Press "Enter" to skip to content
Soldados del Ejército Nacional Afgano en entrenamiento básico en el Centro de Entrenamiento Militar de Kabul, el 25 de abril de 2010. (Asuntos públicos de la ISAF)

Las guerras neoliberales eternas de Estados Unidos

Una entevista a:

A medida que avanza en la subcontratación de las partes más importantes de la guerra, el imperialismo estadounidense se convierte en algo que no puede medirse por el número de botas sobre el terreno. Pero sigue siendo altamente rentable para las élites corporativas y todavía debe ser desmantelado.

Por Jason Farbman

Parece cada vez más probable que Estados Unidos incumpla su propio plazo para la retirada definitiva de las tropas de Afganistán. La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, admitió recientemente que el presidente Biden «ha transmitido que sería difícil, desde el punto de vista operativo, cumplir el plazo de sacar todas las tropas para el 1 de mayo». Esto ha vuelto a poner la ocupación estadounidense en los titulares, y muchos especulan abiertamente sobre si las tropas llegarán a abandonar totalmente el país.

Pero, como dice el periodista Anand Gopal a Jason Farbman, de Jacobin, ya no podemos medir la huella del imperialismo estadounidense mirando el número de tropas sobre el terreno. Las guerras de Estados Unidos se han convertido en guerras neoliberales eternas, en las que Estados Unidos subcontrata su proyección de fuerza bruta. 

En la siguiente entrevista, Gopal explica la forma cambiante de los conflictos de Estados Unidos, las razones por las que el movimiento antiguerra está inactivo y por qué el antiimperialismo sigue siendo una pieza crucial de la política socialista.

 

JF

Aunque Estados Unidos lleva dos décadas en Afganistán, ahora solo hay 2500 o 3500 soldados estadounidenses allí. ¿Cómo debemos pensar en la huella militar de Estados Unidos? No parecen cifras de «guerras eternas».

AG

Cuando hablamos de una guerra eterna, no estamos hablando de un número masivo de tropas. Esa es la principal diferencia entre el modo actual de la guerra estadounidense y el modo anterior, en Vietnam y en otros lugares.

Durante la mayor parte de la historia de la guerra afgana, EE. UU. ha contado con unos pocos miles de tropas, excepto durante un par de años en torno a la oleada de Obama. En esos momentos hubo hasta 130 mil soldados. Pero durante gran parte de las últimas dos décadas, ha habido menos de diez mil tropas estadounidenses sobre el terreno. 

 

JF

Tradicionalmente, el ejército estadounidense se ha basado en una fuerza abrumadora, tanto en tierra como en el aire.

AG

Afganistán tiene una población de 30 millones de habitantes y en su momento álgido contaba con 130 mil soldados sobre el terreno. En comparación, Vietnam en la década de 1960 era también un país de 30 millones de habitantes, pero en 1968 había 500 mil soldados estadounidenses. Por tanto, el alcance de la presencia militar estadounidense en Afganistán nunca fue como en las guerras anteriores. 

La invasión de Irak contó con una gran cantidad de tropas entre marzo y abril de 2003, y en varios momentos ha habido entre 100 y 150 mil soldados. Pero hoy Estados Unidos sigue en Irak, y tiene quizás menos de 3 mil soldados allí. Si se mira alrededor del mundo, en todos los lugares en los que Estados Unidos participa en la «guerra contra el terrorismo» (desde Somalia hasta Siria y más allá), en ningún país tiene más que unos pocos miles de soldados.

 

JF

¿Cuáles son las consecuencias de este cambio en la estrategia militar estadounidense?

AG

Para los que están en el extremo receptor, este cambio no tiene grandes consecuencias: el nuevo modo de guerra es tan mortífero como el antiguo. La principal consecuencia está aquí, en casa. Hoy en día, los estadounidenses de a pie están más aislados que nunca de los efectos de la guerra.

Antes, grandes partes de la sociedad se militarizaban durante las guerras estadounidenses. El ejército estadounidense requería un número masivo de tropas. Obtenía muchos de esos soldados a través de un reclutamiento nacional. Durante la Segunda Guerra Mundial, hubo incluso industrias que fueron casi nacionalizadas en nombre de la defensa. Todos los aspectos de la vida de los estadounidenses se vieron afectados por esas guerras.

