Press "Enter" to skip to content
Simone Biles en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 el 27 de julio de 2021. (Loic Venance / AFP vía Getty Images)

Simone Biles no nos debe nada

Al fin y al cabo, Simone Biles es una trabajadora. Y ha hecho bien en anteponer su salud mental, al igual que cualquier trabajador debería poder quedarse en casa enfermo en lugar de dedicar su fuerza vital a servir a otra persona.

Los Juegos Olímpicos siempre tienen algo de extraño. No se trata de los deportes en sí, a menudo oscuros (este año se ha añadido el baloncesto de tres contra tres, y el break dance llegará en 2024), sino de su contradictoria pompa.

Por un lado, los Juegos Olímpicos son una feroz competición nacional, donde los conflictos de las grandes potencias se desarrollan en una versión más suave de la guerra. Por otro lado, son, en la tradición de su antecesor griego, una celebración de la destreza atlética individual: el poder de la mente y el cuerpo humanos para desafiar las leyes de la velocidad, la fuerza y la resistencia. Estos dos ideales -el atletismo individual y la competición nacionalista- suelen coexistir bastante bien, ya que los comités olímpicos de los países ofrecen recursos de entrenamiento y patrocinio a los atletas a cambio de su participación en los desfiles de orgullo nacional que ondean literalmente la bandera.

Pero este año, algo se rompió. Simone Biles, la estrella del equipo de gimnasia femenina de Estados Unidos -y la gimnasta más condecorada de la historia de los campeonatos mundiales- anunció esta semana que se retiraba de la final de la competición de gimnasia por equipos y de la final individual del all-around, la competición estrella de la gimnasia olímpica. En una rueda de prensa, Biles alegó problemas de salud mental, que temía que pudieran provocar también lesiones físicas en las exigentes competiciones, en las que es imprescindible una intensa concentración mental:

Estos Juegos Olímpicos han sido realmente estresantes. Creo que en general, al no tener público, hay muchas variables diferentes que intervienen. Ha sido una semana larga, ha sido un proceso olímpico largo, ha sido un año largo. Así que hay muchas variables diferentes, y creo que estamos un poco estresados. Pero deberíamos estar aquí divirtiéndonos, y a veces no es así.

Para agravar el estrés de unos Juegos Olímpicos COVID, en los últimos cinco años se han producido revelaciones de abusos sexuales y encubrimientos en USA Gymnastics, que en algunos casos se remontan a décadas atrás. Más de 360 gimnastas -que se entrenan para los Juegos Olímpicos siendo adolescentes- han denunciado algún tipo de abuso sexual a manos de entrenadores, propietarios de gimnasios y otros adultos que trabajan en este deporte. Esto incluye a la propia Biles, que fue una de los cientos de gimnastas que dijeron haber sufrido abusos sexuales por parte del exmédico del equipo de USA Gymnastics, Larry Nassar. (Nassar fue condenado en 2018 por cargos de abuso sexual y pornografía infantil).

Después de todo, parece más chocante que Biles estuviera dispuesta a competir sin más dadas estas insoportables circunstancias. De hecho, muchas personas han expresado su simpatía por la gimnasta estrella, elogiando su valentía por hablar sobre problemas de salud mental que a menudo son estigmatizados.

Pero la respuesta positiva no ha sido universal. Los comentaristas conservadores han criticado a Biles, y Charlie Kirk la ha calificado de «sociópata egoísta» y de «vergüenza para el país», mientras que Piers Morgan ha escrito que «no hay nada de heroico ni de valiente en abandonar porque no te estás divirtiendo: decepcionas a tus compañeros de equipo, a tus fans y a tu país». Incluso algunos liberales, aunque reconocen los peligros físicos que supone que una gimnasta no esté en el estado de ánimo adecuado, han enmarcado eso como una excusa (aunque legítima) para abdicar de la responsabilidad implícita ante los aficionados y la nación de perseverar ante la adversidad.

Esta lógica no se limita al claro nacionalismo de los Juegos Olímpicos, donde un atleta individual es inevitablemente un avatar de una nación. Hace apenas unas semanas, la estrella japonesa del tenis Naomi Osaka se retiró del Abierto de Francia tras negarse por problemas de salud mental a dar una rueda de prensa obligatoria. El escritor deportivo conservador Joe Kinsey se burló de Osaka por seguir haciendo apariciones selectas en los medios de comunicación, incluida una sesión de fotos para la portada de la edición de trajes de baño de Sports Illustrated, mientras seguía negándose a las entrevistas obligatorias después de los partidos.

