Press "Enter" to skip to content
Gente relajándose en Blue Lagoon, Islandia. (Foto: Nick / Flickr)

No hace falta trabajar tanto

Un experimento masivo realizado en Islandia descubrió que trabajando cuatro días a la semana la gente no solo es más feliz y está más sana sino que produce lo mismo. Deberemos organizarnos para que esto sea la regla y no una excepción.

A más de un año de la pandemia, el emperador está desnudo cuando se trata de la realidad de la vida laboral. Tanto si nos hemos dado cuenta de cuántas interminables reuniones de Zoom podrían haber sido en verdad solo un correo electrónico como de cuántos cajeros se han visto obligados a arriesgarse a la infección para mantener los beneficios de las cadenas de café, los absurdos del trabajo han quedado más claros que nunca para muchos de nosotros. Esto lleva naturalmente a la pregunta: ¿Por qué el trabajo sigue consumiendo una parte tan importante de nuestros días?

Afortunadamente, en un número creciente de países esta pregunta se ha convertido en algo más que retórica. La perspectiva de la reducción de la jornada laboral, una vieja reivindicación de la izquierda, sigue acercándose a ser un objetivo político generalmente aceptado gracias a años de movilización y a un creciente cúmulo de pruebas sobre los beneficios de trabajar menos.

En Islandia, el Ayuntamiento de Reikiavik, la confederación sindical BSRB y el gobierno nacional llevaron a cabo una serie de pruebas de una semana laboral de cuatro días entre 2015 y 2019. Se trata del mayor experimento del mundo para reducir la jornada laboral sin recortar los salarios hasta la fecha. En junio de 2021, investigadores del think tank británico Autonomy y de la Asociación Islandesa para la Sostenibilidad y la Democracia publicaron un informe en el que exponían su evaluación de las pruebas. ¿El resultado? Un «éxito abrumador», tanto en lo referente al bienestar de los trabajadores como a los niveles de productividad.

Los ensayos islandeses fueron una respuesta directa a las presiones de los sindicatos y otras organizaciones de base. Más de 2500 trabajadores del sector público (más del 1% de toda la población activa del país) pasaron de una jornada laboral de cuarenta horas a una de treinta y cinco o treinta y seis horas semanales sin ninguna reducción salarial. La envergadura de la prueba, combinada con la variedad de lugares de trabajo implicados (incluyendo tanto a los trabajadores de nueve a cinco como a los que tienen turnos atípicos) significa que el experimento islandés proporciona ahora algunos de los mejores datos disponibles sobre la perspectiva de acortar la semana laboral.

No es de extrañar que los datos sean positivos. Los trabajadores declaran tener mejor salud y menos estrés y agotamiento, y tienen más tiempo para pasar con sus familias o dedicar a actividades de ocio. La productividad y la prestación de servicios se mantuvieron en niveles similares o mejoraron en la mayoría de los centros de trabajo.

Los sindicatos islandeses desempeñaron un papel fundamental en todo momento y no perdieron tiempo en aprovechar el éxito de la prueba para negociar la reducción de la jornada laboral de forma permanente. Gracias a una serie de contratos negociados con éxito en 2019-2021, el 86% de la población trabajadora de Islandia ya ha pasado a la reducción de la jornada laboral o se ha ganado el derecho a negociar dichas reducciones en el futuro.

Islandia se une así a algunos de sus vecinos nórdicos en proporcionar una clara evidencia de los beneficios de la reducción de la jornada laboral. Al ser un bastión de la socialdemocracia, esta idea ha gozado de un mayor nivel de aceptación política en los países nórdicos que el que podría encontrarse en otros lugares. El año pasado, la primera ministra finlandesa, Sanna Marin, creó un grupo de trabajo para proponer medidas concretas de reducción de la jornada laboral en el país, veinte años después de las pruebas de la jornada laboral de seis horas realizadas en Finlandia en la década de 1990. Suecia también realizó pruebas de una jornada de seis horas para los trabajadores jubilados en 2015. Ambos experimentos arrojaron resultados similares a los de Islandia: trabajadores más felices y más sanos y poca o ninguna reducción de lo que realmente se produjo al final de la jornada.

