Press "Enter" to skip to content
Ilustración de Daniel Roldán

No es nuestra lucha

En solo cuatro décadas, China ha logrado una transformación sin precedentes, al punto de convertirse en la principal contendiente de la hegemonía norteamericana. Pero esta disputa imperialista por el predominio geopolítico no es una batalla de la clase trabajadora.

En solo cuatro décadas, China ha logrado una transformación sin precedentes, al punto de convertirse en la principal contendiente de la hegemonía norteamericana. Pero esta disputa imperialista por el predominio geopolítico no es una batalla de la clase trabajadora.
Para acceder a la nota completa es necesario adquirir una suscripción. Inicia Sesión o Adquiere tu suscripción
Cierre

Archivado como

Publicado en Número 1, Números and Primera Plana

Ingresa tu mail para recibir nuestro newsletter

Jacobin Logo Cierre