el Estado totalitario, todos los cuales son —según los análisis, poco importa— las ramas sucesivas de un solo y mismo árbol que crece en su continuidad y su unidad y que es el gran árbol estatal. (Foucault, 2005: 219; énfasis nuestro)

El razonamiento es premonitorio. Tanto es así que la idea de un Estado acosador de la sociedad civil, omnipresente y todopoderoso —el gran árbol estatal del que nos habla Foucault— acabaría por constituirse en los años ochenta en ideología dominante. Ese argumento comenzaría a permear con su impronta un sinnúmero de ideologías políticas, no solo en las derechas, sino también en el seno de las izquierdas, a lo largo y a lo ancho del planeta. Pues el nuevo termómetro ideológico existente en la década del ochenta —como bien señalan Christian Laval y Pierre Dardot— sería el resultado de una intensa lucha ideológica librada en los años 1960 y 1970 contra el Estado y las políticas públicas. En términos de los propios autores: «El éxito ideológico del neoliberalismo fue posibilitado, en primer lugar, por el nuevo crédito concedido a críticas ya muy antiguas contra el Estado» (Laval y Dardot, 2013: 208; énfasis nuestro).

Nos guste o no, somos contemporáneos de esa gran fobia al Estado a la cual se refería Foucault. Ella forma parte del horizonte ideológico y político dominante de nuestro tiempo: el del neoliberalismo como gran paradigma ordenador de las sociedades a nivel global. Ese paradigma neoliberal, en términos histórico-políticos, tal como afirma David Harvey, se ha tratado de «un proyecto para lograr la restauración del poder de clase» (Harvey, 2015: 23); o bien, en palabras de Wolfgang Streeck (2016), una «rebelión del capital contra la economía mixta de posguerra» (Streeck, 2016: 19), esto es, la huida del sistema de regulación social que le fue impuesto al capital en contra de su voluntad a partir de 1945.

Cruzando el Atlántico, esa gran fobia al Estado tuvo sus ecos y su inserción en América Latina, fundamentalmente en los años ochenta. No es casualidad que, en el ocaso de aquel decenio, el sociólogo ecuatoriano Agustín Cueva lanzara la siguiente advertencia frente al retroceso de la teoría marxista que observaba en ese entonces, tanto en la intelectualidad de «Occidente» como en la de nuestra región. Señalaba Cueva: 

La propuesta de desplazar el «locus» de la política hacia fuera del Estado, tal como lo proponen algunos «movimientos» de Occidente, no supone ningún acuerdo que obligue también a la burguesía a retirarse de él. Por el contrario, se basa en un «pacto social» sui generis según el cual la burguesía permanece atrincherada en el Estado (además de no ceder ninguno de sus bastiones de la sociedad civil), mientras que las clases subalternas se refugian en los intersticios de una cotidianidad tal vez más democrática, en la que el Estado no interviene en la medida en que las formas de sociabilidad elegidas no obstruyan la reproducción ampliada del sistema capitalista-imperialista. (Cueva, 1988: 92; énfasis del original) 

Es que, tal como señala Eduardo Rinesi, en la década del ochenta —luego de la noche oscura de las dictaduras que asolaron a la región en la segunda mitad de los años setenta—, también en estas latitudes resultó predominante aquella gran fobia al Estado. En sus propias palabras: «[…] ante todo el pensamiento de esos años de la ‘transición’ tuvo entre nosotros un marcado tono antiestatalista» (Rinesi, 2018: 230; énfasis del original). De esa manera, según advierte Rinesi, en ese universo ochentista el Estado pasaría a ser comprendido, «a priori y casi por principio», como parte de las cosas malas de la vida y de la historia. Por eso, en esa década en América Latina destacados intelectuales que durante los dos decenios anteriores habían pertenecido al mundo rebelde y contestatario de las izquierdas, en el nuevo marco del «pacto social» característico de los años de la «transición democrática», pasaban a adscribir a la sentencia según la cual la conquista de la libertad y la emancipación implicaba, necesariamente, expandir el gran Otro del Estado; aquel que, en los términos de Foucault, constituía precisamente «su exterior, su blanco y su objeto»: la sociedad civil. De allí el avance de la apelación tanto a los movimientos sociales como al abandono del «locus» de la política hacia fuera del Estado que Cueva cuestionó con énfasis en la frontera de los años noventa.