Hubo un movimiento antibélico muy poderoso en los años 60, que fue una de las tres razones por las que Estados Unidos fue derrotado en Vietnam (las otras dos fueron la resistencia vietnamita y una rebelión dentro del ejército estadounidense). Después de la década de 1970, Estados Unidos adoptó una actitud radicalmente diferente. Esto se ha llamado el «síndrome de Vietnam», pero creo que no es la mejor manera de describirlo. Lo que ocurrió es que los planificadores de guerra estadounidenses se deshicieron del reclutamiento. Se alejaron de los grandes ejércitos permanentes y de las grandes fuerzas de ocupación y se inclinaron por un ejército reducido. Comenzaron a subcontratar la mayoría de las funciones clave de la lucha bélica a terceros actores, como empresas privadas y no estadounidenses.

JF

Usted ha dicho que el ejército estadounidense está subcontratando las partes más importantes de la guerra. ¿Puede explicar cómo y qué significa eso?

AG

Significa tomar el trabajo que antes hacía un soldado estadounidense y dárselo a un actor local. Es muy caro mantener a un soldado estadounidense: su salario, su protección y alimentación, las prestaciones de los veteranos, etc. Se puede contratar a veinticinco afganos por el coste de un soldado estadounidense. 

Esta subcontratación aligera la huella del ejército estadounidense. En Afganistán solo tienes 2500 soldados estadounidenses, pero tienes decenas de miles de milicianos afganos, pagados por Estados Unidos y en algunos casos dirigidos por la CIA. Se trata de fuerzas locales encargadas de todo, desde la protección de los convoyes estadounidenses hasta el transporte de material. Las tareas logísticas que antes realizaban los soldados estadounidenses las hacen ahora los locales.

Estados Unidos también ha externalizado gran parte de su violencia, es decir, los combates reales. La mayor parte de los combates cotidianos son realizados por la población local (en Irak, Siria, Afganistán y otros lugares). 

Se trata de una externalización del trabajo a través de una forma de globalización, acompañada de una privatización de muchos servicios militares. ¿A qué suena eso? Es neoliberalismo.

JF

También existe la ventaja añadida de la negación plausible. 

AG

Sí. Estados Unidos sigue siendo culpable de crímenes, pero la mayoría de las atrocidades en las guerras estadounidenses las cometen ahora sus apoderados. 

JF

Es como cuando los trabajadores chinos se tiran del techo en las fábricas de Foxconn que producen iPhones, y Apple niega la responsabilidad.

AG

Exactamente. Cuando las milicias afganas o los escuadrones de la muerte respaldados por la CIA cometen atrocidades, éstas no son técnicamente atrocidades estadounidenses, por lo que no van a aparecer en las noticias de la noche de la forma en que la masacre de Mỹ Lai fue transmitida en la sala de estar de todos los estadounidenses en la década de 1970.

Igual de importante es que, con tan pocas tropas estadounidenses sobre el terreno, no hay bolsas de cadáveres que vuelvan a este país, como ocurrió en Vietnam. 

JF

Todo lo que describes hace que sea mucho más difícil para los estadounidenses de a pie ver el coste de las guerras de EE. UU. 

AG

No hay ningún coste en términos de opinión pública, porque la gente de a pie está aislada de todo ello. Esta es una de las razones por las que no hemos visto un fuerte movimiento antiguerra. 

JF

Mientras tanto, estas guerras tienen un tremendo beneficio financiero para los capitalistas estadounidenses. No creo que sea obvio para la mayoría de la gente cuáles son los incentivos financieros detrás de la presencia de Estados Unidos en Afganistán. ¿Puede explicarlo?

AG

Estas guerras son en realidad bastante baratas desde la perspectiva de la clase dominante estadounidense. 

Parece contradictorio, porque pensamos que cuestan miles de millones de dólares. La guerra de Afganistán ha costado más de un billón de dólares. Pero piensen en esto desde la perspectiva de la clase dominante estadounidense. El presupuesto militar/de defensa es el 15% del presupuesto federal. Eso se compara con el 50 o 60% del presupuesto para servicios sociales.

El dinero que se gasta en servicios sociales es dinero de los impuestos que, en última instancia, es una transferencia de riqueza, de los ricos a los pobres. El dinero que se gasta en defensa no es realmente una transferencia de riqueza de los ricos a los pobres: el dinero gastado en defensa vuelve a las arcas de las empresas. Así que el establishment gobernante de EE. UU. puede gastar dinero –dinero federal, en la guerra– que no va en contra de los intereses de la clase empresarial (o al menos de un sector importante de esa clase). 

Así que no hay cantidad de dinero para la defensa que sea demasiado. Los bajos costes políticos y financieros son los que hacen que estas guerras sean eternas.