El odio, o al menos el escepticismo, hacia Osaka y Biles lleva implícita la idea de que los deportistas nos deben algo a nosotros, los aficionados, los espectadores, la nación. La sociedad ha proyectado durante mucho tiempo en los atletas una visión aspiracional del espíritu humano, capaz de trascender las propias leyes de la física y alcanzar la grandeza. Como Prometeo, su tarea es capturar algo de lo divino y dejar que los simples mortales nos deleitemos con ello. Ver a una gimnasta de talla mundial como Simone Biles nos enseña a creer, nos inspira a alcanzar lo excepcional en nuestras propias vidas.

Por muy poderosa que sea esta narrativa, trata a los atletas como una fusión de dioses, símbolos y soldados, en lugar de lo que son: personas reales con sus propias necesidades y defectos humanos. En un nivel fundamental, un atleta -incluso un GOAT [Greatest Of All Time”,] como Simone Biles- es un trabajador del entretenimiento. Un trabajador del entretenimiento de gran talento y bien remunerado, sin duda, pero si el atleta divino no cumple con las expectativas imposibles que se le imponen, se le trata poco mejor que a un camarero cuya propina ha sido revocada por un patrón caprichoso. Al igual que el trabajo de servicio y entretenimiento en general, esta relación también está fuertemente racializada: no es una coincidencia ver la ira que algunos aficionados blancos sienten por mujeres de color como Biles y Osaka, o los jugadores negros de la selección inglesa de fútbol, que fueron acribillados tras la derrota de su equipo en la fase final de la Eurocopa 2020 de este año.

Tal vez sea inevitable que en una economía de servicios -donde las relaciones humanas se dividen en el que sirve y el que es servido- haya un intenso e inmerecido sentido de derecho sobre los atletas. Sus vidas no les pertenecen del todo, sino a una base de fans que exige la validación de sus propias narrativas erróneas sobre la grandeza nacional, la perseverancia y el espíritu humano emprendedor. Este sentimiento puede ser igual de poderoso para los aficionados cuyos trabajos también implican servir a un otro más rico: cuando uno siente que la obtención de poder en su propia vida es remota, puede depositar esa esperanza -y el sentimiento de decepción- en otra persona.

No se puede esperar que una sola persona -por muy talentosa que sea, por muy disciplinada física, mental y psicológicamente que esté- cargue con el enorme peso de toda una sociedad que exige esperanza, propósito y satisfacción. Los deportistas pueden recibir muchas compensaciones monetarias por la fama, pero no deben su salud física y mental a los aficionados. Puede que le cueste ingresos de los patrocinadores a largo plazo (aunque de momento, todavía no), pero Biles debería ser absolutamente libre de tomarse un tiempo libre, al igual que cualquier trabajador debería tener derecho a quedarse en casa recuperándose mientras está enfermo en lugar de volcar su fuerza vital en servir a otra persona.

Simone Biles, al afirmar su humanidad fundamental dando prioridad a su salud sobre el trabajo, es un valioso recordatorio para que veamos a los atletas no como símbolos de nuestras ambiciones colectivas, sino como personas reales que hacen un trabajo muy difícil. La salud y el bienestar son necesidades humanas, y nunca deben ser rehenes de un «cliente que paga», ya sea un jefe, una nación o un aficionado a la gimnasia.

 

Cierre

Archivado como

Publicado en Artículos, Deporte, Estados Unidos, homeCentro, homeCentroPrincipal and Trabajo

       Suscribirse

Jacobin es una voz destacada de la izquierda que ofrece un punto de vista socialista sobre política, economía y cultura.


EN ARGENTINA

ARS$2300

1 Año : 4 Números
Suscripción Impresa + Digital

EN EL RESTO DEL MUNDO

US$ 12

1 Año : 4 Números
Suscripción Digital

J

Que «las cosas continúen así» es la catástrofe.

WALTER BENJAMIN

Ingresa tu mail para recibir nuestro newsletter

Jacobin Logo Cierre