Sin embargo, no se trata de una historia de excepcionalidad nórdica. Otros países del mundo también han empezado a interiorizarse en la idea. En otoño de 2021, España seguirá su ejemplo con su propio proyecto piloto de una semana de cuatro días, proporcionando ayuda financiera a las empresas que reduzcan la semana laboral a treinta y dos horas sin reducir los salarios. Está previsto que incluya a más de seis mil trabajadores. La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, también ha sugerido una semana de cuatro días para ayudar a la recuperación económica tras la pandemia, y varias empresas han seguido su ejemplo ofreciendo a su personal semanas de cuatro días sin reducir el salario. Incluso en Japón, donde las horas extra crónicas son un problema tan generalizado que la «muerte por exceso de trabajo» tiene su propia palabra, el gobierno ha recomendado que las empresas permitan a su personal optar por una semana de cuatro días.

¿Qué es lo que funciona para trabajar menos?

¿Qué tienen en común estos ensayos? Muestran dos condiciones necesarias para su éxito: el apoyo financiero a gran escala (a menudo por parte del gobierno), así como la necesidad de involucrar a los sindicatos como actores centrales. Porque junto a las historias de éxito también hay muchos ejemplos de ensayos con resultados más desiguales, especialmente los realizados en empresas individuales sin apoyo gubernamental.

De hecho, los empresarios tienen pocos incentivos para asumir los costes inmediatos de la reducción de la jornada laboral manteniendo los salarios. Hace falta una compensación económica para convencerlos no solo de que paguen efectivamente un mayor salario por hora, sino también de que reduzcan la cantidad de horas al día en las que pueden reclamar el control de los trabajadores. Históricamente, este rechazo ha sido constante a lo largo de las luchas del movimiento obrero por pasar de las jornadas de dieciséis a las de doce, a las de diez y a las de ocho horas.

La aparición de herramientas de vigilancia cada vez más distópicas, utilizadas por los empresarios para controlar al personal que trabaja desde casa durante la pandemia, muestra hasta dónde están dispuestos a llegar los empresarios para mantener el control. Por lo tanto, es alentador que los ensayos en curso parezcan reconocer la necesidad de un importante respaldo financiero por parte del gobierno para mitigar la resistencia de los empleadores.

Como muestra el ejemplo islandés, la prevalencia de estas propuestas en los países nórdicos se debe en gran medida a la relativa fuerza institucional de los sindicatos en la región. Esto no se produjo por accidente. Más bien, como en la mayoría de los lugares, las organizaciones sindicales llevan mucho tiempo librando una intensa lucha para ganar terreno frente a los intereses del capital, a menudo a pesar de una violenta resistencia. En la actualidad, la región nórdica tiene la mayor densidad sindical del mundo (aunque ha disminuido en los últimos años), lo que permite un mayor poder de negociación a la hora de entablar negociaciones colectivas con los empresarios, que sigue siendo el principal proceso a través del cual se producen las reformas de la política laboral.

En Islandia, los esfuerzos sostenidos de las confederaciones sindicales del país transformaron los juicios en un cambio real en la vida cotidiana de los trabajadores. Los nuevos contratos negociados por las confederaciones tras los ensayos de 2015-19 no solo abrieron la puerta a la reducción de la jornada laboral para todos, sino que también lograron importantes avances en materia de salarios y beneficios en muchos sectores. En el informe de evaluación de los ensayos, el líder de la Asociación de Enfermeras de Islandia, Guðbjörg Pálsdóttir, calificó los contratos negociados como «el mayor progreso que hemos visto en más de cuarenta años».