Pese a la persistencia, aún en nuestros días, de aquel horizonte de época a nivel global —neoliberal y fóbico hacia el Estado—, es importante remarcar que en los comienzos del siglo XXI América Latina y «Occidente» transitaron dos temporalidades diferentes a la hora de afrontar el modelo neoliberal. El golpe de Estado en Chile de 1973 —el «primer experimento neoliberal» (Harvey, 2015: 14; Anderson, 2001: 24)— anticipó la instauración del neoliberalismo producida años más tarde en «Occidente», en los comienzos de los ochenta. De la misma manera, las crisis del modelo neoliberal en América Latina a fines de la década del noventa del siglo XX y los primeros años del siglo XXI se adelantaron a la crisis internacional que sacudiría luego a los países centrales en el año 2008, cuyo símbolo principal fue la caída del banco Lehman Brothers en los Estados Unidos.

A la misma vez, esa temporalidad diferenciada entre las crisis del neoliberalismo en ambas partes del mundo vino acompañada de un plus político, es decir, de una notable divergencia entre América Latina y los países de «Occidente» a la hora de suturar sus respectivas crisis. Pues, tal como señalan Laval y Dardot (2013), el estallido financiero del año 2008, en vez de un derribamiento o un cuestionamiento práctico exitoso al orden neoliberal, tuvo como consecuencia en los países centrales un reforzamiento brutal de ese orden, por medio de una metamorfosis hacia una forma aún más agresiva del mismo paradigma (más punitiva, securitaria, autoritaria… o «postfascista», tal como se ha animado a llamarla el historiador italiano Enzo Traverso). Mientras que en América Latina, por el contrario, la crisis del neoliberalismo ocurrida a fines de los años noventa y comienzos de los dos mil implicó en varios países una sucesión de levantamientos populares, implosiones callejeras y ciclos de movilizaciones, que tendrían como resultado un viraje político significativo en los años siguientes. 

De ese modo, en América Latina los primeros quince años del siglo XXI fueron testigos de la llegada a la dirección del Estado de una serie de gobiernos que, por medio de triunfos electorales en sus respectivos países, pudieron condensar en la esfera estatal numerosas demandas que en los años noventa habían signado los ciclos de lucha contra el neoliberalismo en la región. Entonces, el Estado, que se había presentado como el gran enemigo de las organizaciones y movimientos sociales protagonistas de las protestas contra el modelo neoliberal en los años previos, pasaba a convertirse en un territorio privilegiado de disputas con el arribo al gobierno de figuras, partidos u organizaciones que intentarían traducir en la arena estatal aquellos reclamos populares antineoliberales [1].

A su vez, dentro de sus objetivos políticos esos gobiernos apelaron de forma permanente al concepto de desarrollo como horizonte de las transformaciones que pretendían llevar a cabo, invocando de ese modo lenguajes con una larga trayectoria política e ideológica en la región. Así, el Estado y el desarrollo se convirtieron, desde nuestro punto de vista, en uno de los núcleos articuladores de los principales debates acerca de los procesos políticos latinoamericanos en los primeros quince años del siglo XXI.

Las páginas que componen este libro se enmarcan en el doble horizonte de época reseñado hasta aquí: por un lado, el de un neoliberalismo que se instala en los años ochenta a nivel global como orden dominante en los múltiples aspectos de la vida social, y cuyo predominio persiste aún en nuestros días en la mayor parte del planeta —bajo formas cada vez más agresivas—; y, por el otro lado, el de un conjunto de gobiernos que llegan a la dirección estatal en América Latina producto de las eclosiones de fines de los años noventa y comienzos de los dos mil, cuyo accionar se despliega desde el Estado y a destiempo de la persistencia del neoliberalismo como paradigma ordenador de las sociedades a nivel mundial (y del orden global en su conjunto). 

Nos referimos a un doble horizonte de época que, creemos, impregna inevitablemente, y de diferentes maneras (por supuesto), los modos en que aún hoy son leídos los procesos políticos que atravesaron a nuestra región en los primeros quince años del siglo XXI. Tanto es así que todavía sigue pendiente una respuesta sólida a la pregunta acerca de cómo llamar a esos gobiernos: ¿posneoliberales?; ¿progresistas?; ¿nacional-populares?; ¿de centro-izquierda? Aún hoy, cuando nos encontramos ingresando ya en la tercera década del siglo XXI, persiste ese «malestar en la nominación». De hecho, el debate al respecto no parece haber sido saldado… ¿No será acaso ese persistente «malestar en la nominación» un síntoma del carácter contradictorio y aún no resuelto de la etapa, en el marco de un orden mundial en transición y envuelto en una incertidumbre permanente? [2].