JF

Así que si Biden trae a casa algunas o incluso la mayoría de las tropas estadounidenses, el imperialismo estadounidense sigue en pie. No se puede rastrear el imperialismo por el número de botas en el terreno.

AG

No, no se puede. Eugene Debs dijo famosamente: «La clase dominante siempre ha declarado las guerras; la clase súbdita siempre ha librado las batallas». No estoy seguro de que eso siga siendo cierto. La clase dominante sigue declarando las guerras. ¿Quién las lucha? Tienes oficiales graduados de la universidad lanzando bombas desde los F-35 y tienes drones. No se necesita un ejército enorme para enfrentarse a un enemigo de esta naturaleza. 

Incluso si Biden retirara todas las fuerzas, seguiría apoyando al gobierno afgano con financiación. Y recordemos que el gobierno afgano solo existe porque Estados Unidos y otros países lo pagan. Solo alrededor del 50% de sus ingresos provienen de los impuestos. El resto proviene de la ayuda extranjera. El gobierno solo existe porque las potencias extranjeras lo apuntalan y porque hay decenas de miles de hombres armados y pagados directa o indirectamente por Estados Unidos. Eso es lo que importa al final del día.

La pregunta no es «¿va a retirar Biden las tropas en mayo de 2021?». La pregunta es «¿qué interés tendría realmente Biden en hacerlo?». Me parece que, dado el beneficio financiero sin coste político, no tiene ningún interés. Es la razón por la que los militares estadounidenses están en Afganistán en 2021 y la razón por la que probablemente estén allí en 2031.

 

JF

El antimperialismo ha sido una parte muy importante del socialismo a lo largo de su historia. Hoy tenemos un movimiento socialista resurgente, con cerca de 100 mil miembros de los Socialistas Democráticos de América (DSA) y millones más que apoyan candidatos o iniciativas socialistas. Una ausencia notable es la de una fuerte corriente antimperialista. Esto parece ser algo muy difícil de hacer, dado lo fuera del radar que están las cuestiones de la guerra para la mayoría de los estadounidenses.

AG

La «guerra contra el terror» ha empeorado la vida de los americanos de a pie de forma demostrable. Por un lado, incluso el 15% del presupuesto federal dedicado al gasto militar es demasiado alto, y ese es un dinero que puede utilizarse para ayudar a resolver los principales problemas a los que se enfrenta nuestro país. Pero más allá de los dólares y centavos, las guerras permanentes han degradado nuestra sociedad y nuestra democracia.

En los últimos veinte años se ha producido una constante reducción de las libertades democráticas. Tras el 11-S, la «guerra contra el terror» inauguró medidas como la Ley Patriótica, y las libertades civiles se han visto recortadas de múltiples maneras. Todo eso es el telón de fondo de un fenómeno como Donald Trump: veinte años de política de silbato contra árabes y musulmanes y de un proceso bipartidista que normalizó el uso de los tribunales para atacar los derechos democráticos.

Y, lo que es peor, el lenguaje de la guerra eterna ha ayudado a regímenes brutales de todo el mundo, que han utilizado el terrorismo para justificar la represión de su pueblo. Esta es la historia desde Siria hasta Arabia Saudí, pasando por Israel y otros lugares.

 

JF

En muchos sentidos, somos un país mucho menos democrático de lo que éramos en 2000.

AG

Es absolutamente correcto centrarse en el derecho al voto en Georgia y en otros lugares. Pero es importante no perder de vista las otras formas en que la democracia está siendo atacada.

Cuando el FBI investigaba el terrorismo doméstico de derechas, una de las cosas que señalaban como definición de terrorismo era «grupos que se oponen a acciones legislativas, que tienen desacuerdos subyacentes con nuestro orden político actual». Ese es el tipo de mandato amplio que sin duda caerá sobre la izquierda.

 

Sobre el entrevistador

Jason Farbman es editor asociado de Jacobin Magazine.

Cierre

Archivado como

Publicado en Estados Unidos, Guerra and homeIzq

       Suscribirse

Jacobin es una voz destacada de la izquierda que ofrece un punto de vista socialista sobre política, economía y cultura.


EN ARGENTINA

ARS$1260

1 Año : 4 Números
Suscripción Impresa + Digital

EN EL RESTO DEL MUNDO

US$ 12

1 Año : 4 Números
Suscripción Digital

J

Soy de izquierda,
todo de izquierda:
de pies, de fe, de cabeza.

DIEGO ARMANDO MARADONA, 1986

Ingresa tu mail para recibir nuestro newsletter

Jacobin Logo Cierre