Cabe mencionar que este progreso solo era extensible a una porción tan grande de trabajadores gracias a los altos niveles de afiliación sindical en Islandia: los contratos cubrían a 170200 miembros del sindicato de la población trabajadora de Islandia, que ronda los 197 mil. Estas cifras de afiliación pueden parecer todavía una quimera en muchos países como Estados Unidos y el Reino Unido, donde los sindicatos han sufrido muchas décadas de supresión. Por lo tanto, el aumento de la afiliación sindical parece ser un primer paso necesario para maximizar el impacto positivo de la reducción de la jornada laboral.

Desnaturalizar el trabajo

La reducción de la jornada laboral no es la panacea que nos salva de todos los absurdos u horrores de la vida laboral. Al igual que ocurre con otras propuestas que sirven para mitigar el capitalismo (como el impulso de una renta básica universal), la aplicación de tales políticas está plagada de posibles escollos. Uno de esos riesgos inmediatos es el simple hecho de que los empresarios fomenten la intensificación del trabajo para compensar la pérdida de productividad que perciben. La jornada laboral de seis horas puede acabar con una pausa para comer más corta, o con un aumento de la presión para cumplir con objetivos y plazos más exigentes antes de empezar el fin de semana el jueves por la tarde. Naturalmente, esto es contraproducente para los objetivos de estas políticas, sobre todo en términos de bienestar del trabajador.

A la luz de este riesgo, el contraargumento común de que la reducción de la jornada laboral no tiene por qué conducir a una reducción de la productividad merece cierta deconstrucción. Aunque este argumento suele considerarse necesario para garantizar la aceptación por parte de los empresarios, ¿no es el hecho de que los trabajadores que trabajan menos son más felices y están más sanos una razón suficiente en sí misma? El hecho de que evitar el agotamiento y las lesiones de espalda del personal de enfermería no se considere un objetivo lo suficientemente deseable desde el punto de vista político (¡máxime durante una pandemia!) muestra lo mucho que nos queda por recorrer para desmantelar la sacralización neoliberal del trabajo.

La buena noticia es que el proyecto de reducir las horas de trabajo puede tener un efecto normativo positivo, sobre todo si se combina con otras medidas para mitigar los daños de la vida laboral. Puede ayudar a construir una plataforma para seguir organizándose y revitalizar el optimismo de que vale la pena luchar contra el control de la patronal. Admitir que sería mejor pasar menos tiempo en el trabajo desbarata intrínsecamente la idea de que el trabajo es valioso por sí mismo. Además, las pruebas islandesas demuestran que siempre que las iniciativas de reducción de la jornada laboral se lleven a cabo con el objetivo de trabajar menos —y no solo más rápido— pueden ofrecer beneficios concretos: se acortan las reuniones, se reorganizan los turnos y se reducen las tareas para que ningún trabajador tenga una carga de trabajo mayor.

En su libro de 2021 Lost in Work, Amelia Horgan sostiene que no hay una receta clara para solucionar el problema del trabajo en el capitalismo. Aunque se muestra «más comprensiva» con las soluciones que se centran en las transformaciones de la propiedad, «una combinación híbrida de tácticas podría resultar útil no solo para ganar poder o reivindicaciones sino para el proceso de desnaturalización del trabajo», haciendo visible que no hay nada natural o inmutable en la forma en que trabajamos bajo el capitalismo. El simple hecho de trabajar menos puede ser una de esas tácticas.

A medida que la presión para «volver a la normalidad» se hace más fuerte en todo el mundo, es importante aprovechar el impulso de los ensayos que exploran la reducción de la jornada laboral para recuperar el control sobre nuestro propio tiempo.

Cierre

Archivado como

Publicado en Artículos, homeIzq, Islandia, Políticas, Sociedad and Trabajo

       Suscribirse

Jacobin es una voz destacada de la izquierda que ofrece un punto de vista socialista sobre política, economía y cultura.


EN ARGENTINA

ARS$1260

1 Año : 4 Números
Suscripción Impresa + Digital

EN EL RESTO DEL MUNDO

US$ 12

1 Año : 4 Números
Suscripción Digital

J

Que «las cosas continúen así» es la catástrofe.

WALTER BENJAMIN

Ingresa tu mail para recibir nuestro newsletter

Jacobin Logo Cierre