Con ese escenario histórico y político como referencia, este libro se propone llevar a cabo una interrogación acerca de los modos de lectura producidos desde la teoría para inteligir los procesos políticos transcurridos en América Latina durante los primeros quince años del siglo XXI. Desplegaremos aquí un conjunto de reflexiones que tienen como punto de partida cierta disconformidad frente a las explicaciones predominantes en las ciencias sociales latinoamericanas acerca de la relación entre Estado y desarrollo en los procesos políticos del nuevo siglo. Tal insatisfacción reside principalmente en nuestra incomodidad ante el acecho que percibimos en los debates latinoamericanos, aún en nuestros días, de aquella gran fobia al Estado a la que hiciéramos referencia junto a Foucault. 

En ese sentido, este libro estará atravesado de manera permanente por un cúmulo de interrogantes, que constituyen al mismo tiempo nuestras principales inquietudes teórico-políticas: ¿Qué deben hacer los sectores populares con el Estado? ¿Puede el Estado ser el vehículo de procesos emancipatorios? ¿O acaso las fuerzas de la transformación solo emergen de la sociedad civil? ¿Se trata por lo tanto de destruir el Estado? Pero entonces: ¿qué sucede si, en determinadas coyunturas, las sociedades acaban resultando más reaccionarias que las fuerzas políticas que se encuentran en la dirección del Estado? Más aún: ¿la deriva de los procesos remite en su conjunto a las decisiones estatales, o más bien el poder en la sociedad excede en mucho a la esfera nacional y estatal? ¿Cuáles son entonces las verdaderas capacidades estatales?

En un principio, todas estas preguntas que acabamos de plantear se nos presentan un tanto abrumadoras. Y tiene sentido que así sea, en la medida en que se trata de interrogantes teórico-políticos cruciales y sustantivos para nuestro tiempo histórico. Por ese motivo, en lugar de dedicar los inicios y el desarrollo de este libro a contestar frontalmente dichas preguntas, nos inclinaremos por una vía alternativa. Siguiendo el razonamiento de Louis Althusser (2015), intentaremos llegar a responder las preguntas arriba consignadas (sino completamente, al menos en forma parcial) por medio de un rodeo teórico (que en este caso se tratará más bien, como veremos inmediatamente, de un doble rodeo). Acudimos a tal ejercicio en cuanto creemos que una posición teórica se constituye como tal en su diferencia conflictual con otras posiciones ya existentes, al mismo tiempo que, como señala el propio filósofo francés, solo es posible conquistar e imponer esa diferencia «[…] mediante el rodeo de un trabajo incesante sobre las otras posiciones existentes» (Althusser, 2015: 213; énfasis nuestro).

Como ya ha sido señalado más arriba, existe una larga tradición en el pensamiento latinoamericano que se ha dedicado al abordaje de la relación entre Estado y desarrollo en nuestra región. Es por eso que, para responder nuestros interrogantes, aquí llevaremos a cabo un doble rodeo, plasmado en la división del presente volumen en dos partes (además de esta introducción y una parte final).

En la primera parte, revisitaremos las discusiones sobre la dependencia y el desarrollo que se llevaron adelante en América Latina durante los años sesenta y setenta. Pues en los trabajos desarrollistas y dependentistas de esas décadas es posible hallar un gran reservorio de reflexiones asociadas a los dilemas planteados por nuestras preguntas. En tal sentido, acudimos a esos debates considerando que los ejercicios teóricos allí presentes constituyen el principal antecedente de las ciencias sociales latinoamericanas en términos del problema teórico-político del desarrollo. De ese modo, nos introduciremos en aquellos trabajos con el propósito de analizar cuáles fueron las conceptualizaciones y tematizaciones de lo estatal que atravesaron las producciones intelectuales de esos dos decenios. El registro en esa parte del libro será fundamentalmente teórico, más allá de algunas menciones a los contextos históricos y políticos de producción de los trabajos analizados.

Mientras tanto, en la segunda parte del libro, retomando lo analizado en la primera, ingresaremos en las discusiones contemporáneas de nuestras ciencias sociales sobre el vínculo entre Estado y desarrollo en América Latina. Allí indagaremos los debates más salientes y las diversas posiciones teóricas que prevalecieron en tales controversias sobre nuestra temática de interés. Si bien mantendremos el registro teórico, la relación con los procesos políticos de la región estará mucho más presente.

Por último, retomando los elementos trabajados en las dos partes del libro —es decir, habiendo realizado el doble rodeo proyectado en esta introducción—, ensayaremos algunas lecciones teórico-políticas que, según creemos, nos han dejado como saldo los procesos políticos latinoamericanos de los primeros quince años del siglo XXI. De ese modo, en las últimas páginas de este trabajo intentaremos desplegar un conjunto de elementos de teoría política centrados en el Estado (sobre la soberanía, la crisis, las masas, entre otros aspectos) que nos permitan consolidar la posición construida paulatinamente a lo largo del libro. En ese sentido, el punto de vista que presentaremos allí sostiene que una lectura crítica del Estado en América Latina solo puede erigirse como tal si logra evitar el horizonte, dominante en la época neoliberal, de la fobia al Estado. A su vez, plantearemos que la otra premisa fundamental de un análisis crítico del Estado en nuestras tierras es la obligación de rendir cuentas en el plano teórico con la condición dependiente que históricamente ha caracterizado a las sociedades latinoamericanas, y que aún persiste en nuestros días.

Advertimos desde el comienzo que los rodeos propuestos en este libro estarán animados por una vocación polemista, ya que consideramos que el desarrollo de una perspectiva crítica en la teoría resulta una exigencia esencial de cara a la lucha ideológica que, sin dudas, atravesará a nuestra región en los próximos tiempos. Las páginas de este libro, en resumidas cuentas, tratarán de ser una modesta contribución a esa imprescindible tarea.

 


Notas

[1] Respecto a un análisis focalizado en los debates teóricos sobre la traducción de demandas populares en el Estado en los procesos políticos latinoamericanos, ver Cortés y Tzeiman (2017) para mayores precisiones.

[2] Nos servimos de la idea de un «malestar en la nominación» a partir de un texto de Gisela Catanzaro (2018), donde la autora utiliza esta expresión para preguntarse por los fenómenos políticos representados en los liderazgos de Donald Trump, Marine Le Pen y Michel Temer, entre otros. Como ha sido señalado más arriba, aquí nos interrogamos por otros fenómenos, pero de cualquier manera nos parece pertinente recuperar para nuestra propia pregunta el espíritu de aquella idea de «malestar en la nominación» formulada por Catanzaro.

 


Referencias bibliográficas

Althusser, Louis (2015). Defensa de Tesis en la Universidad de Amiens. En La soledad de Maquiavelo. Marx, Maquiavelo, Spinoza, Lenin (pp. 209-247). Buenos Aires: Akal.

Anderson, Perry (2001). Neoliberalismo: balance provisorio. En Emir Sader y Pablo Gentili (Comps.), La trama del neoliberalismo (pp. 13-27). Buenos Aires: EUDEBA, CLACSO.

Catanzaro, Gisela (19 de febrero de 2018). La imaginación punitiva. Intersecciones. Teoría y crítica social. Recuperado de https://www.intersecciones.com.ar/2018/02/19/la-imaginacion-punitiva/

Cortés, Martín y Tzeiman, Andrés (2017). Discutir el Estado. Dilemas estratégicos a la luz de los procesos políticos latinoamericanos. Theomai, 35, 202-218. Recuperado de http://revista-theomai.unq.edu.ar/NUMERO_35/13.%20Cortez-Tzeiman.pdf

Cueva, Agustín (1988). El análisis “postmarxista” del estado latinoamericano. En Ideología y sociedad en América Latina (pp. 77-95). Montevideo: Ediciones de la Banda Oriental.

Foucault, Michel (2005). El nacimiento de la biopolítica. Buenos Aires: FCE.

Harvey, David (2015). Breve historia del neoliberalismo. Buenos Aires: Akal.

Laval, Christian y Dardot, Pierre (2013). La nueva razón del mundo. Ensayo sobre la sociedad neoliberal. Barcelona: Gedisa.

Rinesi, Eduardo (2018). La democracia, los derechos y el Estado. En Gabriel Vommaro (Coord.), Estado, democracia y derechos. Controversias en torno a los años kirchneristas (pp. 227-240). Los Polvorines: UNGS.

Streeck, Wolfgang (2016). Comprando tiempo. La crisis pospuesta del capitalismo democrático. Buenos Aires: Capital Intelectual, Katz.

Cierre

Archivado como

Publicado en América Latina, Artículos, Estado, homeIzq, Política and Teoría

       Suscribirse

Jacobin es una voz destacada de la izquierda que ofrece un punto de vista socialista sobre política, economía y cultura.


EN ARGENTINA

ARS$2300

1 Año : 4 Números
Suscripción Impresa + Digital

EN EL RESTO DEL MUNDO

US$ 12

1 Año : 4 Números
Suscripción Digital

J

Que «las cosas continúen así» es la catástrofe.

WALTER BENJAMIN

Ingresa tu mail para recibir nuestro newsletter

Jacobin Logo Cierre